Dime cuál es tu grupo sanguíneo y te diré tu riesgo de tener coronavirus
  1. Bienestar
Último estudio

Dime cuál es tu grupo sanguíneo y te diré tu riesgo de tener coronavirus

Uno de los primeros estudios de laboratorio publicados sugiere que el SARS-CoV-2 se siente particularmente atraído por el antígeno del grupo sanguíneo A que se encuentra en las células respiratorias. Hablamos con su autor

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@huhs52.
Foto: Unsplash/@huhs52.

Detrás del covid-19, de su ‘invasión sorpresa’ y de la parálisis mundial, hemos ido aprendiendo a contrarreloj multitud de lecciones, una a una. También hemos descubierto que muchas variables en las que no nos hubiéramos detenido a prestar atención cuentan. Como descubrir que el grupo sanguíneo puede influir no solo en el riesgo de contraer el virus, sino también en la severidad de la enfermedad si te 'caza'.

"La evidencia reciente sugiere que el tipo de sangre puede afectar el riesgo de covid-19 grave"


Así fue como la revista 'Nature' se hizo eco de un estudio llevado a cabo por Michael Zietz, del Departamento de Biología Informática de la Universidad de Columbia (Nueva York, EEUU), que comunicaba: “La rápida propagación mundial del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 ha agotado los recursos de pruebas y atención médica, lo que hace que la identificación y priorización de las personas con mayor riesgo sea un desafío crítico".

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

E insiste: "La evidencia reciente sugiere que el tipo de sangre puede afectar el riesgo de covid-19 grave. Utilizamos datos de observación de la salud en 14.122 personas sometidas a pruebas de detección del SARS-CoV-2 con un tipo de sangre conocido en el sistema hospitalario New York Presbyterian (NYP) para evaluar la asociación entre los tipos de sangre ABO y factor Rh y la infección, la intubación y la muerte. Encontramos una prevalencia de infección ligeramente mayor entre los tipos no O".

Riesgo de intubación

En el trabajo se insiste en que "el riesgo de intubación disminuyó entre A y aumentó entre los tipos AB y B, en comparación con el tipo O, mientras que las probabilidades de muerte aumentaron para las personas con AB y se redujeron en los tipos A y B. Estimamos que el tipo de sangre Rh negativo tiene un efecto protector para los tres resultados. Nuestros resultados se suman a las evidencias científicas crecientes que sugieren que el tipo de sangre puede desempeñar un papel en covid-19”.

Nuevas evidencias

Ahora llega un nuevo estudio publicado en la revista 'Blood Advances' que desmenuza uno de los primeros estudios de laboratorio que sugieren que el SARS-CoV-2 se siente particularmente atraído por el antígeno del grupo sanguíneo A que se encuentra en las células respiratorias.

En él, los investigadores evaluaron una proteína en la superficie del virus llamada 'dominio de unión al receptor' o RBD. El RBD es la parte del virus que se adhiere a las células huésped, por lo que es un objetivo de investigación importante para comprender cómo se produce la infección.

El equipo evaluó antígenos sintéticos de grupos sanguíneos en glóbulos rojos y respiratorios que se encuentran en individuos de los grupos sanguíneos A, B y O, y analizó cómo interactuaba el RBD del SARS-CoV-2 con cada tipo de sangre único.

Así piensan sus autores

En declaraciones a Alimente Sean Stowell, del Departamento de Patología del Hospital de Mujeres de Birmingham, de la Universidad de Harvard en Boston (EEUU), y autor principal del nuevo ensayo, manifiesta: “Los resultados del estudio sugieren que el grupo sanguíneo A puede influir en la probabilidad de infección a través de interacciones directas con el virus. Sin embargo, ciertamente se necesitan estudios adicionales para confirmar si estas interacciones realmente impactan en la infección".

El tipo de sangre, un "desafío"

Concretamente, en el trabajo se descubre que el RBD tenía una fuerte preferencia por unirse al grupo sanguíneo A que se encuentra en las células respiratorias. Sin embargo, no mostró preferencia por los glóbulos rojos del grupo sanguíneo A u otros grupos que se hallan en los glóbulos rojos o respiratorios.

"Es interesante que el RBD viral solo realmente prefiera el tipo de antígenos del mencionado grupo que se encuentran en las células respiratorias, que presumiblemente es la forma en que el virus ingresa en la mayoría de los pacientes y los infecta", resalta.

