Todo lo que debes saber para hacer frente al hipotiroidismo
  1. Bienestar
Consejos

Todo lo que debes saber para hacer frente al hipotiroidismo

Se trata de una enfermedad autoinmune en la que la glándula tiroidea no produce suficientes hormonas. Nos lo cuenta el Dr. Antonio Más, especialista en endocrinología y nutrición

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las afecciones de la tiroides, que incluyen hipotiroidismo, hipertiroidismo y cáncer de tiroides, son bastante comunes. Dependiendo del tipo de enfermedad, las afecciones de la tiroides generalmente se tratan con medicamentos como reemplazo de hormona tiroidea, con cirugía o con otros procedimientos como en el caso del cáncer de tiroides, en el que se emplea la radioterapia.

"Lo que observamos cuando la tiroides no fabrica suficientes hormonas es que la TSH aumenta", explica el Dr. Antonio Más

El Dr. Antonio Más, médico especialista en endocrinología y nutrición, nos habla del hipotiroidismo y nos ofrece algunas recomendaciones a seguir.

¿Qué es el hipotiroidismo y cómo se diagnostica?

“El hipotiroidismo es la situación en la que la tiroides o glándula tiroidea no produce suficientes hormonas tiroideas como para mantener un correcto funcionamiento del organismo. Como estas regulan la 'velocidad' a la que funciona el metabolismo, lo que sucede es que todo el metabolismo se ralentiza”, explica el doctor Más. En cuanto al diagnóstico, en sus palabras, se sospecha por “los síntomas”. Y añade: “Lo confirmamos midiendo las hormonas tiroideas en sangre mediante un sencillo análisis”.

¿Qué valores hay que tener en cuenta en las analíticas? Según el especialista en endocrinología y nutrición, “la principal hormona que hay que analizar es la TSH, también llamada hormona tiroestimulante o tirotropina”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

“La TSH es una hormona que se fabrica en la base del cerebro (en la hipófisis) cuya función es estimular la tiroides para que fabrique las hormonas tiroideas. Lo que observamos cuando la tiroides no fabrica suficientes hormonas es que la TSH aumenta, siendo este el principal signo para detectar el hipotiroidismo”, apunta el doctor Más. Adicionalmente, asegura, “también podemos medir propiamente las hormonas tiroideas T4 y T3, especialmente cuando tenemos dudas diagnósticas”.

Y, por último, aconseja que es conveniente “mirar la presencia de anticuerpos frente a la tiroides”, principalmente los anticuerpos "anti-tiroperoxidasa o anti-TPO", dado que estos son los responsables de la mayoría de casos de hipotiroidismo en el mundo occidental, "la llamada 'enfermedad o tiroiditis de Hashimoto'", señala.

En cuanto al tratamiento, según el doctor, es el llamado tratamiento hormonal sustitutivo que, según explica, “consiste en aportar en forma de pastilla la hormona que la tiroides no produce, es decir, tomando una dosis diaria de hormona T4 o levotiroxina”.

Las consecuencias si se descompensa

Las hormonas tiroideas circulan por la sangre y ejercen sus efectos en múltiples tejidos; por tanto, “cuando el hipotiroidismo no se trata correctamente, aparecen síntomas sistémicos derivados de la afectación de diversos órganos”, insiste el doctor Más. Los más típicos son, según enumera, “el cansancio, aumento de peso, estreñimiento, sensación de frío, problemas de memoria o dificultad para concentrarse y alteraciones en cabello y uñas”.

"Un paciente con hipotiroidismo ya toma hormona tiroidea exógena, con lo cual no tiene sentido tomar yodo para fabricar más hormona"

El experto insiste en la idea de que “la mayoría de personas con hipotiroidismo pueden ser perfectamente controladas por un médico de atención primaria bien formado y responsable, mientras el paciente se encuentre bien y los resultados analíticos sean correctos”. Eso sí, aclara, “existen algunas situaciones en las que sí es recomendable consultar con un especialista”.

Y pone el ejemplo “de las mujeres en edad fértil o embarazadas”. En ese sentido, afirma que “hay que destacar que el desarrollo del sistema nervioso fetal depende de la hormona materna durante las primeras 16 semanas de embarazo y, por tanto, un déficit de hormona en las etapas iniciales de gestación puede resultar crítico. Por ello, de cara a planificar un embarazo y hacer el seguimiento durante el mismo, sí que aconsejo siempre consultar a un endocrino”.

