Si eres varón, apunta cuál debe ser tu momento de revisar la próstata
  1. Bienestar
Salud urológica

Si eres varón, apunta cuál debe ser tu momento de revisar la próstata

Los antecedentes familiares suponen un factor de riesgo para desarrollar la patología y se debe acudir al especialista antes. Una nueva investigación apunta en esa dirección

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Actualmente se desconocen las causas concretas que dan origen al cáncer de próstata (CaP), aunque existen factores de riesgo como los antecedentes familiares, el tipo de alimentación, el estilo de vida, la edad o los factores ambientales, entre otros.

Ahora, un estudio nacional de Suecia llevado a cabo por Mahdi Fallah y Elham Kharazmi, del Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ) en Heidelberg, y sus colegas han presentado nuevos hallazgos en la revista 'PLOS Medicine' que podrían ayudar a la detección temprana de esta patología.

La importancia de la detección precoz

Actualmente, según explica el equipo, “las pautas clínicas para la edad en que se inician las pruebas de detección del CaP tienen como objetivo garantizar que los beneficios de identificar la enfermedad de manera temprana superen los riesgos de diagnosticar y tratar un cáncer que no perjudique al paciente”. Pero, aunque se sabe que “los hombres con antecedentes familiares de CaP tienen un mayor riesgo y deben comenzar a realizar pruebas de detección temprano”, de momento se desconoce cuál es el momento exacto en el que deberían acudir a un especialista.

Los hombres con antecedentes familiares de CaP alcanzaron el umbral de riesgo de detección hasta 12 años antes, según este estudio


Con la intención de responder a esta cuestión, los investigadores llevaron a cabo un análisis de todos los residentes varones de Suecia nacidos después de 1931, así como de sus padres. “Entre 1958 y 2015, 88.999 de un total de 6.343.727 hombres fueron diagnosticados con CaP en estadio avanzado (III o IV) o murieron a causa de la enfermedad”, exponen.

Para poder llegar a una conclusión, los investigadores intentaron calcular la edad a la que los hombres que tenían un padre, hermano o hijo diagnosticado con CaP alcanzaron el "umbral de riesgo de detección"; es decir, el mismo nivel de riesgo de CaP que a la edad de 50 años en toda la población, que es la edad a la que se aconseja a los hombres comenzar sus revisiones.

Si tienes antecedentes, debes revisarte antes

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


Una de las claves a la que han llegado los investigadores es que “los hombres con antecedentes familiares de CaP alcanzaron el umbral de riesgo de detección hasta 12 años antes”. Sin embargo, según apuntan en el estudio, esto no se dio de la misma forma en todos los hombres y algunos alcanzaron este umbral a diferentes edades. Estas variables dependían de cuántos de sus familiares de primer grado tenían CaP y de la edad a la que estos fueron diagnosticados.

"El análisis genómico específico de los genes asociados a un mayor riesgo de CaP podría ofrecer opciones para identificar familias de alto riesgo", apunta el doctor Peinado


“En este artículo, al comparar sus cálculos con las guías clínicas, los investigadores determinaron que los hombres con antecedentes familiares de CaP alcanzan un riesgo lo suficientemente alto como para empezar a someterse al cribado entre 2 y 11 años antes de lo que se recomienda actualmente”, explica el doctor François Peinado, cirujano urólogo especialista en próstata, Peyronie y medicina sexual.

Predisposición genética

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En esta línea, el Dr. Peinado señala que los antecedentes familiares y étnicos se relacionan con una mayor incidencia de CaP, lo que sugiere una predisposición genética. “Solo una pequeña subpoblación de hombres con CaP tiene una verdadera enfermedad hereditaria. Según las guías clínicas europeas, el CaP hereditario (CaPH) se asocia con un inicio de la enfermedad de seis a siete años antes, pero la agresividad de la enfermedad y la evolución clínica no parecen diferir en este caso. Este aumento del riesgo de padecer un CaPH es mayor que el del CaP familiar (> 2 familiares de primer o segundo grado con CaP)”, indica el experto.

Según el doctor Peinado, algunos estudios de asociación de todo el genoma han identificado más de 100 loci comunes de susceptibilidad que contribuyen al riesgo de padecer CaP. Cuando se refiere a los loci, habla del lugar específico del cromosoma donde está localizado un gen.

“Los estudios de cohortes clínicas han informado de tasas del 15% al 17% de mutaciones en la línea germinal independientemente del estadio. El análisis genómico específico de los genes asociados a un mayor riesgo de CaP podría ofrecer opciones para identificar familias de alto riesgo”, apunta el doctor.

Estos hallazgos podrían conducir a una mayor personalización de las pautas de detección


“Los resultados de un estudio prospectivo de hombres portadores de BRCA1 y BRCA2 (genes que inhiben los tumores malignos y que cuando mutan no inhiben los tumores como deberían) y su riesgo de CaP confirman la asociación de BRCA2 con el CaP agresivo”, sostiene el doctor. “Después de 3 años de cribado, los portadores de mutaciones BRCA2 se asociaban a una mayor incidencia de CaP, una edad de diagnóstico y más tumores clínicamente significativos en comparación con los no portadores”, añade.

Sin embargo, el experto asegura que “la influencia de las mutaciones BRCA1 en el CaP todavía no está clara”, porque “no se detectaron diferencias en la edad ni en las características del tumor entre los portadores de BRCA1 y los no portadores”.

Utilidades del estudio

Estos hallazgos podrían conducir a una mayor personalización de las pautas de detección. La investigación adicional podría ayudar a validar estos resultados en poblaciones de diferentes etnias, al mismo tiempo que toma en cuenta la genética y el estilo de vida.

El doctor Peinado concluye: “El mensaje final es que los hombres con antecedentes familiares deben acudir antes al urólogo para someterse a pruebas de detección como son la ecografía, la resonancia multiparamétrica, el tacto rectal y el análisis de sangre con antígeno prostático”.

Cáncer Salud Enfermedades
El redactor recomienda