Esto que haces a menudo te roba el sueño y no lo sabes
  1. Bienestar
Nuevas evidencias

Esto que haces a menudo te roba el sueño y no lo sabes

Aunque hayas vivido creyendo que nada mejor que conciliar el sueño tarareando tu canción favorita, te equivocas. A lo mejor el estribillo sigue sonando en tu cerebro. Lo dice un nuevo estudio que analiza Eduard Estivill con Alimente

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@thesequoialife.
Foto: Unsplash/@thesequoialife.

Te suena. Seguro que te suena. La mayoría de las personas escuchan música durante el día y, a menudo, cerca de la hora antes de acostarse para relajarse. ¿Pero eso realmente puede hacer que su sueño se resienta? Cuando el investigador del sueño Michael Scullin, Ph.D., profesor asociado de psicología y neurociencia en la Universidad de Baylor, se dio cuenta de que se estaba despertando en medio de la noche con una canción en la cabeza, vio la oportunidad de estudiar cómo la música y canciones particularmente atascadas pueden afectar los patrones de sueño.

El estudio reciente del Dr. Scullin, publicado en 'Psychological Science', investigó la relación entre escuchar música y dormir, centrándose en un mecanismo raramente explorado: imágenes musicales involuntarias, o 'earworms', cuando una canción o melodía se repite una y otra vez en la mente de una persona. Estos ocurren comúnmente mientras estás despierto, pero Scullin descubrió que también pueden ocurrir mientras intentas dormir.

Como declara a Alimente el Dr. Eduard Estvill, director de la Clínica del Sueño Estivill y de la Unidad del Sueño del Hospital de Catalunya, además de miembro de la Sociedad Europea de Investigación del Sueño y de la Asociación Americana de Trastornos del Sueño: "De entrada, la música produce una relación clarísima de paz. Confieso personalmente que yo también escucho música. Hay canciones que no te puedes quitar de la cabeza y yo soy el primero. Por eso me he leído al artículo a fondo y la metodología. Es un buen trabajo, pero se deben hacer más estudios".

Los datos

"Nuestros cerebros continúan procesando la música incluso cuando no se reproduce, incluso aparentemente mientras estamos dormidos", dice Scullin. "Todo el mundo sabe que escuchar música sienta bien. Los adolescentes y los adultos jóvenes escuchan música de forma rutinaria cerca de la hora de acostarse. Pero a veces puede tener demasiadas cosas buenas. Cuanto más escuches música, más probabilidades tendrá de engancharte. Cuando eso sucede, es probable que tu sueño se empiece a volatilizar".

Las personas que"se autodefinen con la vieja teoría de tener lombrices intestinales regularmente por la noche, una o más veces por semana, tienen seis veces más probabilidades de tener una mala calidad del sueño en comparación con las personas que rara vez experimentan ese gusanillo". Sorprendentemente, el estudio descubrió que es más probable que cierta música instrumental produzca gusanos auditivos (metáfora empleada por los investigadores) y altere la calidad del sueño que la música lírica.

La metodología

El estudio involucró una encuesta y un experimento de laboratorio. La encuesta se realizó con 209 participantes que completaron una serie de encuestas sobre la calidad del sueño, los hábitos de escuchar música y la frecuencia con la que revocaban la música incluida su frecuencia mientras intentaban conciliar el sueño o se despertaban en medio de la noche

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Antes de dormir, tocamos tres canciones populares y pegadizas: 'Shake It Off' de Taylor Swift, 'Call Me Maybe' de Carly Rae Jepsen y 'Don't Stop Believin' de Journey", dijo Scullin. "Asignamos aleatoriamente a los participantes para que escucharan las versiones originales de esas canciones o las versiones instrumentales desletrizadas. Los participantes respondieron si experimentaron 'un gusano auditivo' y cuándo lo hicieron. Luego, analizamos si eso afectó a su fisiología del sueño nocturno. Earworm tenía más dificultad para conciliar el sueño, más despertares nocturnos y pasaba más tiempo en las etapas más ligeras del sueño".

Además, las lecturas de EEG (registros de actividad eléctrica en el cerebro) del estudio experimental se analizaron cuantitativamente para examinar los marcadores fisiológicos de la consolidación de la memoria dependiente del sueño. La consolidación de la memoria es el proceso mediante el cual los recuerdos temporales se reaccionan espontáneamente durante el sueño y se transforman en una forma a más largo plazo.

"Pensamos que las personas tendrían lombrices a la hora de acostarse cuando intentaban conciliar el sueño, pero ciertamente no sabíamos que reportarían despertarse regularmente con una lombriz. Pero lo vimos tanto en la encuesta como en el estudio experimental", insiste el investigador.

Los participantes que tenían un gusano del sueño mostraron oscilaciones más lentas durante este, un marcador de reactivación de la memoria. El aumento de las oscilaciones lentas fue dominante en la región correspondiente a la corteza auditiva primaria, que está implicada en el procesamiento del gusano auricular cuando las personas están despiertas.

"Casi todo el mundo pensaba que la música mejoraba su sueño, pero descubrimos que aquellos que escuchaban más música dormían peor", apuntó Scullin. "Lo que fue realmente sorprendente fue que la música instrumental condujo a una peor calidad del sueño; la música instrumental produce aproximadamente el doble de gusanos auditivos".

El estudio encontró que las personas con mayores hábitos de escuchar música experimentaron una disminución en la calidad del sueño. Estos resultados son contrarios a la idea de la música como un hipnótico que podría ayudar a dormir. Las organizaciones de salud generalmente recomiendan escuchar música tranquila antes de acostarse, recomendaciones que surgen en gran medida de estudios autoinformados. En cambio, Scullin ha medido objetivamente que el cerebro dormido continúa procesando música durante varias horas, incluso después de que la música se detiene.

Sabiendo que 'la metáfora de los gusanos de las orejas' afecta negativamente el sueño, Scullin recomienda primero tratar de moderar la escucha de música o tomar descansos ocasionales si molestan. La sincronización de la música también es importante; hay que tratar de evitarla antes de acostarse.

Salud
El redactor recomienda