Todo lo que tienen que saber los alérgicos antes de vacunarse del covid
  1. Bienestar
Reacciones adversas

Todo lo que tienen que saber los alérgicos antes de vacunarse del covid

La vacunación masiva contra el SARS-CoV-2 ha comenzado y, aunque los expertos insisten en su seguridad, es inevitable que algunas personas sufran reacciones. ¿Son graves? ¿Los que tengan alergia deberían evitarla? Los alergólogos responden

placeholder Foto: Vacunación de una enfermera en el hospital Isabel Zendal. (EFE)
Vacunación de una enfermera en el hospital Isabel Zendal. (EFE)

Ha llegado la hora de la verdad: la vacunación masiva contra el covid-19 ha arrancado en un centenar de países, y aunque a un ritmo más bajo de lo deseable (salvo excepciones, como Israel, Emiratos Árabes, Reino Unido y Estados Unidos), el dato es que ya se han administrado más de 200 millones de dosis en el mundo.

En España se han puesto, hasta el momento, más de tres millones de dosis, y algo más de un millón de personas ya han recibido las dos dosis, lo que garantiza una protección superior al 95% frente al covid-19. La llegada de nuevas remesas de las distintas vacunas ha impulsado la estrategia inmunizadora de las comunidades autónomas, que ya han establecido el orden de vacunación en función de distintos grupos de riesgo.

La población se ha rendido a estos fármacos como la mejor vía para recuperar lo antes posible la normalidad prepandemia, y prueba de ello es que el 72% de los ciudadanos está dispuesto a vacunarse (32 puntos más que en diciembre), según recoge el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de enero.

Foto: Foto: Unsplash/@schluditsch

Pero, a medida que se acerca la hora de ponerse la vacuna, aumentan las preguntas sobre las potenciales reacciones y, lo más importante, su gravedad. Hace unos días, la prestigiosa revista 'Nature' publicó un artículo con toda la información disponible hasta la fecha de cada tipo de vacunas. De las de ARNm -Pfizer y Moderna-, el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a Vacunas (VAERS) de Estados Unidos ha recogido 372 eventos no graves por cada millón de dosis administradas. Los efectos son más habituales después de la segunda dosis y consisten en dolor en la zona de la inyección, cefalea, cansancio y fiebre.

Sospechoso de causar una reacción grave

Aunque la cifra de reacciones reportada es baja, “los médicos están comprobando que son más habituales que para la vacuna de la gripe”, sostiene Helen Chu, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle. La explicación que ofrece es que “las vacunas de ARNm covid-19 generan una respuesta inmune particularmente fuerte que aumenta el riesgo de efectos secundarios, aunque esto también significa que las vacunas están funcionando”.

placeholder Foto: Unsplash/@enginakyurt.
Foto: Unsplash/@enginakyurt.

El organismo estadounidense reporta tres casos de reacciones anafilácticas (muy graves) por millón de dosis de la vacuna de Moderna y cinco con la de Pfizer, una cifra que aunque muy baja supera un caso por millón con la de la gripe. Para la de Oxford (AstraZeneca), que ha llegado a España este mismo mes, el VAERS ha comunicado 30 casos de anafilaxia entre los 3 millones dosis administradas.

La mayoría de las personas que experimentaron esta grave reacción tenía antecedentes de alergias, según los Centros para el Control de Enfermedades de EEUU.

El polietilenglicol, utilizado como excipiente en las vacunas de ARNm, puede ser el causante de reacciones graves

Los científicos piensan que el causante de las reacciones graves puede ser el excipiente empleado en las vacunas de Pfizer y Moderna, que es polietilenglicol (que no aparece en la vacuna de Johnson & Johnson), “una molécula que está presente en muchos productos, desde fármacos a cosméticos y que, generalmente, causa dermatitis de contacto”, especifica Nancy Ortega, presidenta del comité de alergias a medicamentos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). La de Moderna contiene, además, trometamol, que “está presente en antibióticos y en algunos antiinflamatorios (aine).

Ortega, también alergóloga del Hospital Universitario Doctor Negrín, de Las Palmas de Gran Canaria, insiste en que “no es necesario hacer ningún estudio alergológico previo para saber si una persona es alérgica a los excipientes señalados, porque es una alergia muy poco habitual, y en el caso de que alguien lo fuese, lo normal es que haya tenido reacciones en el pasado”.

