¿Te falta vitamina D?, puedes estar expuesto al tipo de cáncer más frecuente
  1. Bienestar
Nuevas evidencias

¿Te falta vitamina D?, puedes estar expuesto al tipo de cáncer más frecuente

Ella vuelve a ser protagonista. Un estudio llevado a cabo con datos de 183 países constata que la falta de exposición solar aumenta el riesgo de padecer tumores en el colon

Foto: Foto: Unsplash/salve584.
Foto: Unsplash/salve584.

No hay día que no se convierta en la estrella de una investigación científica. De ella sabemos dos cosas claras: que es imprescindible para nuestro organismo, ya que nos ayuda a absorber y retener el calcio y el fósforo, reduce la inflamación y el riesgo de infecciones, pero también que son muchos los españoles que adolecen de ella. Hablamos de la vitamina D, la del sol. Y sabemos, también, que el 50% de la población española carece de ella, un porcentaje que se eleva hasta el 80% en las personas mayores y al 62% en las embarazadas.

"En nuestro país, su incidencia es de 45.000 nuevos casos anuales. Y es el más frecuente si sumamos la población masculina y femenina"

Ahora llega un nuevo estudio que constata que la exposición inadecuada a la luz UVB del sol puede estar asociada con un mayor riesgo de cáncer colorrectal, particularmente en grupos de mayor edad, según datos de 186 países, publicado en la revista de acceso abierto 'BMC Public Health'.

Las cifras

Según la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, el colorrectal (CCR) es el tercer cáncer más común a nivel mundial con más de 4 millones de casos prevalentes. En 2018 se notificaron casi 2 millones de nuevos casos en todo el mundo y es ya la segunda causa más común por enfermedad oncológica en el planeta.

En nuestro país, su incidencia es de 45.000 nuevos casos anuales. Y, efectivamente, es el más frecuente si sumamos la población masculina y femenina. Y está aumentando, si bien cada vez se diagnostican en estadios tempranos por los programas de detección precoz (colonoscopia y biopsia).

Foto: Manuel Rozano y el doctor Guerra Azcona, en la puerta del CMED. (Enrique Villarino)
Desprenderse del tabú de la colonoscopia para esquivar el cáncer
Patricia Matey Fotografías: Enrique Villarino

Algunos de los factores de riesgo relacionados con un mayor riesgo de desarrollar CCR incluyen la obesidad, el estilo de vida sedentario, el consumo de dietas ricas en grasas y carnes, así como alimentos ricos en calorías y deficientes en fibra.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Aparte de estos factores de riesgo conocidos, el estado inadecuado de vitamina D evaluado por la concentración sérica de 25-hidroxivitamina D (25 (OH) D) también se ha identificado como un factor de riesgo potencial en la patogénesis del CCR. Dicha vitamina se ha identificado como un factor protector potencial en el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Con la luz solar

Se ha demostrado que la ingesta de 1000 UI/día de vitamina D se asocia con un riesgo un 50% menor de la enfermedad, tal y como recoge 'The Journal of Steroid Biochemistry'. Es una vitamina soluble en grasa que tiene fuentes dietéticas limitadas y se obtiene predominantemente cuando se expone a la radiación ultravioleta B (UVB) de la luz solar. La previtamina D3 es un producto intermedio en la producción de colecalciferol. Se forma cuando la luz UVB de longitudes de onda entre 280 y 315 nm procedente de la luz solar actúa sobre el 7-deshidrocolesterol presente en las capas epidérmicas de la piel.

Luego se convierte por isomerización espontánea en colecalciferol que se transforma en la forma activa de vitamina D mediante hidroxilación en dos pasos. La disponibilidad y exposición a los rayos UVB a la luz del sol está fuertemente correlacionada con la concentración de calcidiol y los niveles de calcitriol en sangre. La exposición a los rayos UVB y la vitamina D suplementaria aumentan el calcitriol de una manera dependiente de la dosis, y se ha demostrado que los aumentos en el calcitriol dependen del estado basal del mencionado nutriente.

Las evidencias previas

La relación entre ella y el cáncer de colon ha quedado establecida ya en algunos estudios previos. Un estudio reciente, publicado en 'PLos One', mostró que la mayoría de los pacientes con un nuevo diagnóstico de CCR tenían niveles deficientes de 25 (OH) D sérica. Además, se han observado mejores tasas de supervivencia en pacientes con concentraciones séricas más altas de 25 (OH) D en comparación con los que las tienen más bajas.

