Así es como tu genética 'manda' cómo te gusta tomar el café
  1. Bienestar
Nuevos hallazgos

Así es como tu genética 'manda' cómo te gusta tomar el café

Un estudio demuestra que las personas de forma subconsciente autorregulan los niveles seguros de cafeína en función de su presión arterial, y esto probablemente sea el resultado de un mecanismo genético protector

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@oliverguhr.
Foto: Unsplash/@oliverguhr.

Para gustos, los colores…. Y los sabores. Nacemos ‘marcados’ por los genes (eso es lo que determina la ciencia de forma cada vez más frecuente) y ahora sabemos, gracias a un nuevo estudio, que hasta cómo se escoge la bebida preferida en todo el mundo (el café) lo marca el ADN.

Así, que te guste que sea bien cargado, con espuma, fuerte o un capuchino, podría decirte más sobre tu salud cardiovascular de lo que crees. Te explicamos por qué.

Foto: Foto: Unsplash/@itfeelslikefilm.

En un trabajo con 390.435 personas, publicado en 'American Journal Of Clinical Nutrition', investigadores de la Universidad de Australia del Sur encontraron evidencia genética causal de que la salud cardiovascular, como se refleja en la presión arterial y la frecuencia cardiaca, influye en el consumo de café. Realizado en asociación con el Instituto de Investigación Médica y Salud SAHMRI (también en Australia), el equipo descubrió que las personas con presión arterial alta, angina y arritmia eran más propensas a beber menos café, descafeinado o evitarlo por completo en comparación con aquellos sin tales síntomas, y que esto se basaba en la genética.

Lo que dictan los genes

La investigadora principal y directora del Centro Australiano de Salud de Precisión de UniSA, la profesora Elina Hyppönen, dice que es un hallazgo positivo que muestra que nuestra genética regula activamente la cantidad de café que bebemos y nos protege de consumir demasiado.

"La gente bebe café por todo tipo de razones: como un estímulo cuando se sienten cansadas, porque sabe bien o simplemente porque es parte de su rutina diaria", asegura la profesora Hyppönen.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Pero lo que no reconocemos es que las personas de forma subconsciente autorregulan los niveles seguros de cafeína en función de cómo de alta es su presión arterial, y esto probablemente sea el resultado de un mecanismo genético protector", continúa.

Lo que esto significa "es que alguien que bebe mucho café probablemente sea más tolerante genéticamente a la cafeína, en comparación con alguien que bebe muy poco", añaden los investigadores.

"Por el contrario, una persona que no bebe café, o alguien que bebe café descafeinado, es más propensa a los efectos adversos de la cafeína y más susceptible a la presión arterial alta", insisten.

Presión arterial

En Australia, uno de cada cuatro hombres y una de cada cinco mujeres sufren de presión arterial alta, y esto es un factor de riesgo para muchas afecciones crónicas de salud, como apoplejía, insuficiencia cardiaca y enfermedad renal crónica.

Utilizando datos del Biobanco del Reino Unido, los investigadores examinaron el consumo habitual de café del número de personas enumeradas anteriormente, comparándolo con los niveles iniciales de presión arterial sistólica y diastólica y la frecuencia cardiaca inicial. Las relaciones causales se determinaron mediante aleatorización mendeliana. La profesora Hyppönen afirma que la cantidad de café que bebemos probablemente sea un indicador de nuestra salud cardiovascular.

"Ya sea que bebamos mucho café, un poco o evitemos la cafeína por completo, este estudio muestra que la genética está guiando nuestras decisiones para proteger nuestra salud cardiovascular", asevera.

Si el organismo te dice que no bebas esa taza de café extra, probablemente haya una razón. Escúchale, es un síntoma de salud más importante de lo que crees.

Café Enfermedades
El redactor recomienda