El miedo antes de Navidad colapsa la atención primaria y las urgencias
  1. Bienestar
con síntomas leves o contactos

El miedo antes de Navidad colapsa la atención primaria y las urgencias

Centros de Salud de toda España se enfrentan en estos momentos a una situación de saturación que está produciendo un efecto dominó hacia el resto del sistema

Foto: Hospital Universitario Gregorio Marañón. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Hospital Universitario Gregorio Marañón. (EFE/Rodrigo Jiménez)

La aparición de ómicron en nuestro país y su alta transmisibilidad han puesto en alerta a la población en las últimas semanas. La nueva variante del covid-19 está generando una gran incertidumbre entre la gente, ya no solo por los riesgos que conlleva el coronavirus, también por las fiestas navideñas que se acercan. El temor coronavírico sobrevuela los encuentros, con la consiguiente inseguridad hacia las comidas familiares, uno de los motivos por los que la atención primaria se encuentra colapsada en muchas partes del país.

La saturación en los centros de Salud es más que palpable en los últimos días por las largas colas que se amontonan en sus puertas. La enfermera Lara Edurne González Castellanos constata esta situación desde su ambulatorio: “Están llegando masivamente a la puerta de los centros a preguntar”.

“Hay un colapso, no porque todo el mundo que venga sea positivo confirmado, sino que está viniendo mucha gente con síntomas y contactos”, explica la sanitaria del madrileño Centro de Salud José María Llanos.

“Se acerca mucha gente sin cita porque se encuentra mal, ha tenido fiebre el fin de semana, con preguntas porque han sido contacto o tienen síntomas, que además pueden coincidir con los de la gripe”, desgrana la enfermera. A esto se suma la actividad normal de citas de otros ámbitos o la puesta de vacunas, produciendo que estén teniendo una gran carga asistencial. “Si esto está pasando en mi centro, que normalmente es tranquilo, no me quiero imaginar cómo estarán los que habitualmente tengan cola”, sentencia la especialista de atención primaria.

Foto: A la sombra de las luces de Vigo. (EFE/Salvador Sas)

Para Vicente Baos, médico de familia en el Centro de Salud Collado Villalba-Pueblo (Madrid), este colapso parte de un sistema sanitario que ya estaba al límite antes del estallido de ómicron. A esto hay que sumarle la vacunación (gripe, neumococo y covid-19), la burocracia de las bajas por el SARS-CoV-2 y, sobre todo, el miedo a la nueva variante del coronavirus.

"El colapso viene por la demanda enorme que surge al incrementarse las infecciones respiratorias y que estas sean covid. El miedo hace que todo el mundo consulte sobre ello. Estoy seguro de que ha habido un momento en noviembre que si alguien tenía síntomas catarrales no consultaba al médico, pero ahora no es así. El miedo a la posibilidad de que sea coronavirus provoca que todo el mundo consulte", señala el médico de atención primaria. Lo que acaba traduciéndose en pruebas constantes, seguimientos y rastreos.

"El miedo a que sea coronavirus provoca que todo el mundo consulte"

En concreto, Baos explica que hace tres meses que no pasa por su consulta un caso de covid grave, lo que le llega "son cuadros mayoritariamente leves".

Colapso en atención primaria

El aumento exponencial por la variante ómicron y el miedo a la misma ha producido que la atención primaria de la Comunidad de Madrid se encuentre actualmente colapsada, según alertan desde los colegios profesionales de sanitarios. Se trata de una situación que tendrá “graves consecuencias” en todo el sistema asistencial madrileño, derivando en servicios de urgencias a rebosar, hospitales a su máxima capacidad y saturación en los servicios del Summa.

El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid advierte de la saturación que enfrentan los centros de salud y los servicios derivados de los mismos. Una alarma a la que se suma el Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem): “La atención primaria está colapsada actualmente”.

