Las bacterias de tu intestino que te ayudan a controlar la hipertensión
  1. Bienestar
beneficios del ayuno

Las bacterias de tu intestino que te ayudan a controlar la hipertensión

A tenor de un estudio llevado a cabo por el Dr. David J. Durgan y sus colegas en la Facultad de Medicina de Baylor College, se podría controlar la microbiota disbiótica

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los investigadores se propusieron responder a estas dos preguntas: en primer lugar, ¿podemos manipular la microbiota disbiótica para prevenir o aliviar la hipertensión?; en segundo lugar, ¿cómo influyen los microbios intestinales en la presión arterial del animal?

"Las alteraciones de la microbiota inducidas por el ayuno fueron suficientes para mediar el efecto reductor de la presión arterial del ayuno intermitente", explican los autores


La conclusión de la investigación es que el ayuno reduce la presión arterial al modificar la microbiota intestinal. Para responder a la primera pregunta, el doctor David J. Durgan y su equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de Baylor College, en Houston (EEUU), se basaron en estudios anteriores que demostraban que el ayuno era uno de los principales impulsores de la composición de la microbiota intestinal como un promotor de efectos cardiovasculares beneficiosos. Sin embargo, estos estudios no habían aportado pruebas que la relacionaran con la presión arterial.

¿Cómo lo han descubierto?

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Trabajando con el modelo de hipertensión espontánea (SHRSP, por sus siglas en inglés) y con ratas normales, establecieron dos grupos: unos con ratas SHRSP y normales a las que se les daba de comer en días alternos y otro grupo de control con roedores SHRSP y normales con disponibilidad de alimentos sin restricciones.

Nueve semanas después de iniciado el experimento, los investigadores observaron que, como era de esperar, las ratas del control SHRSP tenían una presión arterial más alta en comparación con las ratas normales de control. Curiosamente, en el grupo que ayunaba en días alternos, las ratas del SHRSP tenían una presión arterial significativamente menor en comparación con las ratas que no habían ayunado.

"A continuación, investigamos si la microbiota estaba implicada en la reducción de la presión arterial que observamos en las ratas SHRSP que habían ayunado", explica Durgan. Los investigadores trasplantaron la microbiota de las ratas que habían ayunado o se habían alimentado sin restricciones a ratas sin gérmenes, que no tienen una propia.

"Un simple ayuno intermitente mejora la tensión arterial en un modelo de ratas hipertensas mediante el control de ácidos biliares circulantes y sustancias derivadas de la microbiota", afirma el Dr. Usán


Durgan y sus colegas observaron que las libres de gérmenes que recibieron la microbiota de sus congéneres alimentadas normalmente tenían una presión arterial más alta que las libres de gérmenes que la recibieron de roedores normales de control, al igual que sus correspondientes donantes de microbiota.

"Fue especialmente interesante ver que las libres de gérmenes que recibieron el implante en ayunas tenían la presión arterial significativamente más baja que las que fueron implantadas con la microbiota ratas de control SHRSP", ha declarado el investigador.

La opinión

"Estos resultados demostraron que las alteraciones de la microbiota inducidas por el ayuno fueron suficientes para mediar el efecto reductor de la presión arterial del ayuno intermitente", ha aseverado.

El Dr. Luis Usán, director médico de Igen Biolab Group, la biotecnológica suiza con sede en Madrid que está centrada en el estudio del impacto de la microbiota en la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades metabólicas, autoinmunes o degenerativas, explica a Alimente: “Este estudio muestra cómo la flora intestinal influye en el control de la tensión arterial. Un simple ayuno intermitente la mejora en un modelo de ratas hipertensas mediante el control de ácidos biliares circulantes y sustancias derivadas de la microbiota. Se trata de una nueva evidencia de cómo la microbiota influye en el mantenimiento del estado fisiológico de nuestro organismo en aspectos tan importantes y diversos como respuesta inmune, control metabólico y cardiovascular”.

Con todo, el estudio demuestra por primera vez que el ayuno intermitente puede ser beneficioso para reducir la hipertensión al modificar la composición de la microbiota intestinal en un modelo animal. El trabajo también aporta pruebas de que la disbiosis intestinal contribuye a la hipertensión al alterar la señalización de los ácidos biliares.

Enfermedades
El redactor recomienda