Psoriasis y vacuna de covid-19, ¿sí o no?
  1. Bienestar
Hablan los expertos

Psoriasis y vacuna de covid-19, ¿sí o no?

Es una afección común y crónica que afecta a un 2,3% de la población de España. ¿Interacciona la vacuna con ella? ¿Hasta qué punto altera la eficacia de sus tratamientos?

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La prevalencia de la psoriasis en España ha aumentado casi en 1% en los últimos 15 años, según el estudio 'Prevalencia de la psoriasis en España en la era de los agentes biológicos'. Concretamente, en la actualidad existe una prevalencia del 2,3% de la población, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, lo que se traduce en más de 1.080.000 casos.

La psoriasis es una patología de la piel en la que aparecen manchas rojas y escamosas que pican

La llegada del coronavirus ha supuesto un doble castigo para todas las personas que sufrían alguna patología previa fuera de la naturaleza que fuera. Y ahora, cuando parece que la vacunación es la única posibilidad de inmunizar a la población y que se consiga frenar la incidencia de contagio, muchas personas que tienen psoriasis se preocupan por el impacto que tendrá la vacuna y si esta tiene interacciones con algunos de los tratamientos que se llevan a cabo para tratar esta afección (como los sistémicos convencionales con ciclosporina o metotrexato, o los biológicos).

Por este motivo, el Grupo Español de Psoriasis de la AEDV ha lanzado un comunicado en el que expone su posicionamiento con respecto a las vacunas frente al covid-19. En este sentido, insisten en que “en el momento actual, no existe evidencia alguna de que la administración de las vacunas tenga efectos negativos en el curso de la psoriasis”, aunque señalan que es conveniente “recopilar datos de registro para informar si las vacunas contra el covid-19 afectan positiva o negativamente la evolución de la psoriasis”.

Psoriasis: causas, síntomas y tratamientos

La psoriasis es una patología de la piel que tiene como consecuencia la aparición de manchas rojas y escamosas que pican. Estas afecciones suelen aparecer en las rodillas, los codos, el tronco y el cuero cabelludo. Y aunque es una enfermedad común y crónica que no tiene cura, existen tratamientos que ayudan a controlar los síntomas.

La Clínica Mayo destaca algunos de los principales síntomas:

  • Parches de piel rojiza cubiertos de escamas gruesas y plateadas
  • Pequeños puntos escamados (comúnmente vistos en niños)
  • Piel seca y agrietada que puede sangrar o picar
  • Picazón, ardor o irritación
  • Uñas engrosadas, picadas o acanaladas
  • Articulaciones inflamadas y rígidas

En cuanto a las causas, se cree que es un problema que tiene que ver con el sistema inmunitario que hace que “la piel se regenere más rápido de lo normal”, como explican desde la Clínica Mayo. El tipo más común es la psoriasis de placas, que se da porque se produce una renovación rápida de células, lo que conlleva a la aparición de escamas y manchas rojas.

“En cualquier caso, una vacunación con un potencial menor efecto es siempre preferible a la no vacunación”, señalan desde la AEDV


Los factores de riesgo pueden ser los siguientes:

  • Antecedentes familiares. La afección es hereditaria.
  • Estrés. Ya que el estrés puede afectar a tu sistema inmunitario, los niveles elevados pueden aumentar el riesgo de desarrollar psoriasis.
  • Tabaquismo. Fumar tabaco no solo eleva el riesgo de tener psoriasis, sino que también puede incrementar la gravedad de la enfermedad. Fumar también puede interferir en el desarrollo inicial de esta.

La psoriasis también puede hacer que se tenga más riesgo de desarrollar otras enfermedades como artritis psoriásica, afecciones oculares (conjuntivitis, blefaritis y uveítis), obesidad, diabetes tipo 2, presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, otras enfermedades autoinmunitarias, como la celiaquía, la esclerosis y la enfermedad de Crohn, y algunas afecciones relacionadas con la salud mental, como la baja autoestima y la depresión.

Vacunas y psoriasis: ¿hay que elegir?

Probablemente, muchos afectados por la psoriasis se pregunten si unas vacunas son mejores que otras. Ante esta cuestión, el Grupo Español de Psoriasis de la AEDV quiere aclarar que “las cuatro vacunas que estarán disponibles son vacunas basadas en tecnologías que no suponen ningún riesgo de activación de la infección”.

"Las vacunas que están disponibles en este momento no están basadas en virus vivos atenuados", explican desde la AEDV


“Dos de estas vacunas (Comirnaty® o tozinameran, de Pfizer/BioNTech, y COVID-19 Vaccine Moderna, de Moderna) están fundamentadas en la tecnología del ARN mensajero, en la que no existen virus vivos implicados ni entrada de material genético en el núcleo celular, y las otras dos (Vaxzevria®, de Oxford/AstraZeneca, y COVID-19 Vaccine, de Janssen) están basadas en un vector vírico (adenovirus de chimpancé y adenovirus 26, respectivamente) recombinante, con genes que codifican la expresión de la glucoproteína S completa de SARS-CoV-2 en superficie y no replicante”, subrayan.

Por lo que es importante resaltar que se debe priorizar una vacuna u otra fijándose únicamente en aspectos de eficacia o seguridad, pero no en función de los posibles efectos adversos en los pacientes con psoriasis. Y reivindican: “En cualquier caso, una vacunación con un potencial menor efecto es siempre preferible a la no vacunación”.

Así que, en este sentido, confirman que ninguna de las vacunas que están disponibles en este momento están basadas en “virus vivos atenuados”, que, matizan, “estarían contraindicadas en pacientes que reciben tratamiento inmunosupresor o biológico”. Aunque avisan de que esta consideración puede cambiar “si se introducen en el circuito de vacunación otras opciones”.

En cuanto a la interacción de las vacunas con algunos de los fármacos sistémicos convencionales o biológicos para la psoriasis, reiteran que “no se asocian a ninguna complicación adicional”.

¿Altera la vacuna la efectividad de los tratamientos?

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


Aunque la AEDV ha confirmado que la vacuna no tiene por qué tener ningún efecto secundario diferente a los comunes, con respecto a la repercusión en la efectividad de los tratamientos para la psoriasis recalca lo siguiente:

  • Metotrexato y ciclosporina A: disminuyen la respuesta inmune frente a algunas vacunas, y se puede considerar la suspensión transitoria de estos tratamientos antes y después de la vacunación teniendo en cuenta la semivida de estos fármacos.
  • Dimetilfumarato: no interfiere con la inmunogenicidad de las vacunas estudiadas (respuesta inmune con capacidad protectora) y apremilast no disminuye la producción de anticuerpos.
  • Por lo que se refiere a los agentes biológicos, los anti-TNF pueden disminuir la tasa de anticuerpos inducida por algunas vacunas, pero sin efecto significativo sobre la protección conferida.
  • Otros agentes biológicos como ustekinumab, secukinumab e ixekizumab no disminuyen la inmunogenicidad de las vacunas; no existen datos sobre los fármacos de más reciente introducción, aunque cabe suponer que se comportarán como los de su clase correspondiente.
Salud Piel Enfermedades
El redactor recomienda