La dieta keto aumenta el riesgo de alzhéimer, cáncer y enfermedades del corazón
  1. Bienestar
Nuevo estudio

La dieta keto aumenta el riesgo de alzhéimer, cáncer y enfermedades del corazón

Investigadores estadounidenses acaban del publicar el análisis más exhaustivo realizado hasta la fecha sobre las dietas cetogénicas. En él concluyen que seguir este tipo de régimen puede favorecer a largo plazo estas patologías

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La dieta cetogénica, también conocida como keto, es el régimen que sigue una alimentación muy baja en carbohidratos, modesta en proteínas y alta en grasas. Esta mezcla de combustibles tiene como objetivo producir la cetosis –la producción de cuerpos cetónicos– que sirven como fuente de energía alternativa para las neuronas y otros tipos de células que no pueden metabolizar directamente los ácidos grasos. Este proceso permite perder peso de forma rápida y efectiva, por lo que está de moda.

Pero, a pesar de su popularidad, el análisis más exhaustivo realizado hasta la fecha sobre las dietas cetogénicas ha concluido que seguir esta alimentación puede aumentar el riesgo a largo plazo de enfermedades del corazón, cáncer, diabetes y alzhéimer. El estudio, que acaba de ser publicado en 'Frontiers in Nutrition', concluye también que supone un riesgo especial de efectos adversos para la salud de las mujeres embarazadas y los pacientes con enfermedades renales.

"La típica dieta keto es un desastre que promueve las enfermedades. Cargarse de carne roja, carne procesada y grasa saturada y restringir las verduras, frutas, legumbres y cereales integrales ricos en carbohidratos es una receta para la mala salud", alerta la autora principal del estudio, Lee Crosby, responsable del programa de educación nutricional en el Comité de Médicos para la Medicina Responsable de Estados Unidos.

Alzhéimer, diabetes, colesterol...

Crosby advierte a El Confidencial que “los alimentos típicamente incluidos en las dietas cetogénicas están vinculados a un mayor riesgo de afecciones como enfermedades cardíacas, ciertos cánceres, diabetes tipo 2 y la enfermedad de Alzheimer. Por ejemplo, las dietas cetogénicas suelen incluir grasas saturadas, carne, aves, pescado, huevos y queso, todos los cuales se han asociado con un mayor riesgo de diabetes”. “Estos alimentos también son altos en grasa saturada, lo que puede aumentar el colesterol LDL (o colesterol ‘malo’) y el riesgo de enfermedad de Alzheimer”, señala la autora del estudio.

En este sentido la especialista en nutrición insiste en el riesgo de aumento del colesterol ‘malo’: “Los alimentos básicos en las dietas cetogénicas, como la carne y el queso, son ricos en grasa saturada, lo que puede aumentar el colesterol ‘malo’. Haciendo que aumente drásticamente el colesterol de algunas personas que siguen la dieta keto”.

Cáncer

Las carnes rojas y procesadas –típicas de la keto– están relacionadas con un mayor riesgo de ciertos cánceres, como el colorrectal. Por el contrario, los alimentos protectores como los cereales integrales, las frutas y muchas verduras se minimizan o evitan en una dieta cetogénica.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud identificó la carne procesada como una causa de cáncer colorrectal:Solo una salchicha o unas tiras de beicon consumidas a diario pueden aumentar el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%”.

“La carne roja también se ha relacionado con el aumento del riesgo de cáncer de mama. El alto consumo de grasa saturada, que se encuentra en alimentos como la carne, el queso y la mantequilla, también se asocia con un mayor riesgo de morir de este tumor”, apunta Crosby.

Embarazadas

Según los hallazgos del estudio, la dieta keto puede ser especialmente desaconsejable para las embarazadas o mujeres quieran estar encinta: las dietas bajas en carbohidratos están relacionadas con un mayor riesgo de defectos del tubo neural en el bebé, incluso cuando las mujeres toman ácido fólico.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Por ello, estas mujeres “harían bien en mantenerse alejadas de las dietas cetogénicas”, señala la autora del estudio. “Las dietas cetogénicas son extremadamente bajas en carbohidratos, y consumir una dieta baja en carbohidratos antes de la concepción o durante el embarazo está relacionado con un mayor riesgo de defectos del tubo neural. Las mujeres que consumen una dieta baja en carbohidratos durante el embarazo también tienen un mayor riesgo de diabetes gestacional”, añade.

Insuficiencia renal

Además, el trabajo advierte de que aquellas dietas cetogénicas con más proteínas podrían acelerar la insuficiencia renal en las personas con enfermedades en los riñones.

“Las personas con enfermedad renal deben tener especial cuidado, ya que muchas dietas cetogénicas también son altas en proteínas. El alto consumo de proteínas puede aumentar la carga de trabajo del riñón, acelerando la progresión de la enfermedad renal crónica. La keto también puede empeorar la acidosis metabólica en aquellos con enfermedad renal crónica”, explica.

¿Debemos evitar la dieta keto?

Al preguntarle a la autora del estudio si deberíamos huir de las dietas cetogénicas, Crosby responde: “Para la mayoría de las personas, los riesgos de una dieta cetogénica superarán los beneficios, especialmente a largo plazo. Las dietas cetogénicas pueden aumentar el riesgo de enfermedad crónica”.

“Los beneficios que se pueden experimentar en una dieta cetogénica, como la pérdida de peso o la reducción de la glucosa en sangre, se pueden lograr mediante otras dietas, como una dieta basada en plantas, pero sin los mismos riesgos. Sin embargo, las dietas cetogénicas pueden reducir la frecuencia de convulsiones en algunos individuos con epilepsia”, concluye.

Cáncer Colesterol
El redactor recomienda