Así actúa el metabolismo para que enfermes a medida que envejeces
  1. Bienestar
Hasta 14 enfermedades a la vez

Así actúa el metabolismo para que enfermes a medida que envejeces

Las personas mayores a veces sufren múltiples patologías simultáneas sin causas comunes que las relacionen. Un nuevo trabajo explica los procesos metabólicos que las provocan

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A medida que crecemos, el riesgo de padecer diferentes enfermedades aumenta, sobre todo por el deterioro del organismo. Son muchas las personas mayores que padecen simultáneamente varias enfermedades de naturaleza distinta y cuya relación aparente no ha sido descubierta hasta ahora. Un estudio, publicado de 'Nature Medicine', ha conseguido identificar los procesos metabólicos que influyen en algunas de esas patologías, un descubrimiento que, sin duda, puede ayudar a su prevención.

El trabajo, liderado por la doctora Claudia Langenberg, profesora de Medicina Computacional del Instituto de Salud de Berlín (BIH, por sus siglas en inglés), junto a científicos de Múnich y Reino Unido, explica la identificación de una serie de procesos metabólicos que están asociados con hasta 14 enfermedades.

Cuando hablamos de procesos metabólicos, nos referimos al de transformación de la materia en energía. Durante el envejecimiento, el cuerpo lleva a cabo una desaceleración natural del organismo y se producen cambios en la regulación de esa materia en energía, lo que contribuye a la pérdida de peso y grasa.

La concentración prolongada de metabolitos está estrechamente relacionada con la aparición de hasta 27 enfermedades graves

Se trata de un análisis realizado con información de más de 11.000 personas a las que han hecho un seguimiento de más de 20 años. Se congelaron muestras sanguíneas de los participantes para observar ese cambio metabólico y, en consecuencia, deducir si se pueden prever o no las enfermedades relacionadas con ello.

Se demostró que la concentración prolongada de ciertos metabolitos está estrechamente vinculada con la aparición de hasta 27 enfermedades graves de los participantes.

Entre estos metabolitos acumulados, no solo se reconocían azúcares, grasas o vitaminas, sino también sustancias relacionadas con efectos medioambientales y genéticos.

Este análisis permite comprender los diversos factores que influyen en el metabolismo humano

"Observamos que dos tercios de las moléculas están asociadas con la aparición de más de una enfermedad. Esto está en consonancia con el hecho de que los pacientes, a menudo, desarrollan una variedad de enfermedades a lo largo de sus vidas. Si podemos influir en estos factores clave, podríamos contrarrestar la aparición de múltiples patologías de forma simultánea", afirma Langenberg.

Para que estos datos sirvan de base para otros estudios científicos, el equipo ha habilitado una aplicación web llamada Omicscience.org, en la que han volcado todas las estadísticas. “El extenso análisis permite comprender los diversos factores que influyen en el metabolismo humano que antes era impensable con este nivel de detalle”, apuntan los autores.

El estilo de vida de las personas influye en la aparición de enfermedades. Por ello, en medicina se habla frecuentemente de pluripatología, que es la presencia de dos o más enfermedades crónicas que suponen un inconveniente en la salud de los pacientes.

Actualmente, la pluripatología afecta a la gran mayoría de ancianos, a la mitad de los adultos y a 1 de cada 10 niños. El mayor problema al que se enfrentan estos pacientes es, en opinión de los autores del estudio, que la Atención Primaria no está preparada para actuar porque falta todavía mucha información sobre las causas de las enfermedades y la relación entre ellas.

Problemas metabólicos frecuentes

placeholder Foto: Unsplash/@diabetesmagazijn.
Foto: Unsplash/@diabetesmagazijn.

Las cuatro más comunes son: obesidad, diabetes, dislipemias y la hipertensión arterial.

En el caso de la obesidad, es muy importante seguir una dieta equilibrada y saludable. Se trata de llevar un control habitual de la cantidad y de la frecuencia de los alimentos que consumimos. Hablamos de obesidad cuando nuestro índice de masa corporal (IMC) es superior a 30. En este sentido, lo más importante es tener un patrón alimenticio rico en verduras, pescado o fruta, y evitar en mayor medida las comidas grasas, especialmente las saturadas, que se hallan especialmente en embutidos, bollería industrial o quesos.

En cuanto a la diabetes, se caracteriza por los altos niveles de azúcar en sangre. El aumento de la glucosa que circula en la sangre (glucemia) se debe a defectos en la secreción de insulina, es decir, el organismo no es capaz de eliminar ese azúcar y lo acumula. Esta es la razón por la cual la diabetes tipo 2, que es la mayoritaria, se desarrolla con el paso de los años.

Asimismo, la dislipemia es una de las enfermedades asociadas a los procesos metabólicos. Esta afección, a pesar de que en ocasiones es heredada, puede también aparecer por un estilo de vida poco saludable y se caracteriza por la alteración de los niveles de lípidos y proteínas.

Se trata de una enfermedad asintomática que se detecta sobre todo a partir de los 50 años y está provocada, frecuentemente, por el consumo excesivo de grasas saturadas, una dieta pobre en fibra, el sedentarismo o el tabaco.

El tratamiento suele ser personalizado, pero, en general, lo más recomendado es controlar la dieta del paciente, promoviendo el consumo de verduras, legumbres y hortalizas, y hacer deporte.

Enfermedades metabólicas genéticas

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.
  • Hipercolesterolemia: afecta a la manera que tiene el cuerpo de procesar el colesterol y aumenta la probabilidad de padecer afecciones cardiacas.
  • Enfermedad de Gaucher: acumulación de ciertas sustancias grasas en determinados órganos, especialmente en el bazo y en el hígado. De esta manera, provoca que estos órganos se agranden y dificulten su correcto funcionamiento.
  • Síndrome de Hunter: se debe a la falta de una enzima (iduronato 2-sulfatasa), cuyo trabajo es descomponer ciertas moléculas completas. Si no las descompone, comienzan a acumularse y perjudican la salud.
  • Enfermedad de Krabbe: esta afección provoca una destrucción de la mielina de las neuronas del cerebro y de todo el sistema nervioso.
  • Leucodistrofia metacromática (LDM): se trata de un trastorno genético que produce la acumulación de sustancias grasas en las células, especialmente en el cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos, lo que genera daños en la mielina (células nerviosas). Tienen la función de cubrir y proteger a estos órganos, por lo que esta acumulación provoca una pérdida progresiva del buen funcionamiento de estos.
  • Porfiria: hace referencia a un grupo de trastornos que se originan debido al depósito de sustancias químicas naturales que producen porfirina en el cuerpo. Altos niveles de esta sustancia pueden provocar dificultades en la fijación de hierro y en el transporte de oxígeno a órganos y tejidos.
  • Enfermedad de Wilson: se trata de una acumulación de cobre en el hígado, el cerebro y otros órganos vitales que puede dificultar el desarrollo de nervios saludables, huesos, colágeno y melanina.
Enfermedades Obesidad Envejecimiento
El redactor recomienda