Todo lo que debes saber de los afrodisiacos de origen vegetal y animal
  1. Bienestar
Ingredientes naturales

Todo lo que debes saber de los afrodisiacos de origen vegetal y animal

Maca, ginseng rojo o extracto de azafrán, ¿qué tienen en común? Son utilizados desde hace miles de años para mejorar la experiencia sexual. ¡Y pueden funcionar!

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Chinos, indios, egipcios, romanos y griegos, todas las civilizaciones utilizaban los afrodisiacos -cuyo nombre viene de la famosa diosa del amor, Afrodita-, a pesar de que no sabían si existían evidencias científicas que apoyasen sus propiedades, con el deseo de tener una experiencia sexual más satisfactoria y como un impulso para la reproducción, uno de los objetivos principales de esas culturas.

Entre los afrodisiacos utilizados históricamente se encuentran la ambreína, el sapo bufo, la mosca española, la yohimbina, el tribulus terrestris, la hierba de la cabra córnea, la muira puama, la raíz de maca, el panax ginseng, la nuez moscada, el azafrán y el cacao.

Tradicionalmente, la yohimbina se consumía en forma de bebida y se utilizaba para tratar la impotencia y aumentar la libido


Algunos estudios anteriores sobre estas sustancias han demostrado sus potenciales propiedades afrodisiacas en modelos animales y en ensayos clínicos en humanos. Por ejemplo, se ha evidenciado que los afrodisiacos relajan el tejido muscular liso del cuerpo cavernoso en animales, mejoran la calidad de la erección en humanos y animales, o aumentan el comportamiento y la satisfacción sexual en ambos.

Sin embargo, se necesitan más estudios para saber cuál es el mecanismo de acción de estos extractos. Una revisión del Departamento de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Guelph, en Ontario (Canadá), ha revisado algunos de los beneficios que se han podido demostrar.

Cuidado con los afrodisiacos de origen animal

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


El alcohol triterpénico ambrein es uno de los principales componentes del ámbar gris, que se forma en el tracto intestinal del cachalote, históricamente su uso iba desde los preparados de perfume hasta el tratamiento de afecciones de salud. En la medicina tradicional de Oriente Medio, el ámbar gris se ha utilizado para tratar los dolores de cabeza, el reumatismo, los resfriados comunes y el estreñimiento debido a sus supuestas propiedades antiinflamatorias y anticonceptivas. También se ha utilizado para mejorar el rendimiento sexual, y estudios recientes apoyan su validez como afrodisiaco natural.

La muira puama demostró en un estudio clínico que podía aumentar la libido en un 60% en los hombres


Por su parte, las secreciones de la piel y las glándulas del sapo bufo se han utilizado tradicionalmente con fines medicinales y afrodisiacos. Sus propiedades pueden explicarse por la presencia de bufotenina y su derivado O-metilado 5 metoxi-M, N-dimetiltriptamina (5-MeO-DMT) contenido en el sapo bufo, que es un alucinógeno que proporciona efectos estimulantes. También se ha sugerido como posible explicación su efecto anestésico tras una aplicación tópica. Sin embargo, cabe destacar que varios estudios han demostrado los efectos negativos de las secreciones del Chan su y del sapo bufo sobre la frecuencia cardiaca y la contractibilidad de los cardiomiocitos.

La mosca española (Lytta vesicatoria) es la más conocida dentro de los escarabajos vesicantes utilizados tradicionalmente como afrodisiacos. El escarabajo segrega cantaridina, una toxina utilizada como parte de su mecanismo de defensa. En dosis elevadas, la cantaridina es tóxica para los humanos, pero a pesar del riesgo, se ha utilizado históricamente para mejorar la función sexual. En este sentido, es importante advertir que, cuando se ingiere, se produce una irritación uretral que puede causar priaprismo tanto en hombres como en mujeres. Esto se produce por la inhibición de la actividad de la fosfodiesterasa y la proteína fosfatasa por parte de la cantaridina, que estimula los receptores β, induciendo la inflamación vascular del tracto genitourinario.

Yohimbina y hierba de cabra

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


La yohimbina es un alcaloide que se extrae de los árboles de yohimbe, que se encuentran en África Occidental. Tradicionalmente, la yohimbina se consumía como bebida, tras hervir la corteza de yohimbe en agua caliente y sorber el extracto, y se utilizaba para tratar la impotencia y aumentar la libido. Hoy en día, se usa la misma corteza como materia prima, y la yohimbina se envasa en forma de píldora para su administración oral. El fármaco es legal en EEUU y Canadá para el tratamiento de la disfunción sexual por prescripción médica, sin embargo se encuentra en productos naturales de salud de venta libre.

