Razones médicas de peso para tomar el sol, pero sin riesgos
  1. Bienestar
Ventajas saludables

Razones médicas de peso para tomar el sol, pero sin riesgos

Desde elevar el estado de ánimo hasta ser fuente de vitamina D. El astro rey es un gran aliado de la salud siempre y cuando nos expongamos con precaución. Alimente habla con varios expertos

Foto: Foto: Unsplash/@jenskreuter.
Foto: Unsplash/@jenskreuter.

Desde el cambio de hora de hace unos días y hasta que nos adentremos en el otoño, vamos a disfrutar de horas y horas de sol, una magnífica noticia ya que es fuente de vida, mejora el estado de ánimo y, en general, hace que las personas tiendan a salir más de casa a hacer ejercicio, deporte al aire libre y abandonen un poco el sedentarismo, más propio del otoño y el invierno. Pero el sol, como casi todo en esta vida, hay que tomarlo con muchísima responsabilidad ya que un exceso puede traer desde envejecimiento prematuro de la piel hasta melanoma. Varios expertos abordan al astro rey y cómo disfrutarlo para beneficiarnos de él.

"Cuando más próximo esté nuestro horario al horario solar, más sanos nos vamos a sentir”


Para la médico experta en antiaging Vicenta Llorca, "el sol es fuente de vitamina D y tomarlo con precaución es muy bueno para la salud, es el responsable de los ciclos día y noche, de los biorritmos que ocurren en los seres vivos, el que marca la vigilia y el sueño, algo fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Durante el día estamos en 'modo activo', con todas nuestras funciones físicas, intelectuales y emocionales despiertas para generar actividad consciente, mientras que durante la noche estamos en 'modo pasivo', la frecuencia cardiaca, respiratoria, la tensión arterial y la temperatura bajan, manteniendo las funciones vitales, pero estamos descansando, no tenemos una actividad consciente".

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Y este ciclo modula las hormonas de forma beneficiosa para nuestra vida. “Somos muy afortunados de vivir en una latitud en la que podemos disfrutar de muchas horas de sol, pero también cuando llega la noche podemos descansar adecuadamente, es el reloj interior. Cuando más próximo esté nuestro horario al horario solar, más sanos nos vamos a sentir”, explica la Dra. Llorca.

Por su parte, la doctora Andrea Marroquín, experta en medicina estética facial y corporal, centrada sobre todo en el rejuvenecimiento, recuerda que “el sol debe ser un aliado, pero para que eso suceda debemos tomarlo siempre con cautela, precaución y con protección adecuada a nuestro tipo de piel”. Y, como siempre recordamos a nuestros pacientes, “evitar hacerlo entre las doce y las seis de la tarde en verano”.

Sol y la vitamina D, fundamental para los huesos

La vitamina D es producida por nuestro organismo cuando la piel está en contacto directo con el sol, con los rayos ultravioleta. “Su principal función es ayudar a que el calcio que hay en la sangre penetre en el interior de los huesos, manteniendo estos fuertes, evitando la osteoporosis en adultos y el raquitismo en niños”, señala el traumatólogo Raúl García Renedo. "Su déficit no es un tema de exposición solar, es un tema de metabolismo de la propia vitamina", agrega.

¿Cómo se fija entonces la vitamina D? Y lo más importante: ¿cómo la encontramos a través de la alimentación?

"Pocos alimentos contienen vitamina D y en poca cantidad: pescado graso, hígado, queso, yema de huevo, champiñones y aguacate"

“Muy pocos alimentos la contienen, se encuentra principalmente, pero no en gran concentración, en el pescado graso (atún, caballa, salmón); en menor cantidad, en el hígado, queso, yema de huevo; y de origen vegetal, en los champiñones, aguacate. Encontramos alimentos como la leche, cereales, yogures, bebidas de soja, mantequilla y zumos de ciertas marcas enriquecidas en vitamina D. Podemos saberlo por las etiquetas de información nutricional que vienen en los alimentos, y se presenta de dos formas: vitamina D2 (ergocalciferol) y D3 (colcalciferol). También está en suplementos dietéticos".

Sin excesos

Es importante destacar que la vitamina D es liposoluble, por lo que se acumula en el tejido graso, y una sobredosificación de la misma puede producir toxicidad y efectos indeseados, así que es muy importante no sobredosificar. La Fundación Nacional de la Osteoporosis (NOF, por sus siglas en inglés) recomienda una dosis de 800 a 1.000 UI diaria para personas mayores de 50 años. La dosis dependerá de la edad, sexo, clima y circunstancias de cada persona, pero orientativamente, en niños mayores de 9 años y adultos, la dosis aconsejada diaria es 600 UI (15 mcg/día).

"La forma más efectiva de sintetizarla es con la exposición a los rayos del sol, pero también es cierto que una exposición excesiva produce fotoenvejecimiento y cáncer de la piel (melanoma y otros como neoplasias basocelulares), por eso tenemos que encontrar el punto intermedio e inteligente”, concluye Vicenta Llorca.

Cómo tomar el sol

Investigadores españoles de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) publicaron en 'Science of the Total Environment' que en primavera y verano es suficiente con exponerse al sol de 10 a 20 minutos para obtener la dosis de vitamina D recomendada, mientras que en invierno se necesitarían casi dos horas.

