Cinco afecciones típicas de verano y consejos para prevenirlas
  1. Bienestar
Cuidado con el calor

Cinco afecciones típicas de verano y consejos para prevenirlas

Aunque casi todos sabemos ya a qué nos enfrentamos, no viene mal un repaso para estar tranquilos durante las vacaciones. Así que cuidado con el sol, el calor y ¡los bichos!

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El aumento de las temperaturas, las actividades al aire libre, la exposición solar y los baños en agua fría propician el que haya una serie de patologías que sean más frecuentes en esta época. El Ministerio de Sanidad nos da unas pautas para prevenir las más frecuentes.

Quemaduras solares

El verano es la estación en la que más actividades desarrollamos al aire libre, pero también es la época en la que los rayos del sol son más perjudiciales, ya que inciden en la Tierra de forma más perpendicular. Nuestra piel es muy vulnerable a estas radiaciones solares, por lo que una adecuada protección es fundamental para evitar daños. Hay que saber que los efectos negativos de la exposición prolongada al sol son acumulativos.

Los expertos recuerdan que el riesgo de las quemaduras solares se incrementa con la altura


Algunas de estas consecuencias negativas se traducen en quemaduras, siguiendo unos sencillos consejos que recomiendan el Ministerio de Sanidad y las organizaciones especializadas podemos prevenirlas y evitarlas:

  1. Evite exponerse al sol en las horas centrales del día (de 12 a 17 horas), así como exposiciones prolongadas o siestas.
  2. Disminuya las partes del cuerpo expuestas directamente al sol. En paseos o excursiones durante las horas diurnas, hay que llevar camisas ligeras y pantalones largos porque bloquearán la mayor parte de la radiación solar. La ropa debe ser cómoda y no demasiado ceñida. La mejor recomendación: camisas de algodón de colores claros.
  3. Utilice cremas de protección solar. Deben tener un factor elevado y adecuados para cada tipo de piel, edad y zona del cuerpo. Hay que aplicarlos generosamente unos 30 minutos antes de exponerse al sol y repetir la aplicación cada dos horas y después de cada baño. Hay que proteger especialmente a los menores de edad, ya que son más sensibles a sobreexposiciones al sol en esta época del año. Hay que utilizar cremas con factor de protección de 40 o más. Los menores de tres años no deben ser expuestos al sol.
  4. Sea cuidadoso en exposiciones sobre y en el agua, ya que la radiación puede penetrar hasta un metro en el agua clara.
  5. Si toma medicación, compruebe que esta no aumenta la sensibilidad cutánea a la radiación ultravioleta.
  6. No olvide que el riesgo de quemaduras solares se incrementa con la altura (cada 300 metros, aumenta un 4% el poder de las radiaciones ultravioletas), por lo que en la montaña se deben seguir los mismos consejos para protegerse del sol.

Deshidratación

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La exposición a las temperaturas elevadas propias del verano sin las debidas precauciones hace que se pierda mucha agua corporal con el sudor, la micción o las heces. Si no se repone en cantidades suficientes y no se actúa ante los primeros síntomas, puede ser muy peligrosa. Las personas mayores y los niños tienen mayor riesgo de deshidratación.

Para prevenir la deshidratación podemos recurrir a estas medidas:

  • Beber abundantes líquidos, aunque no se sienta sed e independientemente de la actividad física que se realice. No hay que abusar de los líquidos que contengan cafeína o grandes cantidades de azúcar ya que, en realidad, hacen perder más líquido corporal. Y, por supuesto, hay que evitar el alcohol.
  • Consumir alimentos ricos en agua, como frutas y vegetales.
  • En caso de hacer ejercicio, es mejor comenzar a hidratarse antes de realizarlo y, obviamente, durante el mismo.

Intoxicaciones

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La principal causa de intoxicación es el consumo de alimentos o agua contaminados. Las bacterias, virus, toxinas y parásitos pasan de esos alimentos en mal estado a nuestro cuerpo, causando dolor de estómago, náuseas, diarrea o vómitos.

Para prevenirlas hay que seguir unas pautas básicas:

  • Asegurarse de que los alimentos estén debidamente cocinados y aún calientes al comerlos.
  • Evitar la leche cruda y los productos elaborados con ella. Beber o comer solamente productos elaborados con leche pasteurizada o hervida.
  • No consumir hielo a menos que esté hecho con agua potable o mineral.
  • Lavarse las manos a fondo y frecuentemente con jabón, sobre todo después de haber tenido contacto con mascotas o haber utilizado el inodoro.
  • Lavar cuidadosamente las frutas y hortalizas, especialmente si las consume crudas.

Infecciones de oído

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se pueden producir porque queda agua en el oído después de un baño en la playa o la piscina (otitis del nadador). Además, si el agua está contaminada por bacterias se puede originar una infección del oído medio. Suelen ser muy molestas, aunque no especialmente graves y casi siempre requieren tratamiento con antibióticos.

Para prevenirlas hay que seguir estos consejos, según la Clínica Mayo:

  • Mantener los oídos secos. Después de cada inmersión hay que secarlos muy bien con una toalla mientras se inclina la cabeza hacia un costado para ayudar a drenar el agua del conducto auditivo.
  • Nadar en aguas limpias. No bucear o sumergir la cabeza en aguas turbias donde pueden proliferar las bacterias. Si es una playa, asegurarse de que tiene bandera azul.

Picaduras de insectos

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es difícil prevenir el ataque de los insectos, pero podemos combatirlos:

  • Utilizar repelentes. Existen varios formatos, en cremas, sprays o lociones.
  • Usar insecticidas. Su efectividad total no está garantizada, pero ayudan a exterminar algunas plagas. Se pueden usar en forma de aerosol o en difusor eléctrico.
  • Vestir con colores claros y no usar perfume. Las abejas comunes son atraídas por la fragancia de las flores, los colores brillantes y la superficie de aguas tranquilas; se debe procurar no usar ropa de colores vivos ni perfumes muy fuertes para evitar accidentes, como nos indican desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología.
  • Consultar la presencia de medusas. Los meses de verano coinciden con la presencia de medusas adultas debido al ciclo natural de muchas especies. Sus picaduras podrían producir reacciones tóxicas y en algunos casos alérgicas. La aplicación gratuita MedusApp advierte en tiempo real de la presencia de medusas en el mar.
  • Llevar ropa que cubra la piel. Si se sale por la noche es aconsejable llevar manga larga y pantalones largos. Además, debemos alejarnos de las aguas estancadas y de los bebederos de las mascotas, estas son algunas de las recomendaciones que nos hacen desde el Colegio de Farmacéuticos de Málaga.
El redactor recomienda