Descubren la relación entre el agotamiento y el ataque cardiaco
  1. Bienestar
Estudio en hombres

Descubren la relación entre el agotamiento y el ataque cardiaco

Los expertos alertan de una de las peores consecuencias que puede tener el estrés físico y mental en la salud de la población

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Nos encontramos ante la sociedad del cansancio. Todos estamos agotados. Nos pasamos el día de un lado para otro, sobreviviendo, y cuando llega la noche, ya no nos quedan fuerzas para nada. Según una investigación realizada por Dmitriy Panov, doctor del Instituto de Citología y Genética de Rusia, y presentada en un congreso científico en línea con la Sociedad Europea de Cardiología, se demostró una relación entre el agotamiento vital y el riesgo de padecer un infarto de miocardio en hombres.

Definiendo el cansancio vital como "el agotamiento que se refiere a fatiga excesiva, sentimientos de desmoralización y aumento de la irritabilidad", en palabras del Dr. Panov, se estudió su relación con los infartos. "Se cree que es una respuesta a problemas intratables en la vida de las personas, particularmente cuando no pueden adaptarse a la exposición prolongada a factores de estrés psicológico", apuntó el doctor.

El riesgo de infarto de miocardio era mayor en los hombres de entre 55 y 64 años sin estudios y que nunca se habían casado

Este estudio analizó, durante 14 años, a 657 hombres que no tuvieran antecedentes de enfermedades cardiovasculares reconocidas y examinaron su evolución, basándose en el nivel de agotamiento vital que tenía cada uno al comienzo del estudio (algunos no padecían nada de cansancio), para averiguar si existía esta relación. De esta manera, se concluyó que el agotamiento vital puede conducir a padecer enfermedades del corazón.

En general, un 67% de los hombres sufrían este cansancio. Partiendo de esta cifra, el 74% de ellos tenían también la presión arterial alta. El riesgo de infarto de miocardio era mayor entre los de 55 a 64 años sin estudios y que nunca se habían casado.

El agotamiento vital es un estrés psicológico prolongado que algunas personas no son capaces de sostener. La falta de energía para mantener la fortaleza física y mental, prolongada en el tiempo, puede producir ansiedad y depresión.

En este análisis, este cansancio se relaciona en mayor medida con las personas que están solteras o viven solas porque tienen menor apoyo social, lo que puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el corazón. En general, el estado civil y el desempleo o el trabajo son algunas de las causas que provocan problemas psicológicos en nuestra sociedad hoy en día. En este sentido, esto afecta más a hombres que a mujeres porque, según indican los autores, padecen más la soledad y el aislamiento social, sobre todo porque perciben que no tienen un entorno al que poder acudir o en el que confiar en caso de necesidad.

Según un estudio de Harvard, la amígdala cerebral predice el riesgo de sufrir algún evento de enfermedad cardiovascular

En muchas ocasiones, la mejoría pasa por un esfuerzo individual de la persona por mejorar su situación laboral o personal. Por ejemplo, la creación de un grupo social al que sentirse unido aumenta el sentimiento de sentirte apoyado y te vuelve menos vulnerable, lo que reduce el estrés considerablemente. Por lo general, la gente que regularmente vive feliz y tiene un carácter más entusiasta tiene menor riesgo a desarrollar enfermedades cardiovasculares; es decir, fomentar la actitud positiva mejora nuestra salud.

Según un estudio realizado por la Facultad de Medicina de Harvard, la amígdala cerebral predice el riesgo de sufrir algún evento de enfermedad cardiovascular, debido a que está conectada con la actividad de la inflamación arterial. Las emociones y el estrés se encuentran en conexión con la parte del cerebro donde se encuentra la amígdala, lo que hace que se regule en función del estado de ánimo.

Un 21% de las sociedad tiene una personalidad tipo D que se caracteriza por la afectividad negativa, la depresión y la inhibición social

A pesar de que la mayoría de los infartos están relacionados con el estrechamiento de las arterias, ya hemos visto que hay otros que no lo están. En este último grupo se encuentran las personas que padecen un estrés agudo, agotamiento, ansiedad o depresión. De hecho, un estudio realizado por el equipo de cardiología del Hospital de Getafe ha demostrado que, una vez reducido ese estrés, la posibilidad de padecer algún tipo de enfermedad cardiovascular disminuye. Por ello, es importante incidir en la búsqueda de una vida emocional saludable.

¿Cómo prevenir el agotamiento psicológico?

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.
  • Favorecer emociones agradables con actividades divertidas y que nos hagan sentirnos satisfechos.
  • Llevar una dieta saludable que aumente la energía.
  • Realizar ejercicios de respiración abdominal y relajación.
  • Practicar ejercicio físico produce hormonas como la serotonina o las endorfinas, que nos ayudan a estar más tranquilos mentalmente.
  • Mantener hábitos de sueño correctos (se recomienda, en adultos, dormir entre 7 y 8 horas).
  • El contacto social es importante porque el apoyo social nos hace sentirnos mejor. Evitar aislarnos de las personas.

También es cierto que hay personalidades que tienden más que otras a padecer, con mayor frecuencia, episodios psicológicos negativos. La personalidad tipo D se caracteriza por la afectividad negativa, la depresión y la inhibición social, que está, a su vez, relacionada con una peor calidad de vida. Son personas que no se expresan emocionalmente, lo que puede producir eventos agudos de enfermedades coronarias. Este tipo de caracteres constituye, aproximadamente, el 21% de la sociedad, y son más propensos a padecer enfermedades cardiovasculares. De hecho, la tasa de mortalidad en edad temprana es más elevada en quienes tienen esta personalidad.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Salud Estrés
El redactor recomienda