Todo lo que tienes que saber del bruxismo y cómo tratarlo
  1. Bienestar
Oclusión dental

Todo lo que tienes que saber del bruxismo y cómo tratarlo

Es un problema bien conocido porque quien no lo sufre en primera persona sabe de alguien que rechina los dientes durante la noche. La férula de descarga es un alivio, pero no trata el motivo real que lo provoca

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@fr3nks.
Foto: Unsplash/@fr3nks.

El bruxismo se define como la actividad muscular repetitiva que incluye el apretamiento y rechinamiento de los dientes. Es un problema tan extendido entre la población que incluso padecerlo y sufrir sus consecuencias ha pasado a considerarse algo normal.

Las férulas de relajación consiguen paliar los síntomas de dolor que padecen los pacientes con bruxismo, pero no eliminan la causa que lo produce. Aun así, una buena férula de relajación devuelve la calidad de vida a pacientes que sufren de dolores por culpa de este trastorno y evita que los dientes sigan desgastándose.

Fracturas dentales, pérdida de encías, dolores de cabeza y zumbidos en los oídos son algunas consecuencias del bruxismo

La ortodoncia es la solución en aquellos casos en los que el bruxismo está relacionado con una mala mordida; es decir, inadecuada. Para la cual resulta básico alinear los dientes y conseguir que engranen perfectamente los superiores y los inferiores, sin que la mandíbula esté forzada.

Buscar la verdadera causa

Existen dos tipos de bruxismo: el diurno, que ocurre durante el día, y el nocturno, mientras dormimos. Aunque con consecuencias similares en ambos casos: desgaste de dientes; fisuras y fracturas dentales; recesión o pérdida de encías; hipersensibilidad al frío o al calor; sobrecarga y dolor muscular; ruidos en la articulación de la mandíbula; dolor de cabeza (sobre todo en la zona de las sienes) y de oídos; zumbidos y pitidos en el aparato auditivo, y cansancio y sueño poco reparador por la tensión con la que se duerme.

placeholder Tamar Longás.
Tamar Longás.

Hay que tener en cuenta que el bruxismo no es la única causa que puede producir alguno de los efectos anteriores, por lo que es fundamental que un odontólogo realice una valoración del caso concreto de cada paciente. Por ejemplo, la pérdida de encías puede estar producida por un cepillado muy agresivo o por una enfermedad de las mismas conocida como periodontitis, que requiere un abordaje muy diferente por parte del periodoncista.

No solo férulas

Las causas del bruxismo son diversas y existe una gran controversia al respecto. En muchas ocasiones es difícil determinar el motivo concreto, aunque los principales son: estrés y ansiedad, mala alineación de los dientes, problemas del sueño, medicamentos y hábitos y estilo de vida.

Dentro de los tratamientos más extendidos para el bruxismo están las férulas de descarga o de relajación, aunque no son una terapia curativa, sino paliativa, ya que no trata el origen del problema, sino que frena el avance de los síntomas evitando el dolor y el desgaste dental. Una férula de relajación correctamente diseñada devuelve la calidad de vida a pacientes que sufren dolores y frena el deterioro progresivo que produce el bruxismo. Pero no soluciona su causa.

Sin embargo, conviene resaltar que no todos los pacientes con bruxismo necesitan una férula, ni el mismo tipo sirve para todos los pacientes.

Una férula ha de hacerla el odontólogo a medida, del material adecuado y debe tener un seguimiento posterior para ver la evolución del paciente y reajustarla cuando sea necesario. En cambio, una mal diseñada puede ser perjudicial agravando los síntomas.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El diagnóstico precoz del bruxismo es fundamental para evitar daños severos en los dientes y en la articulación de la mandíbula, por lo que es recomendable acudir regularmente al dentista. El odontólogo será quien detecte estos síntomas cuando están comenzando y con ello evitar daños mayores con el paso del tiempo.

Solución definitiva

La ortodoncia es la solución en aquellos casos en los que el bruxismo está relacionado con una mala mordida. Pero no es suficiente con un tratamiento que solo busque alinear los dientes y dejar una sonrisa bonita, sino que el objetivo del tratamiento de ortodoncia debe ser mucho más exigente y conseguir una perfecta función masticatoria, de manera que los dientes encajen perfectamente los de arriba con los de abajo en una posición en que la mandíbula no esté forzada dentro de su articulación.

Al finalizar la ortodoncia, en la mayoría de los pacientes que padecían bruxismo es necesario restaurar los dientes que estén desgastados y fracturados para recuperar el tejido dental perdido a lo largo de los años de bruxismo.

Consejos útiles

Existen remedios caseros que, aunque en ningún caso conseguirán solucionar el problema por sí solos, sí que pueden atenuarlo:

placeholder Foto: Unsplash/@khamkhor.
Foto: Unsplash/@khamkhor.

  • Reducir el estrés en el día a día.
  • Dormir suficientes horas, siendo regular en los horarios para inducir un sueño relajado y reparador
  • Introducir hábitos saludables: actividad física y alimentación sana
  • Evitar masticar chicle o alimentos muy duros para no sobrecargar la musculatura
  • El calor seco alivia el dolor muscular producido por el bruxismo
  • Evitar alimentos dulces, muy fríos o calientes o ácidos, para evitar el dolor causado por la sensibilidad dentaria
  • Evitar el tabaco y el consumo de bebidas estimulantes con cafeína
  • Reducir el consumo de alcohol

Dra. Tamar Longás Crespo

Ortodoncista

www.tamarlongasortodoncia.com

 

​​

Dieta Enfermedades
El redactor recomienda