Dietas que se deben seguir

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Aunque cada vez hay más libros o programas dietéticos para tratar el hipotiroidismo, lo cierto es que, según plantea el doctor, “apenas tenemos evidencia al respecto y los pacientes afectados pueden seguir una dieta completamente normal”. “Y, créeme, es algo que reviso constantemente dada la alta demanda de este tipo de tratamientos en mi consulta online”, asevera.

“El principal factor dietético a tener en cuenta es que la absorción intestinal de la levotiroxina o T4 es relativamente baja, y disminuye todavía más en presencia de alimentos. Por tanto, quienes siguen tratamiento hormonal sustitutivo deben tomarlo en ayunas”, subraya.

Por otro lado, cuenta que “se habla mucho de seguir dietas con un buen aporte de yodo y selenio, pero, por un lado, en los países desarrollados, el aporte dietético de estos micronutrientes en ausencia de enfermedades digestiva, suele ser suficiente”. Y por otro, explica, "un paciente con hipotiroidismo, ya toma hormona tiroidea exógena, con lo cual no tiene sentido tomar yodo para fabricar más hormona".

En cuanto al selenio, según especifica, “solo resultaría útil en algunos casos excepcionales como cuando los síntomas no mejoran y no detectamos un motivo que lo justifique”.

Alimentos prohibidos, ¿mito o realidad?

El endocrino defiende que se trata de “otro gran mito”, y asegura que “no existe absolutamente ningún alimento prohibido en pacientes con hipotiroidismo”. Sin embargo, “sí es cierto que hay que evitar, aunque suene paradójico, el exceso de yodo”, añade.

Y se explica: “Sabemos que, el yodo provoca un efecto diferente en personas que tienen algún problema tiroideo de base. Lo que sucede es que una sobrecarga de yodo puede desencadenar un hipotiroidismo en pacientes que tienen anticuerpos frente a la tiroides, pero que todavía tienen la función tiroidea correcta. Es decir, el exceso de yodo podría provocar precisamente lo que queremos evitar”.

"Aunque la evidencia todavía no es concluyente, parece que el selenio ayuda a prevenir el hipotiroidismo posparto"

En esta línea, el doctor desmitifica otro bulo y es del evitar las crucíferas y otros vegetales con cianógenos (coliflor, brócoli, repollo, coles de Bruselas, semilla de mostaza, nabo, rábano, brotes de bambú y mandioca). “De nuevo, es cierto que debemos evitar un exceso de estos alimentos en pacientes con una tiroides sana, ya que podrían influir en la síntesis de hormonas tiroideas, pero en el caso del hipotiroidismo, deja de ser relevante, ya que las hormonas tiroideas ya se aportan de forma exógena”, concreta.

Suplementos naturales, ¿eficaces?

“Hasta donde yo sé, ningún suplemento ha demostrado su eficacia para tratar el hipotiroidismo. Mi impresión es que los vendedores de suplementos simplemente aprovechan los mitos populares que rodean a algunos nutrientes para incluirlos dentro de un suplemento que llamarán 'ayuda-tiroides' o algo así”, contesta el especialista.

Y, además, avisa de que no solo no se sabe que sean eficaces o no, sino que “ni siquiera sabemos si son seguros”. Por ejemplo, añade, “algunos suplementos que se suelen recomendar son los que llevan yodo, y el efecto del yodo en un paciente con un hipotiroidismo en una fase precoz puede ser justo el contrario al deseado”.

Sin embargo, el doctor Más habla de un suplemento que sí tiene evidencia científica demostrada, como es el caso del selenio. “Aunque la evidencia todavía no es concluyente, parece que sobre todo ayuda a prevenir el hipotiroidismo posparto y además puede reducir la cantidad de anticuerpos antitiroideos en sangre”, sugiere.

En cuanto a la relación que tiene esta patología (al ser autoinmune) con el coronavirus, el doctor Más es cauto: “La evidencia todavía es preliminar, aunque comparto lo que dice la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición; por ahora, no tenemos indicios de que sufrir un problema tiroideo aumente el riego de padecer covid-19, ni su gravedad”.

En esta línea, apunta que parece ser que “los pacientes más graves pueden presentar un tipo de hipertiroidismo por inflamación de tiroides”, aunque recalca que todavía no saben “si se trata de una entidad diferente o forma parte del espectro del ya conocido síndrome eutiroideo enfermo”, una alteración tiroidea típica de pacientes que acusan mayor gravedad.

Salud
El redactor recomienda