Vitamina D: la verdad sorprendente cuando la tienes en exceso
  1. Bienestar
Según la ciencia

Vitamina D: la verdad sorprendente cuando la tienes en exceso

Entre un 40% y un 60% de la población presenta deficiencias de la misma, pero si pecamos por exceso en vez de por defecto sufriremos otras consecuencias para la salud. Te las contamos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

No es la primera ni será la última vez que desde esta sección de El Confidencial hablamos de la vitamina D. El Dr. Ángel Durántez, columnista en este espacio, la considera la vitamina 'maravilla', también antienvejecimiento. No en balde, y como él mismo apunta, "le está arrebatando el podio a su vecina del abecedario, la C". De ella, un día sí y otro, también hemos oído hablar desde la llegada del covid-19 porque ayuda a fortalecer el sistema inmunológico contra las enfermedades respiratorias.

Foto: Foto: Unsplash/@davidmonje. Opinión

Es bien conocido que la población mundial, y la española, tienen importantes carencias de ella. De hecho, los estudios, como el español publicado en 'Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral', apuntan a que entre un 40% y un 60% de nuestros compatriotas sufre deficiencias de la misma, cifra que aumenta hasta cerca de un 80% en los mayores e incluso el 100% en ancianos con fracturas osteoporóticas.

En el otro lado de la balanza

Foto: Foto: iStock.

Y todo, porque es casi imposible obtener demasiada vitamina D de la luz solar o de los alimentos. La toxicidad de la vitamina D implica que los niveles en el cuerpo son tan altos que causan daño. También se denomina hipervitaminosis D. Este nutriente es soluble en grasa. Como sucede con otras de la misma condición, nuestro cuerpo no tiene una manera fácil de deshacerse de ellas. Es por ello que puede acumularse de forma excesiva.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El mecanismo exacto detrás de la toxicidad de la vitamina D es complicado y no se comprende completamente en este momento. Sin embargo, sabemos que la forma activa de la misma funciona de manera similar a una hormona esteroidea, como señala un estudio de 'The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology'.

Viaja dentro de las células y les dice que activen o desactiven los genes. Por lo general, la mayor parte de la vitamina D del cuerpo está almacenada, unida a receptores de vitamina D o proteínas transportadoras. Hay muy poca vitamina D 'gratuita' disponible. Sin embargo, cuando su ingesta es extrema, los niveles pueden llegar a ser tan altos que no queda espacio para los receptores o las proteínas transportadoras. Esto puede conducir a niveles elevados de vitamina D 'libre' en el cuerpo, que puede viajar dentro de las células y abrumar los procesos de señalización afectados por ella.

La relación con el calcio

Uno de los principales procesos de señalización tiene que ver con el aumento de la absorción de calcio del sistema digestivo, como documenta un ensayo del 'American Journal of Clinical Nutrition'. Como resultado, el síntoma principal de su toxicidad es la hipercalcemia o niveles elevados de calcio en la sangre, que pueden causar varios síntomas, y el calcio también puede unirse a otros tejidos y dañarlos. Esto incluye los riñones, como refleja un ensayo de 'Nephrology'. Las principales fuentes dietéticas de este nutriente son los aceites de hígado de pescado y los pescados grasos. Para las personas que no reciben suficiente luz solar, los suplementos de vitamina D son importantes.

Foto: iStock.

Las pautas para los niveles sanguíneos de vitamina D son las siguientes:

  • Suficiente: 20-30 ng / mL o 50-75 nmol / L
  • Límite superior seguro: 60 ng / mL o 150 nmol / L
  • Tóxico: por encima de 150 ng / mL o 375 nmol / L
  • Una ingesta diaria de vitamina D de 1.000 a 4.000 UI (25 a 100 mcg) debería ser suficiente para garantizar unos niveles sanguíneos óptimos para la mayoría de las personas.

Síntomas

La hipercalcemia causada por la ingesta regular de grandes cantidades de suplementos puede tardar algunos meses en resolverse. Esto se debe a que se acumula en la grasa corporal y se libera lentamente a la sangre. El tratamiento de la intoxicación incluye evitar la exposición al sol y eliminarla de la dieta o los suplementos. Otro punto a tener en cuenta: ¿la ingesta de otras vitaminas liposolubles modifica la tolerancia a la vitamina D? Se ha planteado la hipótesis de que otras dos vitaminas liposolubles, la vitamina K y la vitamina A, pueden desempeñar un papel importante en la toxicidad por la protagonista de este artículo.

La vitamina K contribuye a regular dónde termina el calcio en el cuerpo, y grandes cantidades de vitamina D pueden agotar las reservas corporales de la primera. Una mayor ingesta de vitamina A puede ayudar a evitar que esto suceda al ahorrar las reservas de vitamina K. Otro nutriente que resultaría relevante es el magnesio. Es uno de los nutrientes necesarios para mejorar la salud ósea.

Si has leído hasta aquí ya sabes: ni tanto, ni tan calvo

Salud
El redactor recomienda