La ciencia vuelve a respaldar este alimento por su capacidad de prevenir el cáncer
  1. Bienestar
Estudio de revisión

La ciencia vuelve a respaldar este alimento por su capacidad de prevenir el cáncer

No es la primera vez que se desvela el poder de las setas y los champiñones para ayudar a esquivar la enfermedad tumoral. Ahora, tras estudiar a cerca de 20.000 pacientes se confirma la evidencia

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Puede que los miraras de reojo sin darte cuenta de su verdadero valor. Tal vez, la próxima vez que te 'juntes' en la cocina con ellos valores lo que está reiterando la ciencia. Nos referimos a que las setas, los champiñones, son un auténtico escudo contra el cáncer. Y Alimente ya lo adelantó.

"Los que tomaban 18 gramos de hongos al día tenían un 45% menos de riesgo de cáncer en comparación con aquellos que no los comían".

Ahora un estudio de la Universidad Penn State (EE.UU), publicado en Advances in Nutrition, determina que un mayor consumo de estos alimentos se asocia con un menor riesgo de cáncer.

Las enfermedades tumorales son una amenaza para la salud pública. A nivel mundial, el cáncer se considera la segunda causa principal de muerte después de las enfermedades cardiovasculares con un 'precio' estimado a pagar de 9,6 millones de muertes según, destacó GLOBOCAN en Cancer Journal for Clinicians.

Los componentes

Las setas tienen una milenaria historia en culturas asiáticas. Tanto en China como en Japón se recetaron durante siglos para innumerables dolencias. Y no solo eran apreciadas en Asia. Los antiguos egipcios creían que comer setas alargaba su existencia.

Ahora, la revisión sistemática y el metanálisis del que nos hacemos eco examinaron 17 estudios sobre el cáncer publicados entre 1966 y 2020. Al analizar los datos de más de 19.500 pacientes con cáncer, los investigadores exploraron la relación entre el consumo de hongos, setas o champiñones y el riesgo de cáncer.

Los hongos son ricos en vitaminas, nutrientes y antioxidantes. Los hallazgos del equipo muestran que estos, superalimentos también pueden ayudar a proteger contra las enfermedades oncológicas.

Aunque los hongos shiitake, o maitake y ostra tienen cantidades más altas del aminoácido ergotioneína que los hongos botón blanco, cremini y portabello, los investigadores encontraron que las personas que incorporaron cualquier variedad en sus dietas diarias tenían un riesgo menor de cáncer. Según los hallazgos, las personas que comían 18 gramos de hongos, o alrededor de 1/8 a 1/4 de taza, al día tenían un 45% menos de riesgo de cáncer en comparación con aquellos que no comían hongos.

"Los hongos son la fuente dietética más alta de ergotioneína, que es un antioxidante y protector celular único y potente", dice el investigador Djibril, autor principal del ensayo. "Reponer antioxidantes en el cuerpo puede ayudar a protegerse contra el estrés oxidativo y reducir el riesgo de cáncer".

Tipos de cáncer

Cuando se examinaron cánceres específicos, los investigadores observaron las asociaciones más fuertes para el cáncer de mama, ya que las personas que comían hongos con regularidad tenían un riesgo significativamente menor de la enfermedad. Esto podría deberse a que la mayoría de los estudios no incluyeron otras formas de cáncer. En el futuro, esta investigación podría ser útil para explorar más a fondo los efectos protectores que tienen los hongos y ayudar a establecer dietas más saludables que prevengan neoplasias.

"En general, estos hallazgos proporcionan evidencia importante de los efectos protectores de los hongos contra la enfermedad", asevera el coautor John Richie, "Se necesitan estudios futuros para identificar mejor los mecanismos involucrados y los cánceres específicos que pueden verse afectados", agrega.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

En declaraciones a Alimente, Isabel Echavarría, secretaria científica de SEOM y oncóloga médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, reconoce: "Los antioxidantes son capaces de neutralizar los radicales libres que inducen un daño celular que puede perpetuarse y favorecer el desarrollo de un cáncer. No es una causa única, sino que hay que entenderla en el marco de otros factores de riesgo. Según el artículo, los champiñones son ricos en determinadas vitaminas/ergoteína que son consideradas antioxidantes y supongo que de ahí viene la generalización".

Y agrega: "Tiene las mismas cualidades protectoras que otros alimentos: no conozco estudios comparativos, pero estos estudios también se han realizado con otros alimentos como frutas o verduras con mayor componente de antioxidantes".

De las setas y champiñón en "relación con cáncer de próstata ya se ha hablado en estudios previos. En estos estudios epidemiológicos existe un gran número de variables que influyen y es preciso ajustarlo adecuadamente. En concreto en el cáncer de próstata, dos grandes ensayos sobre su prevención REDUCE (dutasteride), SELECT (selenio y vitamina E) y VIP, y ninguno ha llevado a que se recomiende ninguna medida de quimio prevención por parte de las agencias regulatorias", documenta.

Existen trabajos españoles en este campo: "El estudio EPIC es el más importante a nivel europeo, pero creo que no analiza este producto concreto. Hay que tener en cuenta que probablemente este trabajo tenga factores de confusión al ser un metaanálisis de estudios observacionales/casos y controles, como por ejemplo que la población que consume más champiñones consumirá de forma general más verduras, probablemente lleve un estilo de vida más saludable que aquellos con baja ingesta del mencionado alimento. Por tanto, hay que tomar estos datos con prudencia, porque probablemente este efecto protector frente al cáncer se deba tanto a los champiñones como al conjunto de la dieta en general", matiza la doctora Echevarría.

Alimentos Cáncer
El redactor recomienda