Los genes de tus bacterias intestinales podrían enfermarte
  1. Bienestar
Estudio de la Universidad de Harvard

Los genes de tus bacterias intestinales podrían enfermarte

Una nueva investigación avanza en el conocimiento de los mecanismos por los que los microorganismos del sistema digestivo promueven afecciones como la enfermedad de las arterias coronarias o la cirrosis hepática

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Estamos asistiendo a numerosos avances en el campo de la investigación de la microbiota. Si bien es cierto que aún queda mucho por descubrir, los científicos no cesan en su empeño por descubrir cuál es el alcance e impacto de las bacterias que habitan en esta parte de nuestro organismo.

Por su enorme capacidad metabólica se ha considerado a la microbiota como un 'órgano' imprescindible para la vida


Aunque estos microorganismos se encuentran en diferentes localizaciones del cuerpo como la piel, las mucosas o el tracto respiratorio, quizás la comunidad más compleja -por su número y diversidad- es la que se relaciona con el sistema digestivo. “Estas comunidades tienen un comportamiento simbiótico y mutualista con las células eucariotas humanas, son imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, mantienen un importante diálogo con el sistema inmune y tienen funciones homeostáticas que condicionan nuestra salud”, indican desde la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

La microbiota, imprescindible para la vida

Desde que nacemos, se crea una relación simbiótica entre la microbiota y nuestras células que va evolucionando con el paso del tiempo (es decir, con el envejecimiento) y adaptándose al cambio. “Por su enorme capacidad metabólica, se ha considerado a la microbiota como un 'órgano' imprescindible para la vida y con influencia en la salud y la enfermedad”, aseguran desde la sociedad.

Los grupos de genes bacterianos parecen estar implicados en varios tipos de enfermedades

Numerosos estudios han relacionado la composición microbiana con el desarrollo de distintas patologías, pero los expertos todavía no saben cómo influyen algunas bacterias en esta evolución. Sin embargo, la Escuela de Medicina de Harvard y el Centro de Diabetes Josli han dado un paso más en la investigación y se han centrado en el estudio de la composición genética de las bacterias consiguiendo relacionarla con la aparición de patologías como la enfermedad de las arterias coronarias, cirrosis hepática, enfermedad inflamatoria intestinal, cáncer de colon y diabetes tipo 2.

En este sentido, los resultados, que han sido publicados en 'Nature', sugieren que existe un vínculo entre el conjunto de genes bacterianos y la presencia de estas patologías. Además, tres de estas afecciones (enfermedad de las arterias coronarias, enfermedad inflamatoria intestinal y cirrosis hepática) comparten muchos genes bacterianos. “En otras palabras, las personas cuyos intestinos albergan estos genes bacterianos parecen tener más probabilidades de tener una o más de estas tres afecciones”, aclaran los autores.

Las conclusiones de la investigación

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Para conseguir establecer esta relación, los investigadores recopilaron datos del microbioma de 13 grupos de pacientes (unas 2.500 muestras) y los analizaron calculando un total de 67 millones de modelos estadísticos diferentes.

De todas las diversas características microbianas (especies, vías y genes), los genes microbianos tenían el mayor poder predictivo. Es decir, “los grupos de genes bacterianos o firmas genéticas, en lugar de simplemente la presencia de ciertas familias bacterianas, estaban más estrechamente vinculados a la presencia de una condición determinada”, afirmaban los investigadores.

Principales observaciones:

  • Los grupos de genes bacterianos o firmas genéticas, en lugar de genes bacterianos individuales, parecen estar implicados en varios tipos de enfermedades humanas.
  • La enfermedad de las arterias coronarias, la enfermedad inflamatoria intestinal y la cirrosis hepática tienen firmas genéticas similares en el microbioma intestinal.
  • La diabetes tipo 2, por el contrario, presenta una firma de microbioma diferente a cualquier otro fenotipo probado.

En el caso del cáncer de colon no encontraron un vínculo consistente con la especie bacteriana Solobacterium moorei; sin embargo, sí identificaron genes particulares de una subespecie de S. moorei asociada con el cáncer colorrectal. Esto significa, según los autores, que cuando se analizan los genes de estas bacterias se pueden conseguir “biomarcadores de enfermedades con mayor precisión y especificidad en comparación con los enfoques actuales”.

Estos resultados podrían servir para el diseño de herramientas que podrían medir el riesgo de una persona para una variedad de condiciones basadas en el análisis de una sola muestra fecal


También estudiaron el vínculo con la inflamación del oído y los tumores benignos de tejidos blandos llamados adenomas, pero llegaron a la conclusión de que era poco probable que los microorganismos que residen en el intestino tuvieran algo que ver.

Los hallazgos abren una puerta a la prevención

Lo que destacan los científicos es que, más que la comunidad bacteriana, es la “firma genética” lo que puede “presagiar el riesgo” de padecer una u otra enfermedad. Por este motivo, la precisión de los resultados puede servir en el futuro para diseñar pruebas diagnósticas más confiables.

"Si se confirman (los hallazgos) a través de más investigaciones, podrían informar el diseño de herramientas para medir el riesgo de una persona frente a una variedad de condiciones basadas en el análisis de una sola muestra fecal", añaden.

Cabe destacar que el equipo ha advertido que este estudio no fue diseñado para saber ni cómo ni por qué estos genes se relacionan, sino para determinar si grupos de genes podrían indicar de manera confiable la presencia de diferentes enfermedades. Por este motivo, reconocen que no está del todo claro si estas bacterias “están involucradas en el desarrollo de la patología o son meras espectadoras del proceso”. Aunque está claro que a la vista de estos resultados se podrá investigar más a fondo cuál es el papel clave de estos microorganismos.

Enfermedades Cáncer Envejecimiento
El redactor recomienda