Pero esto podría suponer un riesgo para la piel, por lo que lo más razonable es en verano 10 minutos 3 veces por semana y en invierno 30 minutos 3 veces por semana, con zonas expuestas como brazos, piernas y cara, para fototipos de piel III o IV, y en fototipo II (piel tipo sueca), la mitad del tiempo. No solo se toma el sol cuando nos tumbamos en la arena, el asto rey nos acaricia al pasear, hacer ejercicio al aire libre o, simplemente, salir a la calle a hacer cualquier gestión.

Y estos hábitos deben formar parte de nuestra vida, tanto en invierno como en verano. El resto de tiempo que estemos expuestos debemos hacerlo con fotoprotector, facto de protección 50, preferentemente waterproof cuando estemos en zonas de baño, e ir administrándolo cada 2 horas.

¿Qué precauciones debo tomar a la hora de tomar el sol?

“Tomar el sol de manera progresiva y usando productos que nos protejan es una de las mejores maneras de beneficiarnos del sol sin estropear nuestra piel", detalla Nasrin Massumeh, cofundadora, junto a su madre, de la famosa y misteriosa fórmula persa de tratamientos de la piel a base de, entre otros productos, caviar.

"Generalmente, las españolas toman mucho el sol aunque cada vez hay más conciencia de hacerlo de una manera responsable, prudente. Por eso siempre recomendamos, en primer lugar y antes de empezar la temporada estival, hacerse una buena limpieza de la piel para quitar imperfecciones y, por supuesto, es importantísimo cuidarse cada día del año, no solo cuando empieza el buen tiempo. Limpieza, exfoliación, buenos productos de calidad, precaución con el sol y una alimentación saludable son básicos para tener una piel preciosa pero, sobre todo, saludable. Esto último es lo más importante para evitar melanoma o manchas en la piel que, aunque existen tratamientos para eliminarlas, es mejor evitarlas”, asegura Nasrin.

Hay que exponerse de forma progresiva, evitar las horas punta de sol, protegerse con sombrillas, gorras, pamelas, gafas de sol (la retina puede ser dañada por una exposición directa y prolongada), utilizar protectores solares de forma repetida, beber abundante agua y limonadas alcalinas para evitar la deshidratación, no estar largos periodos -es mejor ir dos veces a la playa o a cualquier otro lugar en el que se tome el sol que darse auténticos atracones-, duchas después del baño en el mar o agua salada y cremas hidratantes.

Preparar la piel

Tres tratamientos son básicos para preparar la piel para el verano, indica la doctora Cristina Diego, de la clínica Anthea.

  • Mesoterapia facial: Consiste en aportar a la piel, mediante pequeñas inyecciones muy superficiales, intradérmicas, diferentes vitaminas, antioxidantes, ácido hialurónico… que van a hidratar y tonificarla.
  • Peeling médico: Se realiza mediante la aplicación de diferentes sustancias químicas que van a producir la descamación y renovación de las capas más superficiales de la piel. Es un tratamiento ideal como preparación antes de otro tratamiento o previo al verano.
  • Radiofrecuencia Exilis 360º: Es un tratamiento no invasivo que consiste en la combinación de radiofrecuencia con ultrasonidos. Esto va a producir un calentamiento controlado de la piel, que va a inducir la formación de colágeno provocando un aumento de la firmeza y elasticidad, además de combatir la flacidez.

La alimentación, un pilar fundamental

Comer alimentos ricos en vitamina D y suplementarla bajo supervisión médica, y hacer ejercicio, dar paseos, porque el movimiento también favorece su absorción en los huesos. Como complemento ideal, aportar alimentos que protejan la piel de los daños a la exposición solar como la zanahoria, calabaza, mango, melocotones (ricos en betacarotenos que se transforman en vitamina A aumentando la capacidad del sistema inmunológico), sandía, tomates, papaya (con licopeno, antioxidante que reduce el porcentaje de quemaduras solares), té verde (lleva polifenoles, con propiedades antinflamatorias), cítricos, pimiento, brócoli (con vitamina C, para tener fuerte el sistema inmunitario).

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por último, destacar que la vitamina D también tiene una función fundamental en el sistema inmunitario, de vital interés en estos tiempos de pandemia y, en general, para vivir más sanos, fuertes y felices.

Fundamental para los niños

"El sol, además de ser fundamental para los huesos y el crecimiento, también es importantísimo para el buen desarrollo neuronal de los niños, de ahí que sea fundamental que siempre, y en la medida que se pueda, tengan un rato al día, especialmente en invierno, de actividades al aire libre ya que mejoran muchos aspectos como el aprendizaje, la memoria, las conexiones neuronales, por no hablar de la importancia que tienen para el sueño. Pero, eso sí, siempre ha de ser con prudencia y en las horas menos agresivas, esto es hasta las doce de la mañana y a partir de las seis de la tarde en verano", tal y como aconseja Manuel Antonio Hernández, el Neuropediatra.

Bueno para la depresión y mejorar el estado de ánimo

"No es ninguna novedad que el sol mejora nuestro estado de ánimo. Es más, a muchos pacientes con depresión se les recomienda dar paseos durante el día por dos motivos, porque el ejercicio es bueno y porque el sol nos activa y da lugar a la producción de serotonina, una de las hormonas responsables de que nos sintamos felices”, recuerda Pedro Matos, psiquiatra.

Salud Psicología Nutrientes
El redactor recomienda