¿Mejor no vacunar?

Algunos expertos advierten de que, quizá, las personas con reacciones alérgicas graves deberían evitar vacunarse. ¿Esa recomendación es extensible a todos los alérgicos? “Estas nuevas vacunas, las de ARNm y la de adenovirus (AstraZeneca), son igual de seguras para los alérgicos que las de la gripe o el sarampión”, asegura Ortega. Ahora bien, aconseja, “si alguien ha tenido una reacción a otra vacuna, su médico debería remitirlo al alergólogo para que lo estudie y determine el componente de la vacuna que le causó la reacción entonces y contrastar si coincide con alguno de las nuevas vacunas para el covid-19”. Solo en el caso de que, efectivamente, coincida algún componente, “no se puede administrar esa vacuna”.

Foto: Un sanitario administra una vacuna. (Reuters)

Los alergólogos son conscientes de la enorme confusión que generan las nuevas vacunas, incluso entre los propios sanitarios. Para facilitar el trabajo y despejar dudas, la SEAIC ha elaborado un documento con diferentes recomendaciones. Las más relevantes son:

  • No se puede generalizar evitar la vacuna a todas aquellas personas que han tenido reacciones graves con medicamentos y/o alimentos.
  • Todo paciente que vaya a ser vacunado frente al coronavirus debe ser vigilado durante unos minutos por personal sanitario tras su administración: 15 minutos la población general; 30 minutos los que padecen alguna alergia común (polinosis, rinoconjuntivitis, alergia a alimentos o medicamentos) o antecedentes familiares de alergia grave (anafilaxia); 45 minutos cuando se ha tenido previamente anafilaxia o alergia grave a otras vacunas.
  • La vacuna de Pfizer está contraindicada en alérgicos a los componentes y en los que hayan tenido una reacción grave con la primera dosis.
  • Las vacunas de ARNm se pueden administrar a personas con problemas de inmunidad (aunque tal vez no generen tantos anticuerpos como otras sanas).
  • Presentar alergia a penicilina, analgésicos, pólenes o alimentos vegetales, o seguir un tratamiento con corticoides no tiene por qué contraindicar la administración de una vacuna.

¿Qué pasa con la segunda dosis?

Las dudas vuelven a surgir cuando hay que administrar la segunda dosis a personas que han tenido una reacción adversa en la primera. Para ayudar con estas cuestiones, el grupo de vacunación de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) emite las siguientes indicaciones:

  • Si en los 30 minutos siguientes a inyectar la primera dosis aparece urticaria aguda generalizada, dificultad para respirar o broncoespasmo, no hay que poner la segunda.
  • Si la primera dosis da lugar a una reacción anafiláctica, no se debe administrar la segunda.

¿En qué consisten los efectos adversos?

placeholder Foto: Unsplash/@kwook.
Foto: Unsplash/@kwook.

La inmensa mayoría son de estas características:

  • Son similares al síndrome gripal: astenia, cefalea, mialgias, escalofríos, artralgias y fiebre.
  • Son más frecuentes en personas jóvenes que en mayores.
  • La intensidad de la reacción suele ser más fuerte después de la segunda dosis.
  • En la mayoría de las personas los efectos son de intensidad leve-moderada y de duración menor a 72 horas.
  • Para controlar las molestias, se puede tomar paracetamol u otros analgésicos.
  • No hay que tomar analgésicos para prevenir una reacción porque pueden afectar a la eficacia de la vacuna.
  • No existen conclusiones firmes que sustenten que las reacciones son más intensas en las personas que ya han tenido covid-19.

​​Las vacunas son la gran esperanza para doblegar al nuevo coronavirus, y las autoridades sanitarias de todo el mundo, y los investigadores, se esfuerzan por transmitir un mensaje de plena confianza en estos fármacos. Sin embargo, un presentimiento 'empaña' la euforia inicial: la vacunación masiva va más lenta de lo deseado y en verano no se habrá alcanzado el objetivo de vacunar a gran parte de la población. Eso sí: lenta pero segura.

Coronavirus Alergias
El redactor recomienda