Los mejores alimentos para coger color y protegernos del sol
  1. Bienestar
Con prevención

Los mejores alimentos para coger color y protegernos del sol

En verano, buscamos ponernos morenitos, pero muchas veces el proceso de bronceado ocasiona quemaduras solares que dañan nuestra piel... A no ser que sepas cómo hacerlo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La piel blanquecina ha sido durante muchos años un símbolo de distinción de las clases altas de la sociedad. Esto era símbolo de que no tenías que trabajar al sol y, por tanto, pertenecías a la aristocracia o a la realeza. Sin embargo, ahora coger color en verano se ha convertido en el reto que jóvenes y adultos persiguen cada año. Pero, ¿sabemos realmente cómo hacerlo?

Mucha gente desconoce el efecto que pueden llegar a tener los alimentos en el proceso de bronceado y creen que lo idóneo es exponerse durante horas al sol. Sin embargo, esto puede acarrear quemaduras solares que luego pueden derivar en un aumento de arrugas o manchas e incluso provocar enfermedades graves en la piel. Además, una quemadura solar puede producir ampollas, inflamación, dolor de cabeza, fiebre, náuseas y fatiga.

Foto: Foto: iStock Opinión

En una quemadura solar, la piel se presenta enrojecida y es muy frecuente sentir dolor, sobre todo al tacto. Estos síntomas aparecen unas horas después de haber estado expuestos a los rayos ultravioleta del sol. Al contrario de lo que algunas personas opinan, no utilizar cremas solares o disminuir la cantidad que nos echamos no hará que nos pongamos más morenos.

Este tipo de quemaduras son las denominadas "de primer grado", que son las menos graves y las que afectan únicamente a la capa externa de la piel. Suelen tener una duración aproximada de una semana y el mejor tratamiento es el agua fría, ya que ejerce una función calmante.

¿Cómo protegernos del sol?

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señala algunos consejos que debemos seguir si queremos proteger nuestra piel:

  • Evitar la exposición prolongada cuando sea posible.
  • Usar protección solar que tenga como mínimo FPS 15. Este dato mide cuánto tiempo, y a qué nivel, estará protegida una persona: “FPS 15 significa que una persona se puede quedar en el sol 15 veces más antes de tener quemaduras”.
  • Los productos de protección más adecuados son aquellos que contienen mexoryl (compuesto orgánico que evita que pasen los rayos ultravioleta), dióxido de titanio (compuesto químico), óxido de zinc (compuesto inorgánico) o avobenzona (ingrediente soluble en aceite que absorbe el espectro completo de los rayos UVA).
Foto: Fuente: iStock
  • Debemos tener en cuenta que la acción de los protectores depende también de otros factores como el viento, la humedad, la transpiración o la aplicación adecuada del producto.
  • Aplicar la protección 15 minutos antes, como mínimo, de exponernos al sol.
  • Aplicar la crema solar al menos cada dos horas y cada vez que salga del agua.
  • Las orejas, el cuero cabelludo, los labios, la nuca y el cuello, los pies y las palmas de las manos son zonas sensibles que a veces se nos olvida proteger.
Foto: Instagram @PaulaOrdovas.
  • Algunos protectores pueden perder su eficacia si se mezclan con repelentes de insectos o productos similares, por lo que debemos aplicarnos la crema solar con más frecuencia.
  • Intentar utilizar, en la medida de lo posible tejido cerrado o ropa orientada a la protección solar.
  • Utilizar sombreros y gafas de sol.

Los mejores alimentos para el bronceado

El sol no es el único aliado que tenemos para conseguir oscurecer nuestra piel, sino que hay algunos alimentos que pueden ayudar a conseguir un bronceado homogéneo, saludable y duradero.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como todos habremos escuchado en algún momento, el alimento estrella del bronceado es la zanahoria, ya que su concentración de betacarotenos (pigmento orgánico que se encuentra en frutas y verduras) estimula la producción de melanina (elemento que hace la piel más morena). Sin embargo, otros alimentos como calabaza, mango, espinacas, pimiento, escarola, endivias, perejil, rábano, tomate o melocotón también son ricos en betacarotenos.

Además, debemos complementar estos alimentos con otros que sean ricos en vitamina C, porque ayuda a reparar la piel dañada por el sol y conserva la elasticidad, y vitamina E, que minimiza los daños que pueda causar la radiación al sol.

Foto: Foto: Unsplash/@faceline.

Podemos encontrar vitamina C principalmente en los cítricos, como limón, naranjas, pomelo o lima, o en otros alimentos como kiwi, caqui, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, frambuesas, melón o espinacas. Por su parte, las semillas de girasol, pimienta, pimentón, aceitunas, frutos secos, albahaca, orégano, aceites vegetales, brócoli, pimientos o tomates son alimentos ricos en vitamina E. En general, ambos compuestos intervienen en la salud y en el buen funcionamiento de la piel.

En cuanto a la vitamina D, a pesar de que el cuerpo capta la mayor parte gracias a la exposición solar, también se obtiene de los alimentos de origen animal que contienen este componente. En este caso, los alimentos más ricos en vitamina D son principalmente los pescados azules, como el salmón, la caballa o el atún, y otros alimentos como los huevos o el yogur.

Alimentos
El redactor recomienda