“Veníamos de una atención primaria infradotada, especialmente en el número de enfermeras para atender a una población cada vez más envejecida, con más patologías crónicas y con mayor necesidad de cuidados. Desde la pandemia, no se ha hecho un refuerzo de esta atención primaria, con lo cual siguen faltando enfermeras para cuidar de todos, y más ante una sexta ola en la que hay que volver otra vez a hacer esa labor de rastreo de casos, con la vacunación, que estamos con la tercera dosis…”, considera la vocal del Codem Mar Rocha.

Muchas incertidumbres ante la cena de Nochebuena

Pero la región madrileña no es la única donde se está viviendo la saturación de la atención primaria, en otras comunidades como Aragón los sindicatos de sanitarios ya han solicitado "acciones inmediatas ante el colapso". En el País Vasco, la situación es parecida tras el despido de 4.000 sanitarias en octubre. Otras como Asturias ya están viendo cómo las citas en los ambulatorios se demoran una semana. Una situación de colapso que ya también se vive en Cataluña y Galicia.

Efecto dominó: las urgencias comienzan a saturarse

El colapso de la primaria produce un efecto dominó en el resto del sistema sanitario —tanto por el covid como por otras patologías menores—, que ya empieza a verse en las urgencias de los hospitales madrileños.

Elena Álvarez Cabañas, enfermera de urgencias del Hospital Severo Ochoa, confirma que su servicio comienza a saturarse “por el penoso funcionamiento de la atención primaria por falta de personal, recursos y estrategias de actuación”.

“Con la atención primaria colapsada, los pacientes acuden a urgencias, que también acaban colapsadas por patologías no urgentes. Nadie toma cartas en el asunto para solucionar el colapso… Es indignante”, continúa.

placeholder Foto: EFE/Manuel Bruque.
Foto: EFE/Manuel Bruque.

Lo mismo está ocurriendo en el Hospital Gómez Ulla, donde el servicio de urgencias se llena a diario de patologías covid leves —que podrían ser atendidas en primaria— u otras que no tienen relación con el coronavirus ni son realmente urgentes. Añadiéndose el problema de que muchos ciudadanos se acercan porque no tienen otra opción de hacerse un test rápido. “El sábado tuvimos a 40 personas en la sala de espera, cuando normalmente solemos tener 15”, cuenta una médica del Gómez Ulla.

“Siempre que se colapsan los centros de salud, la gente va a urgencias. Generalmente, vienen con cosas que no son urgentes, pero como el ambulatorio no da cita hasta dentro de semanas, pues van a urgencias a que se lo resuelvan aunque sea esperando cinco horas”, añade.

Cómo frenar el colapso de primaria

Desde los colegios de sanitarios madrileños, coinciden en que es necesario reestructurar de manera inmediata los servicios y contratar personal.

La vacuna, el mejor regalo para estas navidades

En concreto, el Colegio de Médicos madrileño apunta a la necesidad de “reorganizar urgentemente la manera de prestar atención a la población, priorizando de forma selectiva toda la atención urgente o no demorable y limitando nuevamente el resto, dada la saturación y falta de recursos humanos reconocidos por instancias superiores, para poder abordarlo todo de la forma más segura posible”.

Es necesario reestructurar de manera inmediata los servicios y contratar personal

La vocal del colegio de enfermeras destaca que esta reorganización es necesaria no solo para tratar a los pacientes con coronavirus, también para “atender a toda la población que no es covid”.

En este sentido, ambos gremios sanitarios ven necesario reforzar las plantillas de atención primaria y, en especial, aumentar los puestos centrados en coronavirus en los centros de Salud. De este modo se podrá reorganizar la asistencia para establecer circuitos diferenciados y asegurar la separación de los pacientes con sospecha covid-19.

Foto: El Centro de Salud Universidad, en la calle La Palma, no tiene ventanas. (A. V.)

Asimismo, abogan por campañas de concienciación sobre el coronavirus, restricciones de reuniones y adelantar las vacaciones escolares para evitar la diseminación de la nueva cepa entre población infantil no vacunada.

Salud Coronavirus
El redactor recomienda