Este es el peor efecto que tiene la falta de hierro en tu organismo
  1. Bienestar
Gran ensayo europeo

Este es el peor efecto que tiene la falta de hierro en tu organismo

Un estudio con cerca de 13.000 europeos desvela que esta carencia eleva considerablemente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mortalidad por su causa en hombres y mujeres

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Es el rey de los desórdenes nutricionales del mundo, así al menos lo dictamina la OMS. La falta de hierro (la causa de la anemia) es un problema de salud muy frecuente tanto en menores como en mujeres o en los adultos mayores. De hecho, en ellos, esta deficiencia se incrementa a partir de los 50 años. Se sabe que la prevalencia de anemia en los adultos mayores de 65 años asciende al 10% en las mujeres y al 11% en los hombres, y aumenta un 26,1% en hombres y un 20,1% en mujeres en los mayores de 85 años.

La Sociedad Española de Medicina Interna establece que “se presenta porque se produzcan pocos glóbulos rojos, porque se destruyan antes de tiempo (viven menos de 120 días) o porque se pierdan (hemorragias)”.

Pérdidas de sangre

Contrariamente a lo que se pueda pensar, la dieta no es la responsable, ya que el “hierro está muy distribuido tanto en alimentos de origen animal como vegetal. La causa de la gran mayoría de anemias por falta del mineral (anemias ferropénicas) es la pérdida de glóbulos rojos (hemorragias)”, sostiene la institución.

Reconoce a El Confidencial el Dr. José Luis Zamorano, exvicepresidente de la Sociedad de Cardiología Europea, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y embajador para Latinoamérica de la citada identidad, además de catedrático de Medicina, que la causa de "la falta del mineral es multifactorial".

E insiste: "No hay que olvidar que el déficit puede asociarse no solo con pérdidas del mismo, debido por ejemplo a la presencia de pólipos, tumores gastrointestinales, menstruación o reglas en la mujer, sino que también se relaciona con una propia malabsorción del mismo. Aquí debemos incluir a los celiacos o el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino. Todos estos enfermos tienen sus peculiaridades y, sin duda, estas interfieren con su salud global".

Foto: Foto: iStock.

'Ataque directo al corazón’

Ahora llega una nueva investigación, publicada hoy en 'ESC Heart Failure' (una revista de la Sociedad Europea de Cardiología), que señala que aproximadamente el 10% de los nuevos casos de enfermedad coronaria en personas de mediana edad que ocurrirán dentro de una década podrían evitarse mediante la prevención de la deficiencia de hierro.

"El estudio traduce el interés que ha suscitado en los últimos años el déficit de hierro como predictor de eventos cardiovasculares o la necesidad de tratamiento con suplementos", Dr. Zamorano

“Este fue un estudio observacional y no podemos concluir que la carencia del mineral cause enfermedades cardiacas”, dijo el autor del estudio, el Dr. Benedikt Schrage, del Centro Universitario de Cardiología y Vascular de Hamburgo (Alemania). "Sin embargo, crece la evidencia de que existe un vínculo y estos hallazgos proporcionan la base para futuras investigaciones para confirmar los resultados", subraya.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Documenta el experto español que "este estudio es sólido y publicado en una revista de gran impacto a nivel europeo. De hecho, traduce el interés que ha suscitado en los últimos años el déficit de hierro como predictor de eventos cardiovasculares o la necesidad de tratamiento con suplementos de hierro (incluso intravenosos) en algunos afectados de enfermedad cardiovascular, como la insuficiencia cardiaca".

Es más, destaca, "en algunos de ellos, y con dicha carencia, sí hemos comprobado que se benefician del tratamiento suplementario".

"Cerca del 10% de los nuevos casos de enfermedad coronaria en personas de mediana edad que ocurrirán en una década podrían evitarse mediante la prevención de la deficiencia de hierro"

Da fe de las palabras del cardiólogo español algunos estudios anteriores, como el publicado en 'Biomolecules', que han demostrado que en pacientes con enfermedades cardiovasculares, la deficiencia se relacionó con peores resultados, incluidas hospitalizaciones y muerte. El tratamiento con hierro intravenoso, como indica anteriormente el Dr. Zamorano, mejoró los síntomas, la capacidad funcional y la calidad de vida de los inscritos en el ensayo FAIR-HF 2. Con base en estos resultados, el ensayo FAIR-HF 2 está investigando el impacto de la suplementación por vía venosa sobre el riesgo de muerte en pacientes con insuficiencia.

