Descubre el gen que hace que un atleta sea bueno
  1. Bienestar
Rendimiento físico

Descubre el gen que hace que un atleta sea bueno

Ahora que llega el buen tiempo es el momento ideal para ponerse en forma, pero para conseguir buenos resultados tienes que saber cómo funciona tu cuerpo

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Múltiples investigaciones admiten la importancia que tiene la genética en el rendimiento deportivo, a pesar de que no todo dependa de ella para ganar una competición a nivel profesional.

Sin embargo, se ha encontrado una relación entre el gen regulador homeostático del hierro (HFE) y el rendimiento físico de los deportistas de élite. Gracias a una investigación realizada por científicos de la Universidad de Toronto, se ha podido demostrar que una variación genética, que provoca exceso de hierro, podría ser una ventaja significativa para los atletas.

Es cierto que, si se quiere aumentar las reservas de hierro del organismo para mejorar el rendimiento físico, debe ser un tratamiento supervisado en todo momento por un médico. Esto es principalmente porque existen atletas que pueden sufrir un mayor o un menor riesgo al elevarse sus niveles de hierro.

Se ha demostrado que las reservas de hierro aumentan el rendimiento físico

Se ha demostrado que puede ser altamente beneficioso, en cuanto a rendimiento físico, que los atletas padezcan riesgo de sufrir una sobrecarga de hierro. Como apunta el estudio, este mineral mejora la capacidad de transporte de oxígeno por la sangre, por lo que es menos probable que se fatiguen y, en consecuencia, tengan más probabilidades de recuperarse en periodos de tiempo más cortos. Es decir, tienen un mejor rendimiento físico que los deportistas que no padecen esta variación genética.

Sin embargo, esta variación también puede provocar enfermedades como la hemocromatosis (enfermedad hereditaria que afecta al metabolismo humano del hierro y que provoca la acumulación de este en órganos), ya que en ocasiones estos niveles de hierro están por encima de los potencialmente tóxicos para el organismo. Es decir, dependiendo del riesgo que se padezca, que depende a su vez de la genética de cada persona, puede resultar beneficioso o no aumentar la ingesta de hierro, ya que podría acabar siendo contraproducente. Por ello, es imprescindible consultar con un médico especialista para que nos guíe y monitorice en todo momento estos niveles para que nunca lleguen a ser perjudiciales.

Los productos de hierro hemínico son los que permiten una mayor absorción

Por otro lado, en el polo opuesto, es curioso que sea también muy habitual la falta de hierro en los deportistas de élite. Cuando los profesionales llevan a cabo periodos largos de entrenamiento, los niveles corporales hierro disminuyen considerablemente. Muchos profesionales de la medicina apuntan a la fina línea que existe entre el exceso y la deficiencia de este nutriente.

Los deportistas frecuentemente tienden a seguir dietas ricas en hierro debido a que el esfuerzo de sus rutinas disminuye los niveles de este, lo que provoca que su rendimiento físico empeore. Sin embargo, también en muchas ocasiones son los mismos que padecen posteriormente enfermedades metabólicas debido a un exceso de este metal.

Alimentos ricos en hierro

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En caso de querer aumentar de una manera sana y consciente los niveles de hierro, algunos de los productos que se pueden ingerir son el hígado, las lentejas o frijoles, las ostras, el tofu, el pescado, los huevos o las nueces.

La vitamina C también puede ser útil en el aumento de los niveles de hierro porque gracias a ella el cuerpo absorbe mejor esta sustancia. De hecho, los niveles de este pueden aumentar por cuatro si se consume esta vitamina en comidas junto a alimentos que sean ricos en hierro.

Productos que dificultan la absorción de hierro

Entre los alimentos que debemos evitar porque reducen los niveles de hierro, están los productos ricos en calcio, el té, el café, los productos de soja o los cereales integrales. Aunque también puede venir provocada por una falta de vitamina B.

Nutricionalmente hablando, los productos de hierro hemínico son los que permiten una mayor absorción. Las verduras, por ejemplo, a pesar de que contienen un alto contenido en hierro, no son de este tipo y, por lo tanto, no nos servirán para hacer que el cuerpo absorba mejor este metal. La principal diferencia entre el hierro hemínico y el no hemínico es que el primero consigue una absorción de hasta el 50%, mientras que el otro solo logra entre un 10 y 20%.

El hierro hemínico se encuentra principalmente en los productos de origen animal, como la carne roja y el pescado. Por el contrario, no se recomienda tanto la ingesta de alimentos como los cereales o los vegetales porque son hierro no hemínico y el cuerpo tiende a eliminarlos.

La salud del deporte Salud
El redactor recomienda