Cómo saber si tu jefe es un psicópata integrado
  1. Bienestar
El poder corrompe

Cómo saber si tu jefe es un psicópata integrado

Son una nueva raza de directivos abducidos por el éxito y la influencia y capaces de destrozar la existencia a los que les rodean. El psicólogo Iñaki Piñuel publica un libro para ayudar a detectarlos

placeholder Foto: Leonardo DiCaprio, en una de las escenas de 'El lobo de Wall Street'.
Leonardo DiCaprio, en una de las escenas de 'El lobo de Wall Street'.

Hay muchos, muchos más ‘lobos de Wall Street’ de los que creemos en nuestro entorno. Conforman una nueva legión, una raza inextinguible gestada por la capacidad transformadora del poder y que desde la llegada de la pandemia se ha abierto aún más camino. Al igual que Jordan Belfort (interpretado por Leonardo DiCaprio en la película que dirige Martin Scorsese), son hombres que nos les importa el daño que causan o las normas que incumplan, solo se mueven cegados por la codicia. Se les conoce como psicópatas infiltrados.

"Son astutos, carismáticos, atractivos y dotados de habilidades sociales. Suelen producir una inmejorable primera impresión al conocerlos"

Pero que nadie se lleva a engaño. No son como Ted Bundy (ejecutado en EE. UU. en 1989, que confesó al menos más de 30 muertes) o el Arropiero, Manuel Delgado Villegas, que asesinó a 48 personas indiscriminadamente entre 1964 y 1978, en España, Italia y Francia, y está considerado como el peor asesino de la historia criminal de nuestro país.

Del psicópata del que aquí hablamos no es sanguinario. Los primeros, como Bundy o Delgado Villegas, son criminales. Los segundos son integrados. Para un estudio de 'Papeles del Psicólogo', elaborado por investigadores de la Universidad de Extremadura, son 'subclínicos', con éxito. Y en ellos se centra el nuevo libro, 'Mi jefe es un psicópata. Cómo el poder transforma a las personas en psicópatas, detéctalo a tiempo', de Iñaki Piñuel (editorial La Esfera).

placeholder
Portada del libro.

Doctor en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y executive MBA por el Instituto de Empresa de Madrid, psicoterapeuta, escritor e investigador, está considerado uno de los principales expertos europeos en la investigación y divulgación del acoso psicológico. Ha sido formador y asesor experto de varios organismos nacionales en materia de violencia psicológica en el trabajo y en la educación, como el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Ha comparecido como experto en el Senado y el Parlamento. Dirige los Barómetros Cisneros sobre acoso y violencia psicológica en el trabajo y acoso y violencia escolar en la educación desde su labor docente como profesor en la Universidad de Alcalá (Madrid).

En declaraciones a Alimente afirma: "Este libro es el fruto de muchos años de investigación en psicopatología integrada y mi trato con las víctimas. Después de analizar los datos he realizado varios libros, como 'Amor Zero' (2016), 'Las 5 trampas del amor' (2017) y 'Familia Zero' (2020) —todos publicados con éxito por esta editorial—, 'Mobbing: cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo' (2001) —primer libro en español y referencia sobre acoso laboral— y 'Liderazgo Zero: el liderazgo más allá del poder, la rivalidad y la violencia' (2009), por el que he recibido el Premio Everis al mejor ensayo empresarial".

¿Por qué no es fácil reconocerlos?

El doctor Piñuel lo aclara perfectamente en su libro: "Son astutos, carismáticos, atractivos y dotados de habilidades sociales. Suelen producir una inmejorable primera impresión cuando los conoces. Se muestran espontáneos y desinhibidos respecto a las normas. Al principio resulta gracioso y hasta divertido pulular a su alrededor. Sin embargo, poco a poco su lado oscuro comienza a emerger. Se muestran como lo que son en realidad: egoístas, narcisistas, iracundos, manipuladores e implacables. Detrás de este estilo de conducta no hay nada. Están totalmente vacíos. Detrás del supuesto carisma o capacidad de liderazgo se atrinchera una pasmosa realidad: la de un ser sin conciencia moral alguna".

