Falta de sueño: así contrarresta el café los efectos que ocasiona
  1. Bienestar
Función cognitiva

Falta de sueño: así contrarresta el café los efectos que ocasiona

Consumir cafeína durante el día ayuda a minimizar las reducciones en la atención y la función cognitiva que causa la falta de descanso

Foto: Foto: Unsplash/@johnschno.
Foto: Unsplash/@johnschno.

Es la bebida más consumida y también a la que recurrimos para estar despiertos. Y es, también, una de las que más centra la atención de la comunidad científica. Así, un nuevo estudio, publicado en 'Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry' y llevado a cabo por científicos del Instituto de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Zúrich (Suiza), sugiere que el café contrarresta temporalmente el efecto de la pérdida repetida de sueño sobre la atención y la función cognitiva.

"Más del 30% de la población adulta en las sociedades occidentales duerme menos de las 7-8 horas recomendadas en los días laborables"


El sueño sin interrupciones, de una duración suficiente, es un requisito previo para tener una buena salud física y mental. Es esencial, igualmente, para el estado de alerta y el rendimiento cognitivo necesarios para funcionar de forma segura y eficaz. A pesar de este conocimiento, las encuestas indican que más del 30% de la población adulta en las sociedades occidentales informa dormir menos de las 7-8 horas comúnmente recomendadas en las noches de los días laborables, y aproximadamente el 15%, menos de 6. De ahí que, tal y como recoge 'Sleep Medicine Reviews', la somnolencia diurna es el primer signo de pasar parte de la noche en vela.

Consumo diario

Es común que las personas con restricciones de sueño recurran a la ingesta de café, particularmente a primera hora de la mañana y la tarde. Se estima que más del 80% de la población mundial toma cafeína a diario, siendo el café la fuente más común. Así, la ingesta diaria promedio de cafeína por adulto es, según un estudio de 'Food and Chemical Toxicology', de 300 mg en Europa y América del Sur, y de 200 mg en los EEUU.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Al bloquear los receptores A1 y A2A de la adenosina neuromoduladora que promueve el sueño, la cafeína facilita la neurotransmisión colinérgica y monoaminérgica en las regiones del cerebro que regulan la vigilancia y los procesos de atención de orden superior.

De acuerdo con este modo de acción, su ingesta preserva la vigilancia y todos los aspectos de la atención, en particular cuando existen factores que degradan el rendimiento, como es la falta de sueño.

Nuevo estudio

El nuevo estudio explora el impacto de la pérdida repetida de sueño durante una semana laboral simulada. Y gracias a él se ha descubierto que consumir café con cafeína durante el día ayuda a minimizar las reducciones en la atención y la función cognitiva, en comparación con el café descafeinado.

Si bien este efecto ocurrió en los primeros tres o cuatro días de sueño restringido, para el quinto y el resto no se observaron diferencias entre los bebedores de café con cafeína y el descafeinado. Por tanto, esto sugiere que sus efectos beneficiosos en personas con sueño restringido son temporales.

Necesidad de sueño

Denise Lange, coautora del estudio, comenta:a Alimente: “Investigaciones anteriores sugieren que el consumo de café con cafeína puede reducir el impacto de la falta de sueño sobre los déficits de atención y función cognitiva en un entorno a corto plazo. Este trabajo es uno de los primeros en examinar si este efecto puede traducirse en una situación del mundo real, donde las personas que experimentan una restricción crónica del sueño suelen consumir bebidas con cafeína todos los días. Y nos indica que la ingesta moderada de café puede mitigar algunas de las repercusiones de la reducción del mismo durante unos días; sin embargo, esto no sustituye a una buena noche de sueño a largo plazo".

Foto: Foto: Unsplash@itsdavo.

El estudio se realizó en el Instituto de Medicina Aeroespacial de última generación, en Colonia, Alemania. 26 participantes que portaban un genotipo distinto del gen que codifica el receptor de adenosina A2A fueron asignados aleatoriamente a grupos que bebían café con cafeína (que contenía 300 mg de la misma) o descafeinado. Durante cinco días, el sueño de todos los participantes se restringió a cinco horas por noche, y cada día calificaron su somnolencia subjetiva y se evaluaron los niveles de vigilancia, estado de alerta, tiempo de reacción, precisión y memoria.

Café
El redactor recomienda