Celulitis: un problema en el que mandan más las hormonas que la grasa
  1. Bienestar
Trucos para evitarla

Celulitis: un problema en el que mandan más las hormonas que la grasa

Aunque es una afección mayoritariamente femenina, los hombres no están totalmente a salvo de desarrollarla. Evitar que aparezca es difícil, pero hay pautas eficaces para minimizar su antiestética apariencia. Te contamos lo que realmente funciona

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La celulitis es, para muchas personas, un compañero indeseable con el que tienen que acostumbrarse a convivir. Siempre ha existido y aunque hay la creencia generalizada de que es un problema femenino y ligado a obesidad, esa percepción no se ajusta totalmente a la realidad. Es verdad que está muy extendida entre las mujeres -el 90% tiene celulitis-, pero el 3% de los hombres también presenta en alguna parte de su cuerpo la característica piel de naranja. También es más frecuente en presencia de sobrepeso u obesidad, pero hay personas delgadas con celulitis.

Es un trastorno del tejido subcutáneo causado por el acúmulo de toxinas, líquidos y grasa, que se acompaña de cambios en la microcirculación

Es un trastorno del tejido subcutáneo causado por el acúmulo de toxinas, líquidos y grasa, que se acompaña de cambios en la microcirculación. El proceso se inicia con un enlentecimiento de la circulación venosa y linfática; los vasos se vuelven permeables y el líquido que circula por ellos sale al exterior formándose edema. Los adipocitos (células de la grasa) se agrandan o atrofian y cambian su metabolismo. Además, los desechos obstaculizan el cambio de nutrientes y se forma un entramado de fibras que atrapa adipocitos, vasos y nervios para provocar ese aspecto de piel de naranja y, en algunos casos, dolor.

Ayuda profesional

No es exagerado decir que hay que acostumbrarse a vivir con celulitis, porque lo normal es que empiece a formarse en la pubertad -con los cambios hormonales- y se mantenga durante toda la vida. Pero esto no significa que haya que rendirse. “Los cánones de belleza y moda actuales imponen la necesidad de, al menos, atenuarla”, comenta la farmacéutica Virginia Ortega, vocal de Dermofarmacia del Colegio Oficial de Farmacia de Granada.

Movidas por ese interés, muchas personas con celulitis acuden, en primer lugar, a la botica a buscar consejo profesional. “El momento de consulta depende del grado de preocupación, el estadio en que se encuentre (que van de I a IV) y las molestias que tenga”, precisa Ortega. La nota dominante es que cuando se pide ayuda, el proceso ya está en plena evolución, de tal forma que lo que hace el farmacéutico es “ofrecer un abordaje integral, que comprende actuación dermofarmacéutica, tratamiento farmacológico, consejo nutricional y educación sanitaria”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos, a través de su vocalía de Dermofarmacia, acaba de lanzar una serie de pautas prácticas, basadas en un algoritmo de actuación, para ayudar a los boticarios en sus recomendaciones. “El farmacéutico propone un plan de tratamiento integral (para corregir la naturaleza multifactorial del trastorno) y personalizado (según tipo de celulitis: edematosa, compacta o blanda y estadio) con controles periódicos para optimizar los resultados”, detalla Virginia Ortega.

¿Se nace con celulitis?

Como recuerda la Clínica Mayo, la celulitis es “una afección cutánea muy común e inofensiva”, que surge por cambios hormonales, el estilo de vida (sedentarismo, ropa y calzado inapropiados) o el peso corporal, pero también por motivos genéticos y hereditarios. Entonces, la celulitis ¿se hace o se nace con la tendencia? La doctora Izaskun Astoreca, de la Unidad de Estética Corporal de Grupo Pedro Jaén, es tajante: “Depende, fundamentalmente, de la genética y de factores hormonales. No obstante, también está ligada a problemas circulatorios e influida además por la raza (es más frecuente en mujeres blancas y negras y no tanto en asiáticas), la dieta, el consumo de ciertos medicamentos o el sedentarismo, entre otros factores”.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Por tanto, está claro que combatir la celulitis es una carrera de fondo. La vocal del Colegio de Granada explica que la estrategia terapéutica desde la farmacia comprende preparados de uso tópico -“que estimulen la microcirculación periférica, disminuyan la permeabilidad capilar, activen el metabolismo de los adipocitos y faciliten el drenaje linfático”- y complementos alimenticios orales, que “completan los efectos de los preparados tópicos y potencian sus resultados. Favorecen la microcirculación, mejoran la retención de líquidos y ayudan a la correcta formación de fibras del tejido conjuntivo”.

Tan importante como los preparados es su correcta aplicación, y para ello hay que seguir las siguientes indicaciones:

  • Realizar un masaje circular ascendente desde el tobillo hasta la cintura para estimular la circulación.
  • Utilizar el tratamiento durante todo el año, dos veces al día de abril a septiembre y al menos una vez al día el resto de los meses como mantenimiento.
  • Acompañar el tratamiento con una exfoliación 1-2 veces por semana para potenciar resultados.

¿De verdad funciona?

