¿Dolor de rodillas? El tomate y otro falsos mitos de alimentos 'enemigos'
  1. Bienestar
Dieta en enfermedades reumáticas

¿Dolor de rodillas? El tomate y otro falsos mitos de alimentos 'enemigos'

La artritis reumatoide es una enfermedad muy frecuente que a veces se confunde con artrosis. Alimente te acerca una guía de lo que sí se sabe y lo que no sobre la dieta a seguir

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@@natashaguryanova.
Foto: Unsplash/@@natashaguryanova.

Dolor, hinchazón, enrojecimiento y aumento de la temperatura de las articulaciones afectadas. Y no solo: puede haber rigidez y dificultad en el movimiento, especialmente a primera hora de la mañana o tras un largo periodo de reposo. Hablamos de artritis reumatoide (AR).

Por su afectación fuera de las articulaciones, esta enfermedad también puede presentarse acompañada de cansancio generalizado, sensación de malestar, fiebre ligera e inexplicable, inapetencia, debilidad muscular o pérdida de peso corporal.

"En España hay un total de más de 200.000 afectados. Cada año se diagnostican unos 10.000-20.000 nuevos casos"


A medida que evoluciona, suelen aparecer brotes sintomáticos, es decir, episodios que se producen de forma espontánea y en los que los síntomas se expresan con mayor intensidad. En ese periodo, las articulaciones se hinchan, provocando un aumento del dolor en la zona afectada. Por ello, el diagnóstico precoz cobra una especial importancia para iniciar un tratamiento en etapas tempranas de la enfermedad, tal y como documenta el Colegio Americano de Reumatología

Enfermedades reumáticas

Como aclara la Asociación Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis), es importante tener en cuenta que “la artrosis y la AR son enfermedades reumáticas frecuentes, sobre todo la primera, y algunas de sus manifestaciones son similares, lo que puede generar confusiones y malentendidos. No obstante, tanto su origen como su evolución y tratamiento son muy distintos. Es conveniente que las personas afectadas conozcan estas diferencias, puesto que ello les ayudará a evitar supuestos, a entenderse mejor con su equipo asistencial y, en definitiva, a controlar de manera más eficaz su enfermedad, dado que las estrategias terapéuticas que se aplican son distintas en uno y otro trastorno".

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La AR es una enfermedad relativamente frecuente. Según datos estadísticos globales, afecta a entre el 0,3 y el 1% de la población, lo que significa que actualmente habría en todo el planeta entre 100 y 200 millones de personas que padecen este trastorno.

En España, según las encuestas epidemiológicas más actuales, irrumpe en la vida de aproximadamente al 0,5% de la población adulta, con lo cual habría, en total, más de 200.000 afectados. Cada año se diagnostican unos 10.000-20.000 nuevos casos. Tal vez, por su frecuencia, se generan muchos falsos mitos sobre ella. Te contamos algunos de ellos:

Tomates

Uno de los más extendidos, pese a ser estos inofensivos. Han sido considerados venenosos durante mucho tiempo y, a menudo, los difaman por considerarlos un alimento que empeora la artritis. Esto se debe a que producen de forma natural una toxina llamada solanina. Se cree que esta toxina contribuye a la inflamación, hinchazón y dolor en las articulaciones.

Sin embargo, no se ha encontrado ninguna relación entre el dolor de la artritis y los tomates, o cualquiera de sus ‘hermanos primos', como la patata o la berenjena. Entonces, ¿cómo empezó este mito? Las hojas de las plantas de tomate son venenosas para proteger la fruta de animales y hongos.

En cuanto a la patata, evita las que tengan manchas verdes, porque contienen toxinas. De hecho, la solanina es uno de los glucoalcaloides que se pueden encontrar en ella. Los glucoalcaloides o glicoalcaloides son compuestos químicos secundarios presentes en ciertas plantas y solanáceas como mecanismo de defensa. Concretamente, este tubérculo presenta principalmente α-solanina and α-chaconina, y parecen concentrarse más en la piel, los brotes y las yemas.

Cítricos

Este alimento, imprescindible en el desayuno, puede interactuar con ciertos medicamentos, como los que se toman para tratar el colesterol alto, la presión arterial alta, las infecciones y los problemas cardiacos. Pero no hay evidencia que relacione los frutos cítricos con el dolor de la artritis.

De hecho, la vitamina C que se encuentra en ellos puede ser útil contra la enfermedad, ya que puede contribuir a que el organismo produzca colágeno, un componente necesario para tener huesos sanos.

Vinagre

Algunos defensores afirman que beber vinagre de sidra de manzana puede reducir el dolor de la artritis y la progresión de la enfermedad porque destruye los radicales libres que causan inflamación, pero no es una aseveración basada totalmente en la ciencia. No obstante, no lo excluyas de tu dieta.

Lácteos

Leche, el yogur y el queso… podrían ayudar a reducir los síntomas de la artritis. Esta idea proviene de la creencia de que muchas personas son intolerantes a la lactosa, lo que significa que no la absorben de forma adecuada. Las alergias a los lácteos también están aumentando, lo que ha alimentado esta especulación.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


Lo importante es que pueden ser parte de una dieta saludable si tienes artritis, siempre y cuando no seas alérgico a los mismos.

Ayuno

Según algunas investigaciones, el ayuno puede mejorar los síntomas de la artritis reumatoide. Pero los efectos positivos son a corto plazo y los síntomas volverán una vez que vuelvas a una dieta normal. Mantener un peso saludable puede aliviar la presión de las articulaciones artríticas. Para ello, por ejemplo, es importante hacer ejercicio durante un mínimo de 30 minutos al menos 3 días a la semana, elegir alimentos más saludables como frutas, verduras y carnes magras, y reducir la ingesta diaria de calorías.

Omega 3

Aquí sí hay un remedio alimenticio para la artritis con evidencia sustancial que respalda su efectividad, como documenta la Fundación de Artritis de EEUU.

Los ácidos grasos omega 3, que se encuentran en pescados grasos como el salmón, las nueces de árbol, la linaza, la chía y otros alimentos, pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor de la artritis.

En el caso de los suplementos, se deben consumir hasta 2,6 gramos dos veces al día para obtener un efecto terapéutico potencial.

Lo que realmente ayuda

La evidencia más consistente que conecta el alivio de la artritis y la dieta es simple:

  • Consumir una dieta equilibrada con énfasis en frutas y verduras.
  • Tomar más alimentos frescos y menos alimentos procesados.
  • Asegurarse de que las calorías que consumes proporcionen la mayor cantidad de nutrientes posible, eso significa que no son ‘comida basura’.
  • Mantener un peso saludable.
  • Si comienzas a notar una asociación con ciertos grupos de alimentos y aumenta el dolor o la hinchazón en las articulaciones, intenta reducirlos o eliminarlos y luego agrega pequeñas cantidades nuevamente para ver si la asociación aún se produce.
  • Las dietas ricas en fibra, legumbres y proteínas magras son la mejor opción para sentirse bien.

Dieta Alimentos Salud
El redactor recomienda