¿Crees que consumir poco alcohol no afecta al corazón? Te equivocas
  1. Bienestar
Riesgo de fibrilación

¿Crees que consumir poco alcohol no afecta al corazón? Te equivocas

Según un nuevo estudio publicado por la Sociedad Europea de Cardiología, una pequeña bebida alcohólica al día aumenta el riesgo de fibrilación auricular

placeholder Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Si eres de los que se toman una cervecita o una copita de vino al día mientras cocinas o mientras te tomas el aperitivo, quizás este artículo te viene bien. Ya que, aunque estamos acostumbrados a escuchar que el vino puede ayudar a la salud, ahora una nueva investigación pone en jaque esta 'verdad milenaria'.

Un nuevo estudio, liderado por la profesora Renate Schnabel, una cardióloga consultora en el Centro Universitario de Corazón y Vascular de Hamburgo-Eppendorf (Alemania) y publicado en el 'European Heart Journal', que ha contado con casi 108.000 personas, ha encontrado que las personas que beben regularmente una pequeña cantidad de alcohol tienen un mayor riesgo de fibrilación auricular.

"Beber alcohol diariamente aumenta un 16% el riesgo de fibrilación auricular"


La fibrilación auricular es el tipo más común de arritmia causada por un problema en el sistema eléctrico del corazón. Se trata de un problema con la velocidad o el ritmo de los latidos del corazón. Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EEUU, “la fibrilación auricular puede conducir a un riesgo mayor de ataque cerebral, y en muchos pacientes también puede provocar dolor en el pecho, ataque al corazón o fallo cardiaco”.

Una cantidad 'modesta' influye

Uno de los puntos que más llama la atención es que no estamos hablando de cantidades ingentes de alcohol para llegar a desarrollar una enfermedad, que es básicamente lo que todos solemos tener en la mente, sino de cantidades que consume una gran parte de la sociedad, como un vaso pequeño a la semana o una caña pequeña al día.

El estudio ha comparado este riesgo en personas que no beben absolutamente nada de alcohol con aquellas que beben una pequeña cantidad de forma regular. Los que bebían alcohol de forma diaria aumentaron un 16% el riesgo de fibrilación auricular por encima de la media (en un seguimiento de 14 años).

Esto se traduce en que cuatro de cada 100 abstemios podrían sufrir esta patología y cinco de cada cada 100 podrían desarrollarla si han consumido 'un poco más' de una bebida alcohólica a la semana y más del 75% de ellos si han consumido una bebida al día. El riesgo aumentaba con el aumento de la ingesta de alcohol, hasta dos bebidas al día se asoció con un 28% de aumento y con un 47% para los que consumieron más de cuatro. Las asociaciones entre el consumo de alcohol y el riesgo de fibrilación auricular eran similares para todos los tipos de bebidas y para hombres y mujeres.

Claro, en este punto, nos podemos preguntar a qué denominan los investigadores una bebida alcohólica. Pues bien, sería la que contiene 12 gramos de etanol, que es el equivalente a un vaso de vino pequeño de unos 120 ml, a una cerveza pequeña de unos 330 ml o 40 ml de otro tipo de alcohol como el brandy, el whisky, el ron, la ginebra, el vodka o los licores, entre otros.

Alcohol y salud cardiovascular, enemigos íntimos

placeholder Foto: Unsplash
Foto: Unsplash

La evidencia de la relación entre el consumo de alcohol y el perjuicio de la salud cardiovascular está más que comprobada. De hecho, desde la Fundación del Corazón alertan de que “el consumo mantenido y excesivo puede dañar el corazón porque el alcohol es un tóxico para el músculo cardiaco”.

Los estudios han sugerido que a más cantidad de alcohol consumida, mayor es el riesgo de sufrir insuficiencia cardiaca. Sin embargo, en el actual estudio, los investigadores encontraron que, aunque las bajas dosis de alcohol se asociaron con un riesgo reducido de insuficiencia cardiaca en comparación con abstemios, no se observó la misma reducción en el riesgo para la fibrilación auricular.

La autora de la investigación explica que “los estudios anteriores no han tenido suficiente poder para examinar esta realidad, aunque han sido capaces de mostrar una relación entre el consumo de alcohol y otros problemas del corazón y vasos sanguíneos, como el ataque al corazón o la insuficiencia cardiaca”.

¿Por qué son tan importantes los hallazgos? Porque estamos acostumbrados a ver informaciones que hablan del poder de 'un vaso de vino al día' para proteger el corazón y estos resultados ponen en entredicho toda la evidencia de la que se hablaba.

Enfermedades
El redactor recomienda