Si estás pensando en hacerte o quitarte un tatuaje, ten en cuenta esto
  1. Bienestar
Tinta en la piel

Si estás pensando en hacerte o quitarte un tatuaje, ten en cuenta esto

Gracias a los últimos avances es posible deshacerse de estos 'recuerdos', eso sí, con mucho cuidado, ya que pueden aparecer patologías en la piel

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los tatuajes se han convertido en una de las múltiples formas de expresión humana de la historia y cada vez es más frecuente encontrarte a gente que los lleve. A pesar de que un siglo atrás se asociaba con colectivos concretos de la sociedad, ahora es una práctica habitual que provoca curiosidad, ya que la mayor parte de ellos esconden historias detrás.

Cuando hablamos de tatuajes, nos referimos a un dibujo o marca permanente que estaba para siempre en nuestro cuerpo, aunque ahora existen técnicas para borrarlos. Para realizarlo, se utilizan agujas huecas que van introduciendo pigmentos dentro de la piel en la zona deseada. Algunos psicólogos apuntan que estos grabados tienen capacidad terapéutica:

  • Mejorarse a uno mismo: hacerse un tatuaje puede implicar verse a uno mismo de una forma más atractiva, como si se dibujara sobre un lienzo en blanco.
  • Sentido de pertenencia: el ser humano es un ser social y se siente cómodo en comunidad. El hecho de hacerse un tatuaje te hace formar parte de ese colectivo.
  • Disminuye la ansiedad ante la muerte: las personas con tatuajes tienden más a pensar en el presente y la muerte se percibe como algo muy lejano.
  • Búsqueda de sensaciones y riesgos: se ha identificado que las personas con tatuajes tienden más a asumir riesgos y a querer experimentar sensaciones nuevas.

Antes de hacerte un tatuaje busca bien un centro especializado llevado por profesionales

  • Singularidad: el Centro de Psicología Cenit explica que en un estudio, donde se midieron los niveles de autoestima, ansiedad corporal y singularidad de los participantes, las personas se autovaloraron mejor después de hacerse un tatuaje porque encontraron en él la sensación de ser únicos.
  • Adicción: habrás escuchado muchas veces que las personas se vuelven adictas a esta práctica. Lejos de ser adictivo (porque no cumple las características de lo que conlleva ser adicto), puede llegar a ser una herramienta útil si una persona se está recuperando de una adicción porque el tatuaje puede servir como recordatorio del orgullo por haber logrado superarlo.
  • Actividad sexual: un estudio de la Universidad de Silesia en Polonia señala que las personas con tatuajes son más activas sexualmente que las personas sin tatuajes. Además, el análisis apunta que también inician este tipo de relaciones en edades más tempranas y las practican con mayor frecuencia.

Los tatuajes y la salud cutánea

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Clínica Mayo explica que, al atravesar la piel, la probabilidad de sufrir una infección cutánea y otras complicaciones aumenta. Entre las afecciones más comunes destacan las reacciones alérgicas que pueden derivar en sarpullido o escozor, inflamaciones como la aparición de un granuloma o incluso pueden interferir en las resonancias magnéticas y provocar hinchazón o ardor, aunque esta última señal es menos frecuente.

En el lado extremo, si el equipo con el que te han tatuado no ha sido descontaminado correctamente, puedes contraer enfermedades transmitidas a través de la sangre como la hepatitis B o C.

Foto: Foto: iStock.

Un estudio realizado por el Centro Científico y Práctico de Dermatovenereología y Cosmetología de Moscú asegura que llevar tatuajes puede generar infecciones como dermatitis y psoriasis. En estos casos, el problema puede ser que la persona tenga alergia a la tinta. Además, si el dibujo contiene colores, el problema se puede agravar. Los investigadores explican que, por ejemplo, el color rojo contiene metales como el titanio o el mercurio que provocan infecciones cutáneas de este estilo.

Además, si la persona tatuada no sigue las instrucciones y recomendaciones pertinentes como no quitarse el vendaje colocado, aplicar la pomada indicada para la cicatrización de la herida, lavar con agua y jabón antibacteriano sin aroma o evitar que le dé el sol, puede llegar a desarrollar otras enfermedades como estafilococo dorado (bacteria).

¿Qué ocurre si quiero eliminar mi tatuaje?

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Sociedad Americana de Cirugía Dermatológica (ASDS) asegura que "los tatuajes ya no se consideran diseños o marcas permanentes e irreversibles en la piel", y que "los cirujanos dermatológicos pueden utilizar de forma segura y eficaz diferentes técnicas para eliminar con éxito los tatuajes no deseados".

En esta línea, dan algunos datos que se deben saber antes de hacerse un tatuaje y una vez que hemos decidido quitárnoslo:

  • Los tatuajes aplicados profesionalmente tienden a penetrar las capas más profundas de la piel a niveles uniformes. Esta uniformidad permite a los cirujanos dermatológicos utilizar técnicas que eliminan áreas más amplias de piel entintada a la misma profundidad.
  • Algunas de las tintas y colores pastel más nuevos pueden ser difíciles de eliminar por completo.
  • Los tatuajes caseros, que a menudo se aplican con una mano desigual, pueden ser más difíciles de eliminar.
  • Los colores de tinta azul y negra más profundos "son particularmente desafiantes".
  • Cuesta más eliminar los tatuajes más nuevos que los más antiguos.
  • La eliminación completa no siempre es posible.
  • Es muy probable que exista algún nivel de cicatrización o variación del color de la piel.
  • La eliminación de tatuajes casi siempre se realiza de forma ambulatoria.

Por otro lado, alertan de que en ciertas circunstancias es mejor no proceder a su eliminación: "Si tienes ciertos trastornos del sistema autoinmune, problemas de pigmentación, acné activo, verrugas, diabetes inestable, rosácea activa u otras lesiones no diagnosticadas".

El redactor recomienda