Bulos sobre la salud peligrosos para los alérgicos
  1. Bienestar
¡Todo falso!

Bulos sobre la salud peligrosos para los alérgicos

Si eres intolerante a alguna sustancia o conoces a alguien que lo sea, necesitas conocer estas mentiras y evitarlas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Millones de personas conviven con las rojeces, los picores o la inflamación provocados por una reacción alérgica. De hecho, las alergias son una de las 6 patologías más frecuentes según la Organización Mundial de la Salud.

Una de las más comunes y molestas es la alergia al polen. Algunos de sus síntomas son la inflamación y la hiperactividad de los conductos nasales, lo cual provoca hipermucosidad y también un picor intenso. Es cierto que, con la llegada del calor, esta alergia tiende a intensificarse. La razón es que la humedad ayuda a disipar el polen del ambiente, disminuyendo la exposición de nuestras vías respiratorias a este poderoso alérgeno.

Ciertas partículas presentes en la orina de las mascotas también pueden generar alergia

Sin embargo, la alergia a una determinada sustancia, como el polen o los famosos ácaros, no entiende de estaciones, y aquellas personas alérgicas que se expongan lo suficiente durante el invierno sufrirán la misma reacción.

También es importante recordar que el polen no es la única sustancia alérgena que afecta a las vías respiratorias. De hecho, al igual que existen alérgenos de exterior, como es el caso de este, existen otras partículas que pueden producir reacciones alérgicas en el interior de nuestro hogar, como la caspa de los animales.

El pelo de los animales causa alergia

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En realidad, el pelo de las mascotas no es el desencadenante de nuestras reacciones inmunitarias. Del mismo modo, la longitud o la cantidad de pelo que tengan los gatos o los perros de nuestro entorno tampoco es el responsable de las alergias.

El origen de nuestras molestias se encuentra generalmente en los ácaros y la caspa que se adhieren a la piel de los animales y que sobreviven en su pelaje. Este error es uno de los más recurrentes según la Fundación Estadounidense para el Asma y la Alergia. Sus expertos recuerdan que “ciertas partículas presentes en la orina de las mascotas también pueden generar alergia”.

De ahí que tampoco sea cierto que algunas variedades de perros o de gatos sean más recomendables que otras para las personas alérgicas. Por duro que resulte, no es recomendable convivir con mascotas aunque sean de pelaje corto o les cortemos el pelo con regularidad. Los roedores, como conejos, hámsters o chinchillas también pueden generar alergias. La alternativa más eficaz son mascotas sin pelo, como las tortugas u otro tipo de reptiles.

Las alergias se desarrollan durante la infancia

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Tal y como explica el doctor Fernando Fernández Bueno, de Medicina Clara, las alergias no solamente pueden desarrollarse en cualquier etapa de la vida, sino que algunos tipos también pueden superarse.

Su origen se encuentra en una alteración de nuestro sistema inmunológico, que reacciona frente a ciertas sustancias, como el látex, el polen o los ácaros como si fueran sustancias nocivas. “Las manifestaciones de la alergia pueden aparecer en nuestro organismo de manera inmediata, como en el caso de las alimentarias de los bebés, pero también de manera paulatina como ocurre a veces con las mascotas”, afirma Bueno.

Foto: Foto: iStock.

Por el contrario, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica también informa de que “la alergia puede llegar a desaparecer por completo en algunos pacientes”. Los expertos sostienen que esta curación se produce con el paso del tiempo: “Estas personas desarrollan de manera espontánea una tolerancia inmunológica a la sustancia que hasta ese momento había sido rechazada por el organismo”.

Las alergias se heredan

Realmente no se ha demostrado científicamente que la intolerancia a determinados alérgenos pueda transmitirse genéticamente de padres a hijos. Es cierto que a menudo varios miembros de una familia pueden ser alérgicos a las mismas sustancias; sin embargo, esto podría deberse a que comparten un mismo entorno y, por tanto, están expuestos a los mismos desencadenantes.

Lo que sí se ha comprobado es que los hijos pueden heredar de sus padres la susceptibilidad ante ciertos alérgenos; es decir, una predisposición genética a reaccionar frente a determinadas sustancias que potencialmente podría desarrollarse durante la infancia o en cualquier otro momento de su vida.

Las alergias se curan con pastillas

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Falso y peligroso. Las alergias no desaparecerán usando ni abusando de ningún medicamento.

No obstante, los síntomas de la alergia pueden mitigarse en gran medida gracias a ciertos tratamientos como los antihistamínicos, que inhiben a la histamina. Este compuesto es clave dentro de nuestro sistema inmune, que provoca los procesos inflamatorios, y por eso inhibirla es una solución frecuente para combatir los síntomas de la rinoconjuntivitis.

Por su parte, los broncodilatadores son especialmente eficaces para aliviar las dificultades respiratorias (son un tratamiento básico contra el asma) y la adrenalina intramuscular se usa para combatir los casos más graves de anafilaxia por picadura de abeja o de avispa.

En este sentido, el doctor Bueno nos advierte de que “el único tratamiento efectivo es el que le recomiende su especialista tras un estudio en profundidad y un diagnóstico bien fundamentado”.

Alergias
El redactor recomienda