Cómo librarte de párpados caídos y ojeras
  1. Bienestar
Rejuvenecer la mirada

Cómo librarte de párpados caídos y ojeras

Incomodan a hombres y mujeres, pero existen soluciones. Alimente te da una serie de consejos de la mano de un experto

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Pocas cosas hay que envejezcan más la mirada que unos párpados caídos. De hecho, si esto pasa con 30 años, la persona puede perfectamente aparentar 40. El doctor César Hita Antón, oftalmólogo y cirujano oculoplástico en la clínica Anthea de Madrid, recuerda que “lo primero que hay que hacer es diferenciar entre un párpado caído en su totalidad (lo que se conoce como ptosis palpebral) y un párpado con exceso de piel (condición conocida como dermatochalasia)”.

Cuando una persona con una predisposición anatómica o con cierta edad (normalmente a partir de los 40 años, aunque puede aparecer antes) presenta una dermatochalasia o caída por exceso de piel del párpado, va a quejarse de aspecto cansado, dificultad para ver (puesto que la piel le molesta para abrir el ojo), sensación de tener algo que tapa parte del campo visual, dolor de cabeza (al levantar las cejas constantemente). En ocasiones puede acumularse sudor y facilitar la aparición de eccemas.

En la aparición de la ojera influyen muchos factores como la predisposición genética, alteraciones hormonales y la edad

Los dos factores son determinantes para que se produzca un exceso de piel en los párpados. “Es fácil detectar una predisposición genética al observar cómo son los padres de la persona o paciente, ya que los rasgos anatómicos se tienden a heredar”, explica. “A la vez, el paso de los años hace que la elasticidad y tono de los tejidos empeore, haciéndose más evidente el descolgamiento de la piel. En una persona joven predominará la genética, mientras que en una persona mayor el origen será mixto con frecuencia”, sostiene.

Tratamientos quirúrgicos y médicos

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Existen tratamientos quirúrgicos y médicos. “El tratamiento principal del exceso de piel de los párpados es la cirugía conocida como blefaroplastia. Los resultados suelen ser naturales y favorecedores. Esta técnica se puede asociar a otros procedimientos que mejoran el aspecto de la mirada, como son elevar las cejas o retirar el exceso de grasa que puede abultar en los párpados”, asegura el doctor.

La alternativa médica a la blefaroplastia consiste en la contracción de la piel mediante la aplicación de un daño térmico controlado. "Una buena opción para conseguir esto es la aplicación de láser fraccionado de CO₂. Este tipo de láser, que se aplica en consulta con anestesia tópica, calienta levemente la piel, contrayéndola, resultando en una menor cantidad de piel sobrante. La recuperación suele ser rápida tras unos días presentando un leve enrojecimiento palpebral. Se suelen realizar varias sesiones con el láser para conseguir el efecto deseado", detalla.

Un rejuvenecimiento sin cambiar la expresión de los ojos

“Lo primero que hay que aclarar es que la blefaroplastia pretende rejuvenecer sin cambiar la expresión de los ojos y sin buscar una edad”, destaca el experto. “Es difícil decir cuántos años pueden eliminarse de los párpados, el objetivo de la operación es el rejuvenecimiento de la mirada y el aumento de calidad de vida. Es infrecuente tener que operar los párpados en menos de 5-10 años”, subraya.

En este procedimiento, que se realiza bajo anestesia local, se retira la piel que sobra del párpado. "Se buscan unas proporciones determinadas más favorecedoras, evitando quitar demasiada piel para no tener complicaciones oculares y dejando la cicatriz en el pliegue natural que tenía el párpado cuando la persona era más joven. Así, la cicatriz suele quedar escondida discretamente. Es una cirugía cómoda ya que es rápida (normalmente lleva en torno a media hora), no dolorosa y no requiere ingreso. La recuperación suele durar unos días en los que se puede teletrabajar o conducir sin problema", concluye.

Ojeras: tratamientos médico-estéticos

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El tratamiento se determina según el tipo de ojera que tengamos. “Los tratamientos tienen como objetivo corregir el hundimiento y la coloración de la ojera, además de eliminar arrugas finas y dar firmeza a la piel del párpado inferior”, señala la doctora Andrea Marroquín.

Para conseguir la eliminación de ojeras suelen combinarse varios tratamientos como el ácido hialurónico, láser, peeling químico y carboxiterapia. "La aplicación de ácido hialurónico es indolora ya que suele realizarse con microcánulas que hacen muy confortable el tratamiento. Para la aplicación de láser sí que se utiliza una crema anestésica previa al tratamiento para que no sea molesto", apunta.

Foto: Foto: Unsplash/@ravi_patel. Opinión

Por supuesto, afirma la experta, "ya que al corregir el hundimiento y la pigmentación de la zona se elimina la sensación de cansancio y tristeza". Así, se consigue una mirada más fresca y devolvemos juventud a la mirada.

La ojera es una patología de origen múltiple, es decir, en su aparición influyen muchos factores. El más importante es la herencia; hay pacientes que tienen predisposición genética para su aparición. Además, se pueden sumar otros como las alteraciones hormonales y la edad. Otro que influye mucho está determinado por el estilo de vida que llevemos. El estrés, la falta de descanso, una dieta no equilibrada, falta de ejercicio y fumar contribuyen a la aparición de ojeras hundidas y pigmentadas.

Tratamientos recomendados

  • Ácido hialurónico. Consiste en microinyecciones para rellenar ojeras hundidas, ayuda además a rehidratar la piel del contorno de ojos que es muy fina y con el paso del tiempo pierde elasticidad y aparecen arrugas.
  • Láser. Es el tratamiento recomendado para eliminar pigmento en la zona, en ojeras marrones o violáceas.
  • Carboxiterapia. Aplicación de pequeñas cantidades de dióxido de carbono mediante punciones en el párpado. Se utiliza para aumentar el intercambio gaseoso y mejorar la microcirculación en el área y aliviar la congestión que provoca el color violáceo de la ojera y mejora el tono de la piel.
  • Peeling. Su aplicación se utiliza para reducir el color marrón de la ojera causado por exceso de melanina, llegando a actuar hasta las capas superficiales y medias de la dermis. Consigue, por lo tanto, unificar el tono de la piel y que luzca más fresca y tersa.
Envejecimiento Piel Salud
El redactor recomienda