"El tipo de sangre es un desafío porque se hereda y no es algo que podamos cambiar. Pero si podemos comprender mejor cómo interactúa el virus con los grupos sanguíneos de las personas, es posible que podamos encontrar nuevos medicamentos o métodos de prevención".

"El tipo de sangre es un desafío pues se hereda y no se cambia. Debemos comprender mejor cómo interactúa el virus con los distintos grupos"


Basándose en sus observaciones, el equipo trató de determinar si existía una preferencia de unión similar para el RBD del SARS-CoV.. Aunque la composición del virus difiere, el SARS-CoV RBD mostró la misma inclinación para unirse a los antígenos del grupo A en las células respiratorias.

Clave en la susceptibilidad y gravedad del covid-19

El doctor Stowell y su equipo enfatizan que sus hallazgos por sí solos no podían describir o predecir completamente cómo los coronavirus como el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV afectarían a los pacientes de varios tipos de sangre. "Nuestra observación no es el único mecanismo responsable de lo que estamos viendo clínicamente, pero podría explicar parte de la influencia del tipo de sangre en la infección por covid-19", añade.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si bien se necesita más investigación para comprender esa influencia, el documento se suma a los hallazgos de estudios anteriores publicados también en 'Blood Advances' que sugieren un posible vínculo entre el tipo de sangre y la susceptibilidad y gravedad del covid-19. Es el caso del trabajo de los inmunólogos clínicos del Hospital Universitario de Odense (Odense, Dinamarca) y sus colegas. Analizaron los datos en un estudio de cohorte retrospectivo de más de 840.000 personas en dicho país, a quienes les realizaron pruebas por reacción en cadena de la polimerasa para el SARS-CoV-2 entre el 27 de febrero y el 30 de julio de 2020. La mayoría de los examinados (56%) tenían información disponible sobre el grupo sanguíneo ABO y el factor RhD. El equipo también utilizó como referencia datos ABO y RhD de 2.204.742 personas a quienes les realizaron la prueba del SARS-CoV-2. Esto corresponde aproximadamente al 38% de toda la población danesa.

"Recordemos que covid no es un simple resfriado, probablemente es una de las enfermedades producidas por virus más complejas que hay", Cristina Arbona.


Los científicos informaron que, de las 473.654 personas analizadas que tenían un grupo sanguíneo conocido, 7.422 fueron positivas para el SARS-CoV-2 y 466.232 fueron negativas. Los grupos positivos y negativos tenían proporciones similares de hombres (32,9% frente a 32%) y edades medias parecidas (52 años frente a 50 años). Entre los pacientes con SARS-CoV-2, considerablemente menos (38,4%) tenían el tipo de sangre O que otros tipos de sangre analizados. Al excluir el tipo de sangre O, no observaron diferencias significativas entre los pacientes con los tipos de sangre A, B y AB. Tampoco en el grupo RhD entre los casos positivos y la población de referencia. Los investigadores informaron un riesgo relativo de contraer SARS-CoV-2 de 0,87 para el tipo de sangre O, 1,09 para el tipo de sangre A, 1,06 para el tipo de sangre B y 1,15 para el tipo de sangre AB.

Torben Barington, autor principal del estudio, dijo: “Se reconoce, cada vez más, que los grupos sanguíneos ABO influyen en la susceptibilidad a ciertos virus, incluidos el SARS-CoV-1 y el norovirus. Los individuos A, B y AB también presentan un mayor riesgo de trombosis y enfermedades cardiovasculares, que son comorbilidades importantes entre los pacientes hospitalizados con COVID-19, posiblemente mediadas por la glicosilación de proteínas involucradas en la hemostasia”.

Es por este motivo que el investigador Stowell apunta a este diario que “se han realizado estudios que sugieren que los individuos del grupo sanguíneo A tienen más probabilidades de contraer la infección, lo que motivó nuestro estudio. Los resultados sugieren que este aumento de las posibilidades puede estar influenciado en parte por la capacidad del virus para interactuar directa y preferentemente con el antígeno del grupo sanguíneo A. Sin embargo, como se señaló anteriormente, actualmente se está investigando si esta interacción es responsable de las asociaciones clínicas observadas previamente o si la unión al mencionado tipo sanguíneo influye en los resultados de la infección en general”.

Si eres del grupo 0

Y describe las razones por las que las personas del grupo O parecen estar más protegidas: “En teoría, estos individuos podrían tener un riesgo menor y, por lo tanto, estar algo protegidos porque el virus no reconoce el antígeno que se encuentra en ellos. Sin embargo, esto ciertamente debe investigarse con más detalle”.

