El mineral que realmente ayuda a prevenir y acortar los resfriados, según un nuevo estudio
  1. Bienestar
o la gripe

El mineral que realmente ayuda a prevenir y acortar los resfriados, según un nuevo estudio

Un metanálisis acaba de fortalecer la idea de que la suplementación con este mineral podría evitar los síntomas y reducir la duración de las infecciones respiratorias virales

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El médico alemán Hieronymus David Gaubius presentó en 1771 a la comunidad científica occidental "un medicamento con muchas promesas": el zinc. Más de 200 años después, podemos encontrar este mineral entre muchos de los suplementos más comunes de la farmacia. Pero, hasta ahora, la evidencia del uso de suplementos de zinc era limitada, los resultados de los estudios se han mezclado y la dosis, la formulación y la duración de la prescripción no se han investigado adecuadamente.

Un nuevo metanálisis de 28 ensayos controlados aleatorios, publicado en el 'British Medical Journal', acaba de fortalecer la idea de que la suplementación con zinc podría prevenir los síntomas y acortar la duración de las infecciones respiratorias virales, como el resfriado común o la gripe.

Foto: Alimentos ricos en zinc. (iStock)

"Se piensa comúnmente que el papel del zinc en la prevención y el tratamiento de infecciones es solo para las personas que tienen deficiencia de zinc, pero nuestros hallazgos realmente desafían esta noción", señala la doctora en medicina integrativa y autora principal de la revisión, Jennifer Hunter.

28% menos de síntomas

Dos cosas que la gente quiere saber cuando se resfría es cuánto tiempo va a durar y cómo de enfermo se va a poner. "Descubrimos que el zinc probablemente reduce la duración de la enfermedad y hubo bastantes señales que apuntan a que tiene el potencial de reducir la gravedad, particularmente en ese momento pico de la enfermedad entre los días 2 y 4", apunta la investigadora del Instituto de Investigación de Salud NICM.

En concreto, el análisis señala que cuando se tomó zinc como medida preventiva hay un 28% menos de riesgo de desarrollar síntomas más leves y un 87% menos de riesgo de síntomas moderadamente graves.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como tratamiento después de enfermar, también se descubrió que el zinc reduce ligeramente el tiempo que duran los síntomas. Por lo general, su ingesta redujo los peores síntomas en alrededor de dos días.

Ese es un efecto bastante mínimo, especialmente cuando se considera que los síntomas se mantuvieron igual de severos en general. Además, si el paciente está infectado intencionalmente con un virus del resfriado, el zinc no evita que contraiga la enfermedad.

Este análisis es un paso adelante intrigante, pero los investigadores también advierten que algunos de los estudios incluidos eran pequeños, no compararon las mismas dosis y podrían incluir sesgos en el informe de los síntomas.

Para Hunter, sus hallazgos proporcionan "a los médicos y pacientes una solución viable. Una alternativa al uso inadecuado de antibióticos, que sigue siendo un problema importante a nivel mundial".

Los hallazgos de la revisión también se alinean con la demanda de más investigación de inmunonutrición, particularmente en poblaciones con un mayor riesgo de SARS-CoV-2. “Ahora bien entrados en la pandemia, y aprendiendo rápidamente que muchas terapias que han funcionado para otras infecciones virales no necesariamente funcionan para covid-19, no podemos asumir que los resultados se aplican al coronavirus”, concluye la autora principal del estudio.

Foto: Foto: iStock.

Hunter explica que "los dos grandes ensayos de China encontraron que el aerosol nasal de zinc en dosis muy bajas redujo el riesgo de enfermedad clínica. Los dos ensayos más pequeños en EEUU que evaluaron los efectos preventivos del zinc oral excluyeron a las personas con deficiencia de zinc. Todos los demás ensayos que analizaron el zinc para el tratamiento del resfriado común se realizaron en poblaciones donde esta deficiencia es muy poco probable".

“Nuestra revisión sistemática fue la primera en incluir estudios en los que los participantes fueron infectados intencionalmente con rinovirus humano, una causa común de infecciones del tracto respiratorio superior. En estos estudios, descubrimos que no hubo un efecto protector significativo por el uso de pastillas de zinc, ni antes ni después de la inoculación”, desarrolla Hunter. “Estos ensayos de rinovirus humanos fueron muy pequeños, por lo que los hallazgos no eran fiables. Sin embargo, todavía surge la pregunta de si los efectos antivirales insignificantes que se observaron del zinc en el laboratorio también se aplican en el mundo real, al menos contra los rinovirus”, especifica.

Los investigadores también destacaron en sus hallazgos los desafíos en torno a la variabilidad de las formulaciones y dosis de zinc, y sus mecanismos de acción.

“Los médicos y los consumidores deben ser conscientes de que continúa una considerable incertidumbre con respecto a la eficacia clínica de las diferentes formulaciones, dosis y vías de administración de zinc”, aclara la investigadora.

Foto: Foto: iStock.

"Por el momento, simplemente no hay suficiente investigación para decir si un aerosol nasal de zinc, versus un gel nasal, versus una pastilla, versus zinc oral, es mejor o peor que los otros. La mayoría de los ensayos utilizaron formulaciones de gluconato de zinc o acetato de zinc, pero eso no significa que otros compuestos de zinc sean menos efectivos", apunta.

A pesar de estas incógnitas, Hunter señala que los productos de zinc están ampliamente disponibles, son asequibles y generalmente seguros, incluido el uso a corto plazo de pastillas y cápsulas de zinc en dosis altas de muchos de los ensayos.

El redactor recomienda