¿Varón? Lo que afecta a tu aparato reproductor y no lo sabes
  1. Bienestar
Distinguirlas es fundamental

¿Varón? Lo que afecta a tu aparato reproductor y no lo sabes

Algunas afecciones dermatológicas del pene no suponen un problema sanitario serio a corto plazo, pero otras pueden ser extremadamente graves

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Más allá de los tópicos y los prejuicios, es cierto que los órganos genitales son importantes para todas las personas, tanto hombres como mujeres. Cuidarlos es básico tanto para disfrutar de una vida sexual realmente plena como para proteger nuestra salud en los casos más graves. De hecho, en determinadas ocasiones algunas de las dolencias más leves en el pene pueden degenerar en infecciones, deformidades o inflamaciones realmente graves si no se atajan a tiempo. Nunca fue más oportuna la frase 'más vale prevenir que curar' que en el caso de la salud íntima masculina.

Existen lesiones que no tienen malignidad y solamente pueden producir molestias u ocasionar una afectación cosmética del pene

En efecto, tal y como nos explica el doctor François Peinado, cirujano urólogo especialista en próstata, enfermedad de Peyronie y medicina sexual: “Algunas dolencias del pene, como las lesiones cutáneas benignas, no tienen por qué ser preocupantes a corto plazo, simplemente deben atajarse a tiempo”. El principal inconveniente de estas lesiones, entre las que podemos encontrar los quistes o los seudotumores, es que en ocasiones pueden llegar a ocasionar molestias y afectar a la estética de la zona.

Lesiones benignas

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Estas lesiones no tienen malignidad y solamente pueden producir molestias en el lugar de la lesión u ocasionar una afectación cosmética del pene", asegura el doctor. Y enuncia las principales:

  • Quistes de inclusión congénitos y adquiridos, secundarios a circuncisión o traumatismos.
  • Quistes de retención de glándulas sebáceas de mucosa, piel y cuerpo peneano.
  • Siringomas de las glándulas sudoríparas y neurilemomas de frenillo y prepucio.
  • Flebitis, linfangitis y vasculitis.
  • Tumores derivados de las estructuras mesenquimales como angiomas, fibromas, lipomas, miomas y neurilemomas.
  • Pseudotumores por reacción a cuerpo extraño.

El tipo más común de estas lesiones son los quistes en el pene. "Estas protuberancias, tan aparatosas, suelen aparecer en la zona del escroto por norma general aunque, en algunos casos, también pueden aparecer a lo largo del cuerpo del pene", explica el doctor. Aunque puedan resultar alarmantes, pueden generarse de forma 'espontánea' o debido a la oclusión de folículos pilosos, tal y como sucede en cualquier otra parte del cuerpo. La mayoría no requiere tratamiento, pero en caso de quistes de gran tamaño o inflamados, el tratamiento más adecuado es la extirpación quirúrgica del quiste.

Infestaciones y lesiones premalignas

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una de las más problemáticas y vergonzantes del pene es la sarna. A pesar de que la mayor parte de las personas solo conocemos esta lesión cutánea en los animales, por desgracia, es una enfermedad que afecta también a las personas. En realidad, ataca cualquier superficie orgánica que sea contaminada por el ácaro Sarcoptes scabiei.

"La hembra de estos ácaros deposita sus huevos en el interior de nuestra piel y el surco que excava bajo la dermis es el signo visible más característico de la sarna", detalla el doctor Peinado. Por su parte, el síntoma más común entre los pacientes es el prurito, como consecuencia de la reacción defensiva de nuestra piel frente a las heces y la saliva de este parásito.

Afortunadamente, a pesar del poder nocivo de esta enfermedad sobre nuestra piel, su tratamiento es relativamente accesible, y se basa en la desinfección de la ropa y la aplicación de una composición de permetrina al 5%, tanto al paciente como a su entorno social más cercano.

En cuanto a las lesiones premalignas podemos encontrar diversos tipos de carcinomas y tumores, son especialmente graves y peligrosas

Otro parásito especialmente atraído por las zonas oscuras y cálidas de nuestro cuerpo son las ladillas. Una de las características que hacen más peligrosa esta parasitosis es su facilidad para contagiarse a través del contacto humano, y su primer efecto suele ser la picazón extrema (pueden llegar a causar rascado compulsivo y heridas).

En cuanto a las lesiones premalignas podemos encontrar diversos tipos de carcinomas y tumores, son especialmente graves y peligrosas. Su diagnóstico temprano es fundamental, ya que, tal y como nos explica el doctor Peinado: “Su evolución puede acabar degenerando en un cáncer”.

Aunque la solución más frecuente en la mayor parte de estas dolencias es la intervención quirúrgica, el tratamiento varía en función de las causas que han originado la enfermedad. De esta forma, los especialistas pueden aplicar medidas tan variadas como cambios alimenticios o conductuales, como en el caso de la irritación leucoplaquia, o la ablación láser propia del sarcoma de Kaposi, entre otras.

El redactor recomienda