Los nuevos datos

El presente estudio tuvo como objetivo examinar si la asociación también se observaba en la población general. Incluyó a 12.164 personas de tres cohortes de población europea. La media de edad fue de 59 años y el 55% eran mujeres. Durante la visita del ensayo de referencia, se evaluaron los factores de riesgo cardiovascular y las comorbilidades como el tabaquismo, la obesidad, la diabetes y el colesterol mediante una evaluación clínica exhaustiva que incluía muestras de sangre. Los participantes se clasificaron como deficientes en hierro o no, según dos definiciones: 1) carencia absoluta, que solo incluye el mineral almacenado (ferritina); y 2) deficiencia funcional, que aborda el nutriente almacenado (ferritina) y hierro en circulación para uso corporal (transferrina).

El Dr. Schrage explica: “La deficiencia absoluta es la forma tradicional de evaluar el estado del hierro, pero omite el circulante. La definición funcional es más precisa, ya que incluye ambas medidas y recoge aquellas que tienen suficientes reservas, pero no lo necesario en circulación para que el cuerpo funcione correctamente”.

Los participantes fueron seguidos y clasificados por incidente de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular, muerte por culpa del corazón y fallecimiento por cualquier causa. Los investigadores analizaron la asociación con la carencia de hierro después de ajustes por edad, sexo, tabaquismo, colesterol, presión arterial, diabetes, índice de masa corporal e inflamación. Los participantes con antecedentes de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular al inicio del estudio fueron excluidos de los análisis.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Al inicio del estudio, el 60% de los participantes tenía deficiencia absoluta de hierro y el 64%, la funcional. Durante un seguimiento medio de 13,3 años, hubo 2.212 (18,2%) muertes. De ellos, un total de 573 personas (4,7%) fallecieron por causa cardiovascular. La incidencia de patología cardiaca e ictus se diagnosticó en 1.033 (8,5%) y 766 (6,3%) participantes, respectivamente.

La deficiencia funcional se asoció con un 24% más de riesgo de patología coronaria, un 26% más de probabilidades de morir por su causa y un 12% más de riesgo de fallecer por todas las causas en comparación con la ausencia de falta del nutriente. La deficiencia absoluta se relacionó con un aumento del 20% en el riesgo de enfermedad coronaria, pero no con la mortalidad. No hubo asociaciones entre el estado del hierro y el accidente cerebrovascular.

Eventos en 10 años

Los investigadores calcularon la fracción atribuible de la población, que estima la proporción de eventos en 10 años que se habrían evitado si todos los individuos tuvieran el mismo riesgo de aquellos sin deficiencia de hierro al inicio del estudio. Los modelos se ajustaron por edad, sexo, tabaquismo, colesterol, presión arterial, diabetes, índice de masa corporal e inflamación. En un periodo de 10 años, el 5,4% de todas las muertes, el 11,7% de las muertes cardiovasculares y el 10,7% de los nuevos diagnósticos de enfermedad coronaria fueron atribuibles a la deficiencia funcional de hierro.

Foto: Los doctores Jorge Solís y Leticia Fernández-Friera. (S.B.)

“Este análisis sugiere que si la carencia hubiera estado ausente al inicio del estudio, aproximadamente el 5% de las muertes, el 12% de los fallecimientos por causas cardiovasculares y el 11% de los nuevos diagnósticos de enfermedad no se habrían producido en la década siguiente”, comenta el Dr. Schrage.

"El estudio mostró que el problema era muy prevalente en esta población de mediana edad, y casi dos tercios tenían deficiencia funcional", indica. Y pone el acento en "que los estudios futuros deberían examinar estas asociaciones en cohortes más jóvenes y no europeas".

Como conclusión, "la mejor prevención es simplemente saber si tenemos o no déficit de hierro. La mayoría de los enfermos lo desconoce. Si es así, hay que consultar al médico y personalizar la decisión y la causa de la misma", recalca el Dr. Zamorano.

Enfermedades Nutrientes
El redactor recomienda