Vuelta a las enfermedades de transmisión sexual: ¿estamos concienciados?
  1. Bienestar
Salud íntima

Vuelta a las enfermedades de transmisión sexual: ¿estamos concienciados?

Los casos notificados de clamidia, gonorrea y sífilis han aumentado por sexto año consecutivo, alcanzando un nuevo récord histórico

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@tjump.
Foto: Unsplash/@tjump.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o enfermedades venéreas son síndromes clínicos causados por gérmenes adquiridos y transmitidos a través de la actividad sexual.

Se calculan unos 19 millones de nuevos casos de ETS cada año y 65 millones de personas están infectadas con ETS virales incurables. Existen más de 30 patógenos relevantes: las bacterias clásicas, el gonococo, la sífilis, chancroide, el HPV o el granuloma inguinal.

Por desgracia, las ETS son más comunes de lo que nos imaginamos, pero parece ser que la sociedad no ha llegado a adquirir ese grado de conciencia para su prevención.

Además de la morbilidad y la mortalidad infantil, las ETS también pueden tener consecuencias para la salud a largo plazo, como la infertilidad

Según un nuevo análisis de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ de EEUU (CDC), los casos notificados de clamidia, gonorrea y sífilis han aumentado por sexto año consecutivo, alcanzando un nuevo récord histórico. Estas infecciones siguen siendo comunes y desafían la salud y el bienestar de millones de personas, en este caso, en los Estados Unidos.

En 2019, los departamentos de salud estadounidenses reportaban los siguientes datos: 1,8 millones de casos de clamidia, casi un 20% más desde 2015; 616.392 casos de gonorrea, más del 50% desde 2015; y 129.813 casos de sífilis (todas las etapas), más del 70% desde 2015.

Aparte de la morbilidad y la mortalidad infantil, las ETS también pueden tener consecuencias para la salud a largo plazo, como la infertilidad, y pueden facilitar la transmisión del VIH.

El acceso a la salud pública, clave

En este análisis se destaca que las diferencias sociales a menudo tienen una relación directa con la salud. Y apuntan que “históricamente, las disparidades en la salud han persistido porque el acceso y el uso rutinario de atención médica de calidad, incluida la prevención y el tratamiento de las ETS, no se han distribuido de manera equitativa”. Por lo que, actualmente, muchos estadounidenses, en particular las poblaciones de minorías raciales y étnicas, y los adolescentes y adultos jóvenes, tienen acceso limitado a estos servicios.

En 2019 se notificó a los CDC estadounidenses un total de 1.808.703 casos de infección por Chlamydia trachomatis

En 2019, las minorías raciales y étnicas tenían tasas de ETS más altas que las de los blancos, y los jóvenes de entre 15 y 24 años representaron proporciones significativas de casos notificados en todos los grupos. Los hombres homosexuales, bisexuales y otros que tienen sexo con hombres continúan experimentando tasas más altas de sífilis y gonorrea que los hombres heterosexuales.

En cuanto a la pandemia, obviamente su impacto no queda reflejado en estos datos, ya que son de 2019, pero cabe destacar que se están realizando menos pruebas de ETS en los centros médicos.

Clamidia, la más común

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La infección por Chlamydia trachomatis es la ETS bacteriana más frecuente del mundo, siendo la causa más común de epididimitis (el epidídimo está situado por encima de los testículos). La tricomoniasis, causada por el protozoo flagelado Trichomonas vaginalis, produce 174 millones de nuevos casos cada año. Hay una mayor incidencia en países en desarrollo y en mujeres con múltiples parejas sexuales.

En 2019 se notificó a los CDC estadounidenses un total de 1.808.703 casos de infección por Chlamydia trachomatis, por lo que fue la afección notificable más común en los Estados Unidos ese año.

Los datos se sitúan en una tasa de 552,8 casos por 100.000 habitantes (un aumento del 2,8% con respecto a 2018). Durante el periodo 2018-2019, las tasas de clamidia notificadas aumentaron tanto en hombres como en mujeres, y entre todos los grupos étnicos raciales/hispanos.

