Este sí es el gran motivo para beber el agua necesaria
  1. Bienestar
Nuevas aportaciones

Este sí es el gran motivo para beber el agua necesaria

En el transcurso del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología se ha sacado a la luz un estudio con 15.792 adultos que nos recuerda un dato importante: mantenerse hidratado protege de la insuficiencia cardiaca

Foto: Foto: Unplash.
Foto: Unplash.

No la echamos de menos tantas veces como deberíamos. ¿Cuántos vasos de agua bebes al día? ¿Cuántas veces te han reiterado su valor para tu salud? El caso es que, o porque gozas de la fortuna de tenerla a demanda, o porque sacias tu sed con otro tipo de líquidos, o porque no te lo terminas de creer (el consejo de los litros a consumir al día), a estas alturas la ciencia llega, de nuevo, para insistir en lo obvio. Y ha sucedido durante la celebración del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés) que se ha llevado a cabo forma digital. Todo para recordarte que mantenerte bien hidratado cuida la salud de tu corazón.

Se trata de una nueva investigación que constata que sí, que beber la cantidad de agua diaria recomendada reduce el riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca. Si te preguntas cuál es dicha cantidad, El Confidencial ya lo adelantó: dos litros y medio al día.

Foto: 2,5 litros de agua para los hombres adultos y haciendo deporte más. (iStock)

Como recalca la Fundación Española del Corazón, "el agua supone entre un 50 y un 70% de nuestra masa corporal, y cuando disminuye ese porcentaje, el funcionamiento de los órganos puede encontrarse con dificultades. Es lo que ocurre si llegamos a deshidratarnos, una situación en la que se puede deteriorar rápidamente la función renal, llevando incluso a la aparición de arritmias".

placeholder El Dr.Zamorano
El Dr.Zamorano

Tal y como declara a El Confidencial el doctor José Luis Zamorano, exvicepresidente de la ESC, jefe del Servicio de Cardiología el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y embajador para Latinoamérica de la citada identidad, además de catedrático de Medicina, "hay que resaltar que el cuerpo humano es un organismo tremendamente sofisticado y perfectamente diseñado, en el cual el balance de todos sus elementos es fundamental para su correcto funcionamiento y, por tanto, para encontrarnos física y psíquicamente bien. Tenemos numerosos ejemplos de ello: el desbalance en hormonas tiroideas nos puede hacer engordar o adelgazar mucho; alteraciones en neurotransmisores nos pueden hacer estar tristes o alegres, y por supuesto alteraciones en los iones, como el sodio o el potasio, nos pueden provocar arritmias letales".

Sodio sérico

Se sabe que la medida del sodio sérico es un tipo de electrolito que precisa del estado de hidratación: cuando las personas beben menos líquido, su concentración se aumenta. Luego, el cuerpo intenta conservar agua, activando procesos que se sabe que contribuyen al desarrollo de la insuficiencia cardiaca.

Y reza el nuevo estudio: "Nuestro trabajo sugiere que mantener una buena hidratación puede prevenir o al menos ralentizar los cambios dentro del corazón que conducen a la insuficiencia cardiaca", afirma la Dra. Natalia Dmitrieva, del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud, Bethesda, EEUU. "Los hallazgos indican que debemos prestar atención a la cantidad de líquido que consumimos todos los días y tomar medidas si descubrimos que bebemos muy poco", agrega.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las recomendaciones sobre la ingesta diarias de líquidos varían de 1,6 a 2,1 litros para las mujeres y de 2 a 3 litros para los hombres. Sin embargo, encuestas mundiales han demostrado que muchas personas ni siquiera alcanzan los límites inferiores de estos rangos. Dmitrieva asevera: “Es natural pensar que la hidratación y el sodio sérico deberían cambiar día a día dependiendo de la cantidad que bebamos diariamente. Sin embargo, la concentración sérica de sodio permanece dentro de un rango estrecho durante largos periodos, lo que probablemente esté relacionado con el consumo habitual de líquidos".

Foto: Foto: iStock.