Una parte interesante es el uso de células madre del cordón umbilical en pacientes gravemente enfermos, y en este sentido el investigador recuerda que “se han realizado estudios que analizan varias poblaciones de células madre para mejorar las consecuencias de la enfermedad, en particular las hiperinflamatorias de la infección que pueden ser particularmente graves en pacientes hospitalizados. Sería genial si estos enfoques funcionaran, pero creo que aún se está determinando el resultado de estos estudios", apostilla.

Perspectiva española

Cristina Arbona, vocal de la SEHH y directora del Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana.describe: "El estudio profundiza sobre los posibles mecanismos por los cuales el virus se une a las células del epitelio respiratorio relacionándolo con los grupos sanguíneos intentando explicar, por un lado, uno de los posibles mecanismos del virus para infectar a las células respiratorias, y por otro, por qué los coronavirus se relacionan con los grupos sanguíneos. Se ha especulado con anterioridad sobre mayor riesgo de enfermedad según el grupo sanguíneo, que hay de verdad en ello".

Aunque los estudios publicados, insiste, "tienen un montón de sesgos: por ejemplo, correlacionan la distribución encontrada en los pacientes con la distribución de grupos sanguíneos de los donantes de sangre que siempre tienen una mayor proporción de los donantes universales (O+), tampoco tienen en cuenta las diferencias en la distribución de los alelos A, B o O según la etnia, o solo tienen en cuenta los pacientes ingresados y no a la globalidad de los infectados, etc..,Sí que parece existir una cierta diferencia entre los grupos sanguíneo y la predisposición a padecer la enfermedad. Los estudios de asociación del genoma (GWAS) y otros confirman esta asociación y llegan a conceder al grupo O una menor susceptiblidad a la infección por SARS-CoV2, que puede alcanzar el 16%.".

"Sí que parece existir una cierta diferencia entre los sujetos de grupo sanguíneo y la predisposición a padecer la enfermedad", Cristina Arbona.


Varios estudios "demuestran no solo una mayor susceptibilidad a padecer la infección, sino también otros parecen demostrar que los sujetos de grupo A y AB son mas susceptibles a presentar la enfermedad de forma grave: mayor necesidad de ventilación mecánica, mas días de ingreso hospitalario. Aunque no hay datos claros que indiquen una mayor mortalidad en estos sujetos", apostilla.

Recuerda la experta que distintos "mecanismos pueden explicar esta mayor susceptiiblidad: Por un lado, los anti-A (presentes en los sujetos de grupo O y B, ausentes en los de grupo A y AB), actuarían protegiendo en los sujetos de grupo O (y B) ya que se interpondrán neutralizando directamente al virus, o dificultando el anclaje del virus, es decir, impidiendo la unión de la proteína S vírica y el receptor ACE de la célula epitelial, o por otros mecanismos como el que describe en su artículo publicado en Blood Advance, más directo, en el que, el RDB (dominio de unión al receptor) del virus es el que tiene preferencia para unirse a los antígenos A de las células del endotelio respiratorio. Recordemos que los antígenos del grupo sanguíneo no sólo están en los glóbulos rojos, sino que están ampliamente distribuidos en multitud de células del organismo como las epiteliales respiratorias".

El mecanismo descrito "anteriormente podría explicar la mayor susceptibilidad a la infección, pues tienen que ver con como entre el virus en el cuerpo, sin embargo, esto no explicaría porque sufren la enfermedad de forma más crítica. Alguna relación con la existencia de factores de la coagulación circulantes (Factor VIII, F von Willebrand) que son distintos en los sujetos con grupos A y O podrían explicarlo, aunque sólo en parte", agrega.

Y lo más importante: "De esta enfermedad hay todavía un sin fin de cosas por estudiar y entender. Recordemos que covid no es un simple resfriado, probablemente es una de las enfermedades producidas por virus más complejas que hay, no solo afecta de forma inmediata produciendo desde una forma asintomática de afección, formas graves, multisistémica y mortal, por no hablar de la afectación tardía de la enfermedad, en forma de secuelas más o menos duraderas y/o graves. Aún así, en un año hemos avanzado mucho, cosa impensable hace, por ejemplo, más de 20 años. Cualquier especialidad médica está estudiando esta enfermedad, pues nos afecta a todos".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus
El redactor recomienda