¿Qué eficacia ofrecen estos tratamientos? Según Virginia Ortega, “los tratamientos tópicos no farmacológicos son eficaces en lo referente a sus acciones en el sistema circulatorio (regulan la permeabilidad capilar y poseen acción antiedema), en el tejido conjuntivo (reestructuración, flexibilidad y aumento de la tonicidad de la piel), en el tejido adiposo (estimulan la degradación de triglicéridos, evitan entrada y salida de glucosa y disminuyen la adipogenia) y en la renovación y mejora del estado de la piel”.

placeholder Foto: Unsplash/@ diana_pole.
Foto: Unsplash/@ diana_pole.

Aun así, “es crucial valorar el tipo de celulitis para realizar una recomendación personalizada y exitosa”, destaca, para concretar: “En la celulitis dura indicamos productos con activos lipolíticos; en celulitis blanda, activos drenantes, reafirmantes y lipolíticos, y en celulitis edematosa, drenantes y venotónicos. Esto demuestra que no todos los productos son adecuados para todos los tipos de celulitis”.

Tratamiento médico

A pesar de la variedad de productos anticelulíticos, muchas personas no obtienen los resultados deseados y recurren a tratamientos más especializados. La doctora Astoreca insiste en detallar las características de cada tipo de celulitis:

  • Edematosa: se localiza sobre todo en piernas y glúteos. Puede doler o no cuando se pellizca, pero no tiene flacidez asociada. Se debe fundamentalmente a cambios hormonales, retención de líquidos o problemas venosos.
  • Blanda: se asocia normalmente a la falta de ejercicio y a subidas y bajadas de peso muy bruscas. Presenta flacidez.
  • Dura: suele cursar con nódulos dolorosos, es muy fibrosa y su tratamiento es complicado. Su localización típica es en rodillas y glúteos.
  • Celulitis mixta: es la que presenta la mayoría de los pacientes. Se caracteriza por la presencia de varios tipos de celulitis en diferentes zonas de una misma paciente.

Los tratamientos médico-estéticos no invasivos utilizados son:

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ondas de choque. Especialmente eficaz para la flacidez y la celulitis rebelde y endurecida, los tejidos atróficos y las alteraciones del tejido conectivo que reducen la eficacia de otros tratamientos para mejorar la estética corporal. Tiene un potente efecto alisador y es muy efectivo frente a la piel de naranja y las zonas con grasa localizada.

Mesoterapia. Consiste en inyectar una serie de principios activos (extracto de alcachofa, carnitina, meliloto…) para aumentar el metabolismo de las células grasas, eliminar toxinas y mejorar la tonicidad de la piel.

Radiofrecuencia. Es excelente para complementar otros tratamientos para la celulitis, ya que mejora la apariencia y la textura de la piel. Los dispositivos que combinan radiofrecuencia, infrarrojos y vacuumterapia son idóneos para los pacientes que, además, necesitan reducir volumen y tratar la grasa localizada.

Carboxiterapia. Consiste en infiltrar C02 medicinal en el tejido graso. Ayuda de manera indirecta al drenaje de los tejidos gracias a una mejora evidente de la microcirculación local. Generalmente, este tratamiento mejora la celulitis en las personas que además tienen flacidez, ya que favorece la producción de colágeno y elastina.

Una técnica más agresiva es el lipoláser, que “consiste en introducir una cánula con una fibra óptica por debajo de la piel. La energía láser de esta fibra corta los tractos responsables de los hoyuelos. Además, derrite directamente la grasa que forman los montículos típicos de la celulitis y, por último, ejerce un efecto de calor en las capas inferiores de la dermis que retrae la piel, mejorando la superficie y textura de la piel”, describe la facultativa.

Foto: Foto: iStock. Opinión

A pesar de la variedad de tratamientos, la especialista de Grupo Pedro Jaén no oculta que la celulitis es recidivante: “Es un problema crónico que podemos mejorar, pero no eliminar definitivamente. Para mantener los resultados de los tratamientos se requerirá constancia y un mantenimiento regular. Además, en la medida que empeoren factores como la alimentación, el sedentarismo, los problemas circulatorios o se administren tratamientos hormonales podremos ver el empeoramiento de nuestra celulitis”.

Buenos consejos

Admitiendo estas limitaciones, los consejos que siempre van a ayudar a mantener la celulitis bajo control son:

  • Alimentación equilibrada y sana, reduciendo al máximo las grasas saturadas, los azúcares y los alimentos procesados, así como la ingesta de alcohol.
  • Tomar alimentos ricos en omega-3 y calcio.
  • Beber al menos 2 litros de agua.
  • No fumar.
  • Dormir 8 horas al día y evitar el estrés.
  • Evitar ropa muy ajustada y tacones altos para no empeorar la circulación.
  • Hacer ejercicio físico, fundamentalmente trabajo cardiovascular para mejorar y activar la circulación sanguínea y trabajo de fuerza para potenciar la musculatura.
  • Mantener la piel bien hidratada y usar cremas específicas con cafeína o retinol que mejoran su elasticidad y suavidad. No tienen un resultado muy llamativo, pero complementan a los tratamientos médicos y contribuyen a mejorar la circulación y el drenaje de los tejidos.

Con todo queda claro que la celulitis, cuando aparece, se convierte en un compañero de viaje al que hay que mantener bajo control y para ello, asegura la farmacéutica, “los tratamientos que combinan el 'in & out' son tendencia, pues confirman sus beneficios en el tiempo”.

Obesidad Piel Grasa
El redactor recomienda