Covid-19, una razón más para cuidar nuestra microbiota
  1. Bienestar
Gravedad de la infección

Covid-19, una razón más para cuidar nuestra microbiota

La composición de la población bacteriana del intestino es crucial para la salud, y así se ha vuelto a constatar en la pandemia por el nuevo coronavirus, en la que las personas más vulnerables son las que tienen menos variedad de microorganismos

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@waldemarbrandt67w.
Foto: Unsplash/@waldemarbrandt67w.

La infección por covid-19 es generalmente leve, pero en algunos casos progresa hacia una neumonía grave o síndrome respiratorio agudo por coronavirus 2 (SARS-CoV-2). Esto ocurre especialmente en ancianos y en individuos con ciertas comorbilidades, ya que las células inmunitarias del huésped liberan más citoquinas inflamatorias de lo necesario, lo que se ha llamado 'tormenta de citoquinas', que puede causar una inflamación generalizada y un desenlace fatal.

Una de las principales funciones de la microbiota, el conjunto de bacterias que habitan en nuestro organismo, es la maduración y mantenimiento del equilibrio inmunitario, participando del proceso que regula la respuesta frente a distintos patógenos, incluida la respuesta a infecciones virales.

Una alta exposición microbiana podría tener un efecto protector contra el covid-19, predisponiendo a un mejor estado inmunológico

Una alteración de la microbiota intestinal y/o pulmonar previa a la infección, o como consecuencia de la misma, podría predisponer a esa liberación masiva de citoquinas responsables de la gravedad del cuadro inflamatorio agudo y distrés respiratorio.

Un estudio de investigadores de la Universidad de Pekín relaciona la gravedad de la respuesta clínica a la infección por covid-19 con la microbiota intestinal. Los investigadores seleccionaron un conjunto de proteínas bacterianas que podrían actuar como biomarcadores para pronosticar la progresión de la enfermedad y que podrían ser de utilidad en la valoración del pronóstico de la infección por covid-19.

Covid-19, microbiota y población de riesgo

La edad avanzada es un factor de riesgo de covid-19, con datos mundiales que informan de muertes en el 14,8% de las personas mayores de 80 años que contraen covid-19, en contraste con el 8% para los de 70 a 79 años y el 3,6% en los de 60 a 69 años de edad. Las poblaciones de bacterias intestinales disminuyen con la edad, tanto en número total como en diversidad de especies bacterianas, por ejemplo, los niveles más bajos de bifidobacterias se asocian con poblaciones de mayor edad. Estos cambios en la composición de la microbiota intestinal pueden ser un factor que contribuya a otros cambios fisiológicos relacionados con la edad, como una función de barrera epitelial intestinal reducida, una función inmune más deficiente y un estado inflamatorio aumentado.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Existe una diferencia significativa entre la mortalidad asociada al covid-19 entre diferentes países. En general, el número de muertes por millón de habitantes es mayor en los países desarrollados a pesar de una mejor eficiencia de la atención médica, la calidad del agua potable y la esperanza de vida saludable en el momento del nacimiento. Paradójicamente, los países en desarrollo y con deficiencias sanitarias, mayor población rural, barrios marginales y alta incidencia de diarrea debido a la falta de saneamiento, tienen una mortalidad más baja.

Este dato podría explicarse por una alta exposición microbiana de los individuos de estos países, que podría tener un efecto protector contra el covid-19, predisponiendo a un mejor estado inmunológico y variedad de la microbiota intestinal.

La pérdida de la diversidad de la microbiota está asociada con muchas enfermedades; ocurre en ancianos y sujetos inmunodeprimidos y puede aumentar la susceptibilidad a infecciones virales. No está claro cómo una microbiota diversa ayuda a combatir las infecciones virales, pero podría serlo aumentando la posibilidad de inmunidad de reacción cruzada.

Vacunas

Fue la observación de que hay menos casos de covid-19 y muertes en los países que realizan vacunación con BCG la que llevó a postular que la inmunidad resultante de la vacunación con BCG podría conferir cierta protección contra el SARS-CoV-2. La mayoría de los péptidos de reacción cruzada del covid-19 con bacterias también coinciden con el microbioma humano.

Foto: Foto: Unsplash/@schluditsch

Un equipo de investigadores españoles de la Universidad Complutense de Madrid encontró además que las vacunas combinadas para el tratamiento de las enfermedades infecciosas de la difteria, el tétanos y la tos ferina (vacuna DTP) son fuentes importantes de potencial inmunidad de reacción cruzada al covid-19. Los niños reciben varias vacunas DTP, incluidas tres o cuatro dosis el primer año de vida y una a los 4-6 años de edad. Además, también se administra una dosis baja de recuerdo antigénico entre los 9 y los 14 años.

Parece claro que la microbiota tiene un papel fundamental en la respuesta inmunológica y clínica frente a las infecciones virales y podría ser objeto de intervenciones terapéuticas y preventivas, especialmente en pacientes más susceptibles a una respuesta grave frente al covid-19.

La modulación de la microbiota intestinal

La modulación de la microbiota intestinal puede influir positivamente en la progresión de la enfermedad covid-19. Numerosos estudios se han centrado en la modulación de la microbiota intestinal y su impacto en las infecciones virales del tracto respiratorio superior.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Estudios en voluntarios que recibían combinaciones de probióticos administrados durante el invierno mostraron que tenían menor probabilidad de contraer una infección respiratoria que los que recibían un placebo, y además los síntomas tuvieron una duración más corta y de menor severidad.

El registro internacional de Ensayos Clínicos, Clinicaltrials.gov, muestra que se están llevando a cabo distintos estudios sobre el impacto de la regulación de la microbiota en la gravedad de la respuesta frente al covid-19, alguno de ellos realizado por equipos de investigadores españoles.

También vale la pena señalar que las diferencias en el microbioma intestinal pueden comprometer la eficacia de los antígenos de la vacunación como consecuencia de la inflamación crónica del tracto intestinal. La intervención dietética, por lo tanto, puede ser un prerrequisito importante antes de la vacunación contra covid-19, particularmente en aquellos en riesgo de una microbiota intestinal alterada, como individuos con trastornos metabólicos y ancianos.

En China, al menos, se han hecho recomendaciones con respecto a la modificación de la microbiota intestinal para mejorar los resultados en pacientes con síntomas graves de covid-19. Estas recomendaciones se basaron en las diferencias observadas en la microbiota fecal en aquellos con covid-19 en comparación con controles sanos, una mayor sintomatología gastrointestinal en pacientes más graves, lo que sugirió que el virus puede replicarse y existir en el tracto digestivo.

Luis Usán es actualmente el director médico de la biotecnológica Igen Biolab Group. Ha sido coordinador en el Centro de Llamadas de Emergencia SUMMA 112 y director médico de investigación de Newaylab, donde ha desempeñado roles de responsabilidad en el desarrollo básico y clínico de pruebas diagnósticas oncológicas y neurodegenerativas y proteínas terapéuticas específicas. También ha sido director médico de Abbot Laboratories, donde desempeñó funciones de responsabilidad en farmacovigilancia, asuntos médicos y regulatorios, capacitación, investigación clínica y garantía de calidad.

 

Coronavirus Enfermedades Dieta
El redactor recomienda