La hierba de la cabra (Epimedium) se utiliza en la medicina tradicional china para tratar una serie de afecciones médicas, así como para mejorar la función sexual. Los efectos se atribuyen a su componente biológicamente activo, la icariina, un glucósido flavanol obtenido de la parte aérea de la planta. En un estudio del BioMed Rsearch International se comprobaron los efectos de la icariina en la mejora de la erección del pene debido a su capacidad para relajar el músculo liso cavernoso.

Muira puama y raíz de maca

Por su parte, la muira puama (Ptychopetalum olacoides), un género de plantas que se encuentra principalmente en Brasil y que históricamente se ha utilizado como potenciador sexual, como constata un trabajo en The Journal of Sexual Medicine. Los datos fueron corroborados en otro estudio clínico que constató su capacidad de aumentar la libido en un 60% en hombres, mientras que se observó un aumento del 50% de la capacidad de erección en hombres con disfunción eréctil.

La raíz de maca es una planta de la familia de la mostaza que crece casi exclusivamente en los Andes. Tradicionalmente, se ha utilizado para mejorar la fertilidad y aumentar el deseo sexual. Los estudios en animales han demostrado su potencial para el comportamiento sexual. También se ha estudiado el efecto del extracto de maca en los seres humanos. En un estudio doble ciego, controlado con placebo, los hombres que consumieron entre 1.500 y 3.000 mg de maca informaron de una mejora significativa del deseo sexual en comparación con el placebo.

Nuez moscada y ginseng rojo

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


Sin duda, el ginseng rojo es el que más efectos afrodisiacos ha reportado, lo que se debe a sus componentes bioactivos conocidos como gensenódidos. Un estudio controlado con placebo analizó la eficacia del ginseng rojo coreano para mejorar la disfunción eréctil, y los resultados mostraron una mejora significativa de la erección, incluida la rigidez, la penetración y el mantenimiento en el grupo del ginseng.

Históricamente, la nuez moscada se cultivaba para su uso como afrodisiaco y medicamento, con tratamientos que iban desde la reducción del dolor hasta el aumento del apetito y la estimulación nerviosa. A pesar del uso bien documentado de la nuez moscada como afrodisiaco, los estudios científicos son casi inexistentes y solo se han realizado utilizando animales.

Algunos trabajos ha estudiado el comportamiento sexual de ratas alimentadas con nuez moscada y los resultados mostraron que 500 mg/kg de peso corporal en una alimentación única aumentaron las montas en las hembras una hora después del tratamiento. El efecto de la nuez moscada en el aumento del comportamiento sexual puede atribuirse a sus propiedades de estimulación nerviosa.

Extracto de azafrán

También se han probado las propiedades afrodisiacas del azafrán en ratas observando su comportamiento sexual tras consumir un extracto acuoso y los componentes bioactivos crocina y safranal. Los resultados mostraron un efecto positivo del azafrán en el comportamiento sexual tras una única dosis. El extracto acuoso (80, 160 y 320 mg/kg de peso corporal) y la crocina (200 y 400 mg/kg de peso corporal) aumentaron significativamente la frecuencia de la monta, la intromisión y la erección, mientras que disminuyeron el periodo de latencia antes de la monta, la intromisión y la eyaculación en comparación con el control. El safranal, sin embargo, no mostró ningún efecto sobre la actividad sexual.

Más recientemente, se ha demostrado que el azafrán mejora los problemas de disfunción eréctil en humanos. Se demuestra en un estudio con 20 hombres con disfunción eréctil que recibieron 200 mg de azafrán al día en forma de pastillas durante 10 días. Al final del mismo, los sujetos mostraron un aumento significativo de la rigidez de la punta del pene, la tumescencia de la punta, la rigidez de la base y la tumescencia de la base. Los sujetos también informaron de una puntuación significativamente más alta para la función eréctil, el deseo sexual, la satisfacción en el coito y la satisfacción general utilizando el cuestionario del índice internacional de función eréctil (IIEF-15).

El doctor François Peinado es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid (Hospital Universitario 12 de Octubre) y especialista en Urología por el Hospital de La Princesa de Madrid. Doctor en Medicina (cum laude) por la Universidad Autónoma de Madrid, profesor de Urología de la Universidad Europea de Madrid y jefe de Servicio de Urología del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo 39, en Madrid, desde el año 2014.

Es conferenciante sobre salud sexual del varón, enfermedades de la próstata y patologías del pene.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Salud
El redactor recomienda