Cinco razones para hacer mindfulness este verano
  1. Bienestar
Atención plena

Cinco razones para hacer mindfulness este verano

Esta técnica de meditación se ha popularizado en los últimos años, pero todavía existen personas que no saben por qué o cómo comenzar a practicarla. Las vacaciones son un buen momento para entrenarse en la meditación

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

No sé si os ha pasado alguna vez: llegar de forma automática a un determinado lugar sin tener ni idea de qué camino has seguido. Vivimos con prisa y muchas veces ponemos el piloto automático. Pocos tenemos tiempo para pararnos a pensar en nuestro entorno, en lo que sentimos, en lo que nos pasa. Por eso muchas personas se han acercado a la técnica de meditación más popular de los últimos tiempos: el mindfulness.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de Salud (OPS) y el Centro de Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) consideran la meditación y el mindfulness como piedra angular en la salud. Desde la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (COFENAT), citan un estudio llevado a cabo en la Universidad de Arizona, que concluye que el yoga tiene un efecto estadísticamente significativo en la salud y el bienestar de las enfermeras y los profesionales sanitarios, sobre todo con respecto al estrés y la calidad del sueño.

Esta técnica ha demostrado ser útil para frenar o minimizar trastornos mentales y físicos


El mindfulness sería, resumiendo todas las variaciones de las definiciones disponibles, una técnica de meditación que consiste en observar la realidad del momento presente, sin intenciones de juzgar y con plena atención a lo que ocurre.

Estas terapias han demostrado ser útiles para frenar o minimizar “una variedad de trastornos mentales y físicos como estrés, depresión, trastornos de ansiedad, trastornos de conducta alimentaria, dolor, cuadros emocionales vinculados al cáncer, etc”, según apunta el médico psiquiatra Edgar R. Vásquez-Dextre, del Hospital Nacional Arzobispo Loayza (Perú), en su revisión ‘Mindfulness: Conceptos generales, psicoterapia y aplicaciones clínicas’.

Cuando pensamos en alguien meditando, se nos suele venir la imagen a la cabeza de una persona sentada, con los ojos cerrados. Y aunque se puede hacer de esa forma, los expertos en el tema aseguran que también puedes hacer una meditación activa. Pero ¿qué razones tenemos para comenzar a meditar este verano? Te lo contamos.

Olvidar las distracciones

Si quieres afinar tu enfoque y aprender a no distraerte tanto para disfrutar de todo lo que te rodea, aplicando así el famoso ‘carpe diem’, la meditación es la clave. Desde Crear Salud, el proyecto sin ánimo de lucro de Fundación Facilísimo, nos ofrecen un ejercicio básico para controlar la respiración que podemos hacer desde cualquier lugar:

  • Enfocar la atención en la respiración durante un minuto. “Se trata de enfocar toda tu atención en la respiración durante un minuto. Con los ojos abiertos, respira con el vientre, inspira el aire por la nariz y exhala por la boca. Es interesante que te centres en escuchar el ritmo y el sonido de la respiración. Si tu mente se deja llevar, vuelve a centrar tu atención en el ejercicio. Esta técnica forma parte de la base del mindfulness y te ayudará a aclarar tus ideas”, detallan.

Para frenar los dolores crónicos

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La conexión entre la salud mental y la física ha sido más que demostrada. Por eso, en muchas ocasiones, los dolores físicos son llamadas de atención de que algo no va del todo bien dentro. De hecho, la OMS en varias ocasiones ha destacado que “la salud no existe sin la salud mental”. En este sentido, la meditación ayuda a la relajación y al aumento del bienestar emocional.

Además, según el catedrático de investigación, profesor y decano asociado de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Utah, Eric Garland, “la atención plena es una técnica prometedora para controlar los síntomas al tiempo que reduce el uso de medicamentos recetados”. De hecho, en una investigación suya se sugiere que “la práctica de la atención plena parece ayudar a las personas a sobrellevar el dolor crónico y reducir su dependencia excesiva de los opioides” y que “la respiración consciente puede reducir inmediatamente el dolor en un 23%”.

Para combatir el insomnio estival

En verano, son muchas las personas que ven alterado su descanso por lo que se conoce como insomnio estival, que se da como consecuencia del cambio de horarios, del aumento de la temperatura o del cambio en los hábitos nutricionales. En este aspecto, la meditación ayuda a la relajación y al posterior descanso. Eso sí, los expertos destacan que es clave dejar las pantallas de los móviles, al menos, un par de horas antes de acostarnos.

Recuperarnos del estrés del día a día

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Clínica Mayo afirma que la meditación también puede ser útil si tienes una enfermedad, “especialmente una que se ve empeorada por el estrés”. Además, explican que algunos estudios sugieren que quizás ayude a ciertas personas a controlar síntomas de trastornos como:

Quieres sentirte bien

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


Probablemente es el punto más importante y más si tenemos en cuenta los datos del CIS, que indican a que, durante la pandemia y como consecuencia de la incertidumbre, el miedo, los fallecimientos, las pérdidas de empleos, el propio confinamiento y la convivencia ininterrumpida o la soledad, el porcentaje de personas de clase baja que se han sentido decaídas, deprimidas o sin esperanza durante la pandemia, casi duplica al de aquellas que se identifican con la clase alta (32,7% frente a 17,1%). Destaca igualmente la prescripción de consumo de psicofármacos, de un 3,6% en la clase alta, frente a un 9,8% de la clase baja.

Además, la Confederación Salud Mental España subraya que “las personas de 18 a 34 años son las que han frecuentado más los servicios de salud mental, han tenido más ataques de ansiedad, más síntomas de tristeza y han sido las que más han modificado su vida habitual debido a esta situación”. En esta línea, el CIS también señala que más del doble de quienes han acudido a los servicios de salud mental son mujeres.

Para combatir esto, la meditación es buena porque se ha comprobado que aumenta las emociones positivas y el nivel de satisfacción con nuestra vida, a la vez que disminuye el estrés, la ansiedad y la depresión.

Meditación Mindfulness Salud mental
El redactor recomienda