El marcapasos sin cables 'gana' al convencional: todas sus ventajas
  1. Bienestar
Salud cardiovascular

El marcapasos sin cables 'gana' al convencional: todas sus ventajas

El desarrollo de los niveles de estimulación de los dispositivos permite aventurar que el clásico dejará de implantarse en el futuro

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El marcapasos sin cables, que en su día supuso un gran avance en el ámbito de la cardiología como tratamiento para evitar las consecuencias de las arritmias, se está convirtiendo en una opción avanzada, cada vez más demandada por cardiólogos para pacientes que necesitan uno. Comparado con el dispositivo convencional, con los cables, el inalámbrico presenta menos complicaciones y mejora la experiencia del paciente al llevarlo.

El Hospital Sanitas CIMA, de Barcelona, está depurando la técnica e implantándolo gracias al trabajo y experiencia del equipo de los doctores Juan Pablo Canepa, jefe de servicio de Cardiología, e Ignasi Anguera, jefe de la Unidad de Arritmias.

Foto: Los doctores Jorge Solís y Leticia Fernández-Friera. (S.B.)

El resultado es un menor número de complicaciones en las intervenciones realizadas, principalmente infecciones, y una percepción positiva del paciente, que apenas recae en que lleva implantado un dispositivo miniaturizado y sin cable alguno. "El marcapasos sin cable está especialmente indicado para las arritmias lentas, conocidas también como bradicardias", explica el doctor Canepa.

"Como su propio nombre indica, el marcapasos es un sistema de estimulación que marca el paso al corazón. Hasta ahora se había venido implantando mediante un procedimiento invasivo, con una incisión por debajo de la clavícula del paciente para acceder a su sistema venoso mediante una punción, llegando así a la vena subclavia y de ahí directo al corazón. La operación se hacía con cables y no estaba exenta de complicaciones y riesgos yatrogénicos", apunta el experto.

"Es un dispositivo más complejo, que se implanta por un sistema de vainas, por el que se accede al corazón", explica el doctor Anguera

La implantación de un marcapasos sin cables solo es posible cuando se tiene una experiencia dilatada en marcapasos convencionales, como la que atesora el doctor Anguera: "Es un dispositivo más complejo, que se implanta por un sistema de vainas, por el que se accede al corazón -detalla-. El manejo de estos catéteres requiere de una habilidad técnica importante. Además, la empresa que fabrica el dispositivo exige que el facultativo se haya acreditado con un volumen previo de operaciones, y haya superado test y certificaciones, para asegurar el éxito de la intervención".

Sin embargo, en los últimos años, con el avance de la medicina que está permitiendo un constante desarrollo de los procedimientos mínimamente invasivos, el marcapasos sin cable, como uno de sus ejemplos más ilustres, está ganando adeptos y está siendo aplicado cada vez en mayor número de hospitales, públicos y privados.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

"Igual que los stents se han convertido en la alternativa de las esternotomías, las cirugías a corazón abierto y los by-pass, los marcapasos sin cables están en disposición de sustituir progresivamente a los que llevan cable. Evitamos así complicaciones como la endocarditis infecciosa, y cualquier otra infección sistémica que pueden provocar las bacterias que se alojan en los cables". Estamos ante una auténtica revolución, subraya el doctor Anguera.

"Pensemos solo en el ámbito estético y en pacientes jóvenes que, gracias al marcapasos sin cables, no les queda cicatriz alguna ni relieve o bulto que les identifique como portador de un dispositivo de estas características. Hacía décadas que no disponíamos de un avance de magnitud tan importante", sostiene el experto.

Foto: Foto: Miguel Palomino-Segura, Georgina Crainicuiuc, Jon Sicila y Andrés Hidalgo, investigadores del CNIC

Con todas las funcionalidades del convencional, el marcapasos sin cables tiene la forma de una cápsula de no más de 1 cm cúbico de volumen y 2 gramos de peso, que se ancla en el endocardio. Varios estudios clínicos, de carácter multicéntrico, han venido demostrando su fiabilidad y utilidad, y de hecho lo han convertido en la punta de lanza de una nueva era en la estimulación cardiaca.

Mirando hacia el futuro, el doctor Canepa destaca el interés del Hospital Sanitas CIMA en desarrollar todas las posibilidades de la nueva técnica, a medida que vaya pudiendo ser indicada cada vez para más pacientes: "Según vayan apareciendo nuevas opciones de estimulación, el marcapasos sin cable podrá implantarse con más frecuencia. Al principio, la estimulación que generaba era unicameral, es decir, alcanzaba a una sola cámara del corazón".

Y concluye: "Ya hay disponible un nivel bicameral, que llega a dos cámaras, y estaría previsto desarrollar un nivel tricameral. Este desarrollo seguro que permite consolidar y generalizar una técnica que ya no tenemos dudas de que es muy poco invasiva, eficaz y segura".

Salud
El redactor recomienda