El patrón del microbioma intestinal refleja un envejecimiento saludable
  1. Bienestar
Supervivencia en humanos

El patrón del microbioma intestinal refleja un envejecimiento saludable

A pesar de que tiene efectos beneficiosos en la salud, su importancia en el impacto cuando se acerca la senescencia sigue sin estar claro

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Nos cuenta un estudio, publicado en 'Nature Metabolism', que, a partir de la edad adulta media o tardía, los microbiomas intestinales se vuelven cada vez más exclusivos de las personas con la edad.

El equipo de investigadores estadounidenses que ha participado en el trabajo aprovechó tres cohortes independientes que comprendían más de 9.000 individuos y encontraron que “la singularidad de la composición está fuertemente asociada con derivados de aminoácidos producidos microbianamente que circulan en el torrente sanguíneo”.

Mantener una alta dominancia de Bacteroides en la vejez predice una disminución de la supervivencia en un seguimiento de cuatro años


En la vejez (entendiendo por vejez tener más de 80 años), los individuos sanos muestran una deriva microbiana continua hacia un estado de composición único, mientras que esta deriva está ausente en individuos menos sanos.

El patrón de microbioma identificado en un envejecimiento saludable se caracteriza por un agotamiento de los géneros centrales que se encuentran en la mayoría de los humanos, principalmente Bacteroides. Mantener una alta dominancia de Bacteroides en la vejez o tener una medida de singularidad del microbioma intestinal baja predicen una disminución de la supervivencia en un seguimiento de cuatro años.

Este análisis identifica la singularidad de la composición del microbioma intestinal como un componente del envejecimiento saludable, que se caracteriza por distintas salidas metabólicas microbianas en la sangre.

Microbiota intestinal y envejecimiento

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


En otro trabajo, esta vez liderado por Ian B. Jeffery y Paul W. O'Toole, de la Facultad de Microbiología y del APC Microbiome Institute, de la Universidad de Cork, Irlanda, ya se sugirió que el potencial de la microbiota intestinal para afectar la salud tenía una relevancia particular para las personas mayores.

Esto se debe a que la microbiota puede modular los cambios relacionados con el envejecimiento en la inmunidad innata, la sarcopenia y la función cognitiva, todos los cuales son elementos de fragilidad.

“Tanto los estudios independientes como los dependientes del cultivo celular muestran que la microbiota intestinal de las personas mayores difiere de la de los adultos más jóvenes”, aseguraban los autores.

En este sentido, explicaban que “no existe un umbral cronológico o una edad en la que la composición de la microbiota se altere repentinamente; más bien, los cambios ocurren gradualmente con el tiempo”.

Este análisis separó la microbiota en grupos asociados con la edad, la atención residencial a largo plazo, la dieta habitual y el grado de retención de un microbioma central y comprendió cómo estos grupos cambian con el envejecimiento y cómo se relacionan con los fenotipos clínicos.

Luis Usán actualmente es el director médico de la biotecnológica Igen Biolab Group. Ha sido coordinador en el Centro de Llamadas de Emergencia SUMMA 112 y director médico y de Investigación de Newaylab, donde ha desempeñado roles de responsabilidad en el desarrollo básico y clínico de pruebas diagnósticas en enfermedades oncológicas y neurodegenerativas y proteínas terapéuticas específicas. También ha sido director médico de Abbott Laboratories, donde desempeñó funciones de responsabilidad en farmacovigilancia, asuntos médicos, asuntos regulatorios, capacitación, investigación clínica y garantía de calidad.

 

Envejecimiento Salud Microbiota
El redactor recomienda