El gran mito de las cachimbas: no son menos perjudiciales
  1. Bienestar
Adictivo y peligroso

El gran mito de las cachimbas: no son menos perjudiciales

A pesar de que es una tendencia más juvenil, una encuesta refleja que las pipas de agua también son utilizadas por adultos. Y su consumo está en el punto de mira

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En los últimos años, se han recuperado algunas tradiciones como el uso de cachimbas, utilizadas actualmente tanto para el consumo de tabaco como de cannabis. Su origen sigue siendo controvertido, ya que mientras algunos investigadores atribuyen el artefacto a los persas, otros opinan que es de origen chino o egipcio.

La cachimba, también conocida como pipa de agua o shisha, es un artilugio utilizado para fumar tabaco de sabores. Por lo general, están conformadas por una cazoleta, donde posteriormente se quemará el carbón, un cuerpo de metal, una manguera y un recipiente de agua. La combustión del carbón sobre el tabaco cubierto con papel de aluminio es el que produce el humo que irás expulsando a medida que vayas fumando. Antes de que la persona inhale ese humo, este pasa por el agua para enfriarse.

Según la encuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias (ESTUDES) de 2018/2019, el 47% de los estudiantes ha fumado tabaco utilizando cachimbas, mientras que un 11,9% de los encuestados también ha señalado su uso para el consumo de cannabis.

Foto: Foto: Unsplash/@rubavi78.

A pesar de que es una tendencia más juvenil, una encuesta refleja que las pipas de agua también son utilizadas por adultos. La encuesta sobre alcohol, drogas y otras adicciones (EDADES) elaborada por el Gobierno en 2019 apunta que un 11,6% de los adultos (13,4% en hombres y 9,7% en mujeres) ha consumido tabaco a través de cachimbas.

Desmontando mitos

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se ha dicho que las cachimbas eran menos perjudiciales para la salud que el consumo de tabaco de manera tradicional. De hecho, esta es una de las razones por las que muchos consumidores de pipas de agua se decantan por esta opción como alternativa al consumo de cigarros.

Sin embargo, este pensamiento se ha ido poniendo en duda a lo largo de los años. De hecho, en febrero de 2020, casi 3.000 personas tuvieron que ser hospitalizadas por lesiones pulmonares debido al uso de artefactos como las cachimbas o los cigarros electrónicos.

Fumar cachimba equivale a inhalar 200 veces el humo de un cigarrillo, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica

Lo que muy pocos sospechan es que las consecuencias que tiene su consumo no solo se relacionan con la nicotina o con el resto de componentes del tabaco. El principal problema es que, al inhalar, el humo que resulta también contiene compuestos tóxicos como el monóxido de carbono, formaldehído, hidrocarburos poliaromáticos, arsénico y plomo, producidos por la combustión del propio carbón al quemarse. Otro de los riesgos añadidos es el de compartir la boquilla que se pone en el extremo de la manguera para poder fumar, ya que esto puede originar infecciones.

Cachimbas vs. cigarrillos convencionales

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) asegura que fumar cachimba equivale a inhalar 200 veces el humo de un cigarrillo. De la misma manera que ocurre con el consumo de cigarrillos, el uso de cachimbas puede provocar cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) e infecciones, además de que suponen un riesgo para la salud de los fumadores pasivos.

Un estudio realizado por la investigadora de la Universidad de California (UCLA), Mary Rezk Hanna, concluía que con una sola sesión fumando pipa de agua, las paredes de las arterias de los participantes del estudio, jóvenes de entre 18 y 34 años que no fumaban cigarrillos, se habían endurecido considerablemente.

A través de las comprobaciones del estudio, la científica advertía de la peligrosidad del consumo de tabaco con cachimbas porque “con una arteria rígida y obstruida, el riesgo de muerte y de otras enfermedades cardiovasculares se multiplica”, explica. Existen otras personas que, al desconocer el daño que produce el consumo de las cachimbas en sí, opta por adquirir tabaco sin nicotina, lo que reduce la dependencia que se tendría debido a la sustancia y disminuye los riesgos en la salud.

Sin embargo, por la combustión del carbón sigue generando agentes tóxicos y monóxidos de carbonos que incrementan la posibilidad de padecer enfermedades pulmonares y cardiovasculares.

Salud Cáncer
El redactor recomienda