Este estudio examinó si la concentración sérica de sodio en la mediana edad, como medida de los hábitos de hidratación, predice el desarrollo de insuficiencia cardiaca 25 años después. Los investigadores también examinaron la conexión entre la hidratación y el engrosamiento de las paredes de la cámara de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo), llamada hipertrofia ventricular izquierda, que es un precursor del diagnóstico de insuficiencia cardiaca.

Más de 15.000 personas

El análisis se realizó en 15.792 adultos en el estudio 'Riesgo de aterosclerosis en las comunidades (ARIC)'. Los participantes tenían entre 44 y 66 años en el momento del reclutamiento y fueron evaluados en cinco visitas hasta los 70 a 90 años. Los participantes se dividieron en cuatro grupos según su concentración de sodio sérico promedio en las visitas de estudio uno y dos (realizadas en los primeros tres años): 135-139.5, 140-141.5, 142-143.5 y 144-146 mmol / l. Para cada grupo de sodio, los investigadores analizaron la proporción de personas que desarrollaron insuficiencia cardiaca e hipertrofia ventricular izquierda en la visita cinco (25 años después).

Una mayor concentración de sodio sérico en la mediana edad se asoció con insuficiencia cardiaca e hipertrofia ventricular izquierda 25 años después. El sodio sérico permaneció asociado significativamente con estas después de ajustar por otros factores relacionados con el desarrollo de dicha insuficiencia: edad, presión arterial, función renal, colesterol en sangre, glucosa en sangre, índice de masa corporal, sexo y tabaquismo. Cada aumento de 1 mmol / l en la concentración sérica de sodio en la mediana edad se asoció con un incremento de 1,20 y 1,11 en las probabilidades de desarrollar hipertrofia ventricular izquierda e insuficiencia cardiaca, respectivamente, tras 25 años.

Foto: Foto: iStock

Los riesgos de hipertrofia ventricular izquierda e insuficiencia cardiaca entre los 70 y los 90 años comenzaron a aumentar cuando el sodio sérico excedía los 142 mmol / l en la mediana edad.

“Los resultados sugieren que una buena hidratación durante toda la vida puede disminuir el riesgo de desarrollar hipertrofia ventricular izquierda e insuficiencia cardiaca. Además, nuestro hallazgo de que el sodio sérico superior a 142 mmol / l aumenta el riesgo de efectos adversos en el corazón puede ayudar a identificar a las personas que podrían beneficiarse de una evaluación de su nivel de hidratación. Este nivel de sodio está dentro del rango normal y no se etiquetaría como anormal en los resultados de las pruebas de laboratorio".

Insiste el Dr Zamorano en que "el trabajo que presenta la Universidad de Bethesda en la actualidad nos viene a demostrar cómo una correcta hidratación es muy beneficiosa para los enfermos cardiovasculares. No es infrecuente ver en nuestro medio personas que habitualmente van con una pequeña botella de agua en su bolso o en el coche, o la tienen en su mesa de trabajo. Está claro que una buena hidratación nos hace sentirnos mejor, desde sentir un mejor estado de la piel a estar menos cansado".

Foto: Unsplash

Y añade: "Este estudio lo que pone de manifiesto es que el estar permanentemente bien hidratado mejora a los enfermos con insuficiencia cardiaca. Pero no solo eso, sino que además previene episodios de descompensación de la misma. Esta es la gran novedad que nos aporta este estudio. Las conclusiones del mismo son lógicas dado que la correcta hidratación se asocia con un adecuado balance electrolítico (especialmente del sodio). Este hecho que ya aplicábamos de antaño por experiencia clínica es fundamental en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca. De hecho, el correcto manejo del sodio y el potasio, cuando tratamos con diuréticos a los enfermos con esta patología, es uno de los factores fundamentales del 'arte médico' para el éxito del tratamiento en este tipo de enfermos".

Este estudio ha incluido a más de 15.000 enfermos y se han analizado sus datos clínicos de registros pasados. Por ello, si bien sus conclusiones son lógicas, sí, como siempre en ciencia, serán necesarios estudios más profundos y con seguimiento prospectivo para poder afinar más los resultados del mismo. Sin embargo, a modo de conclusión, cabe recordar que para el bienestar físico y psíquico, especialmente en nuestro entorno caluroso, una correcta hidratación es fundamental, fácil de hacer y de cumplir.

Enfermedades
El redactor recomienda