Escándalos políticos y económicos

Y añade: "La mayor parte de los escándalos políticos y financieros de los últimos tiempos han sido protagonizados por individuos con rasgos psicopáticos, que durante años pasaron desapercibidos o incluso llegaron a ser tomados como modelos sociales de emulación, ejemplares para toda una generación. Estos seres encantadores, dotados de una inmejorable imagen pública, aparentemente adorables y amantes padres y madres de familia, ocultan tras una máscara de normalidad los peores deseos, ambiciones y maquinaciones con una ausencia total de remordimientos o de sentimientos de culpa por el mal que fabrican socialmente. Son seres humanos con una sofisticadísima técnica para practicar el mal merced a su incapacidad de ponerse en el lugar de sus víctimas y de sentir pena, lástima o compasión por ellas. Son depredadores sociales integrados que aguardan, bajo la apariencia de afables y pacíficos seres humanos, la mejor oportunidad para 'devorar' a sus víctimas sin piedad".

placeholder Momento de la presentación del libro.
Momento de la presentación del libro.

Estos auténticos depredadores "son capaces de destruir a entre 60 y 70 personas a lo largo de sus vidas: amigos, familia, subordinados. Dotados de un narcisismo extremo y de una formidable capacidad de manipular a los demás de mil maneras para conseguir sus fines, son capaces de usar a la gente sin hacerse el más mínimo problema de conciencia, destruyendo a todos a su paso", insiste el autor.

Devastados sin saber por qué

Se camuflan "porque no tienen que gritar ni tocarte un pelo para destruirte y sus víctimas quedan devastadas sin que encuentren una razón. Convierten a los demás en objeto de uso y abuso", retrata.

"Cualquiera puede pasarse al lado oscuro y convertirse en un psicópata"

Siempre hay que tener en el punto de mira que "su sangre fría y ausencia de miedo le permiten triunfar en el seno de organizaciones políticas, sociales o empresariales que parecen especialmente diseñadas para él", señala Piñuel, que recalca que "cualquiera puede pasarse al lado oscuro y convertirse en un psicópata". Aquello de 'esto no me pasaría a mí' queda totalmente aniquilado por rigurosas investigaciones recogidas en el libro que demuestran que "la ostentación, el uso y el manejo del poder por personas absolutamente normales y sin patologías mentales previas puede convertirlas en depredadoras intraespecies, ocasionando en ellas cambios permanentes en la personalidad que devienen en irreversibles".

Detectarlos a tiempo

El experto recuerda que la mejor manera de protegerse de esta nueva 'raza depredadora' es la identificación temprana. Y la mejor política, conocerles y mantenerse siempre alerta en constante vigilancia: "Son como cocodrilos, aunque creas que están dormidos te pueden morder". Y documenta: "A veces es difícil hacerles frente porque cuando la víctima acaba en consulta, el jefe psicópata le da la 'vuelta a la tortilla' argumentando que al agredido es él".

De hecho, como se recuerda en este libro de 319 páginas, "cuando se les sorprende in fraganti en sus fraudes y desmanes, suelen alegar ser las verdaderas víctimas de sus víctimas, intentando invertir el proceso de victimización, manipulándolo. Si se disculpan o dicen que lo sienten, simplemente están clonando una emoción que no sienten solamente con vistas a obtener ventajas o a seguir aprovechándose de sus víctimas a base de hacerse disculpar o perdonar por estas. Tan sistemático e irreversible llega a ser su comportamiento que los mayores expertos en psicópatas advierten desde hace décadas que no se practique psicoterapia alguna con ellos, puesto que no solo no se rehabilitan, sino que aprenden nuevas formas de manipulación, pervirtiendo la naturaleza del proceso terapéutico para mejorar sus estrategias de defección y manipulación".

Puedes hacer algo para protegerte: leerlo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Salud mental
El redactor recomienda