"Solo en el periodo de 2018 a 2019, la tasa general de gonorrea reportada aumentó 5,7%"

Aunque las tasas de casos notificados entre los hombres son generalmente más bajas que entre las mujeres, lo que refleja el mayor número de estas sometidas a pruebas de detección de esta infección, las de ellos aumentaron un 32,1% durante 2015-2019. Los incrementos en las tasas entre los hombres pueden reflejar un mayor número, incluidos los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH), que se someten a pruebas y se les diagnostica una infección por clamidia debido a una mayor disponibilidad de pruebas de orina y exámenes extragenitales, aumento de transmisión entre hombres o ambos.

Las tasas de clamidia reportadas son más altas entre adolescentes y adultos jóvenes. En 2019, casi dos tercios (61%) de todos los casos de clamidia notificados se produjeron entre personas de 15 a 24 años. Entre las mujeres de esta franja de edad, la población destinataria de la detección de clamidia, la tasa general de casos notificados fue de 3.728,1 por cada 100.000 mujeres, un aumento del 10% desde 2015.

La gonorrea aumenta un 92% desde 2009

Solo en 2019, se reportó a los CDC un total de 616.392 casos de gonorrea, lo que la convierte en la segunda condición más común en los Estados Unidos para ese año. Las tasas de gonorrea reportadas han aumentado 92% desde el mínimo histórico en 2009. Solo en el periodo de 2018 a 2019, subió un 5,7%. Las tasas se incrementaron entre hombres y mujeres, y entre todos los grupos étnicos raciales/hispanos.

Desde 2013, la tasa de gonorrea reportada ha sido más alta entre los hombres que entre las mujeres. Entre ellos, la tasa notificada creció un 5,9% durante 2018-2019 y un 60,6% durante 2015-2019. Las tasas entre ellas se elevaron un 5,1% durante 2018-2019 y un 43,6% durante 2015-2019. La mayor tasa de casos entre los hombres y la magnitud de los aumentos recientes sugiere un aumento de la transmisión, un aumento de la determinación de los casos o ambos.

"La sífilis entre los recién nacidos puede provocar problemas físicos y neurológicos"

Además, el aumento simultáneo de casos notificados entre mujeres sugiere aumentos paralelos en la transmisión heterosexual, mayor detección entre ellas o ambos. La Red de Vigilancia de ETS indica que las tasas estimadas de gonorrea reportadas entre hombres que tienen sexo con hombres (HSH) son 42 veces superiores a la tasa estimada entre hombres que tienen sexo con mujeres solamente (MSW); sin embargo, los aumentos en las tasas de gonorrea informada entre los HSH parecen haber disminuido en los últimos años.

La sífilis registra un aumento preocupante

Por su parte, la sífilis tuvo en España una tendencia descendente desde 1995 hasta el año 2000. Sin embargo, y desde entonces, se ha venido registrando un incremento notable de esta enfermedad. En este análisis estadounidense se destaca que la sífilis congénita ha experimentado un preocupante ascenso del 279% desde 2015. Solo en 2019, se informaron casi 2.000 casos de sífilis congénita, incluidas 128 muertes. La sífilis entre los recién nacidos puede provocar problemas físicos y neurológicos de por vida; lo que significa que la deformidad ósea, la anemia severa y los problemas cerebrales y nerviosos, incluida la ceguera, son muy severos para los bebés afectados.

En este análisis estadounidense se destaca que la sífilis congénita ha experimentado un preocupante asceno del 279% desde 2015

En 2019, se notificaron 129.813 casos de todas las etapas de la sífilis, incluidos 38.992 casos de sífilis primaria y secundaria, las etapas más infecciosas de la enfermedad. Desde que alcanzó un mínimo histórico en 2000 y 2001, la tasa ha aumentado casi todos los años, un 11,2% durante 2018-2019. Las tasas se incrementaron entre hombres y mujeres, y entre todos los grupos étnicos raciales/hispanos.

Desde 2000, las tasas de sífilis se han elevado entre los hombres, probablemente atribuible al aumento de los casos entre los HSH; sin embargo, los aumentos entre los HSH pueden estar disminuyendo. Aunque las tasas de sífilis son más bajas entre las mujeres, las tasas se han incrementado sustancialmente en los últimos años, un 30% durante 2018-2019 y un 178,6% durante 2015-2019, lo que sugiere que la epidemia de sífilis heterosexual continúa creciendo rápidamente.

Salud
El redactor recomienda