Ahora, investigadores de la Universidad de California en San Diego (EEUU) han analizado las posibles asociaciones entre los niveles globales de luz UVB en 2017 y las tasas de cáncer colorrectal para diferentes países y grupos de edad en 2018.

Los hallazgos

Los autores encontraron que una menor exposición a los rayos UVB se correlacionó significativamente con tasas más altas de cáncer colorrectal en todos los grupos de edad de 0 a más de 75 años en personas que viven en los 186 países incluidos en el estudio. La asociación entre una UVB más baja y el riesgo de la enfermedad siguió siendo significativa para las personas mayores de 45 años después de tener en cuenta otros factores, como la pigmentación de la piel, la esperanza de vida y el tabaquismo. Los datos sobre estos factores estaban disponibles para 148 países.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los autores sugieren que una menor exposición a los rayos UVB puede reducir los niveles de vitamina D. Las investigaciones futuras podrían examinar directamente los posibles beneficios sobre el cáncer colorrectal de corregir dichas deficiencias, especialmente en los grupos de mayor edad, según los autores.

Con estimaciones de la nave espacial EOS

Los autores utilizaron estimaciones de UVB obtenidas por la nave espacial EOS Aura de la NASA en abril de 2017 y datos sobre las tasas de cáncer colorrectal en 2018 para los 186 países de la base de datos Global Cancer (GLOBOCAN). También recopilaron datos de 148 países sobre la pigmentación de la piel, la esperanza de vida, el tabaquismo, el ozono estratosférico (un gas natural que filtra la radiación solar) y otros factores que pueden influir en la salud y la exposición a los rayos UVB de la literatura y las bases de datos anteriores. Los países con menor UVB fueron Noruega, Dinamarca y Canadá, mientras que Emiratos Árabes Unidos, Sudán, Nigeria e India fueron los de mayor.

"Este estudio pone de manifiesto la necesidad de valorar políticas de salud pública que corrijan la deficiencia crónica poblacional de vitamina D"


Advierten que otros factores que pueden afectar la exposición a los rayos UVB y los niveles de vitamina D, como los suplementos de esta, la ropa y la contaminación del aire, que no se incluyeron en el estudio. También creen que la naturaleza observacional del estudio no permite sacar conclusiones sobre causa y efecto, y se necesita más trabajo para comprender la relación entre los rayos UVB y el nutriente y la enfermedad oncológica citada con más detalle.

En declaraciones a El Confidencial, el doctor Ángel Durántez, médico pionero en España de la medicina preventiva proactiva y la Age Management Medicine (medicina para el envejecimiento saludable), reconoce: "Se sabe que la vitamina D es un factor protector frente al riesgo de desarrollar CCR, habiéndose encontrado que niveles más elevados en sangre se asocian con menor riesgo de mortalidad debida a la enfermedad. Algunos estudios han encontrado que la suplementación con 1.000 UI/d de vitamina D reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad en un 50%. Además, se sabe que la mayor parte de pacientes diagnosticados son deficientes en vitamina D y que a mayores latitudes (menor radiación UVB), mayor el riesgo de enfermedad, tal y como se menciona anteriormente".

Medicina antienvejecimiento

Y añade: "El modelo DINOMIT explica el papel que la vitamina D puede desempeñar como protector en las distintas fases de desarrollo de la neoplasia. Su deficiencia crónica puede, por tanto, actuar como un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad, a lo largo de la vida del paciente. En este estudio se ha podido comprobar cómo, a partir de los 45 años de edad, la exposición a radiación UVB se asocia fuertemente a un menor riesgo de padecerla".

Foto: Foto: Unsplash/@davidmonje. Opinión

Esto "está en línea con lo que desde la medicina preventiva antienvejecimiento venimos trabajando desde hace años. Los efectos de las deficiencias nutricionales subclínicas pueden no observarse de inmediato o en el corto plazo, sino desarrollar efectos a largo plazo. La corrección de estas deficiencias y el considerar los valores de excelencia de los biomarcadores, en lugar de los valores de deficiencia convencionales, son un paso más allá para una prevención eficaz de futuras enfermedades", insiste.

Este estudio "pone de manifiesto la necesidad de valorar políticas de salud pública que corrijan la deficiencia crónica poblacional de vitamina D, bien a través de políticas de fortificación de alimentos básicos, suplementación, o exposición solar segura", apostilla.

Cáncer
El redactor recomienda