Menú
¿Qué pasaría si los países ricos regalaran la mitad de sus vacunas contra el covid-19?
Lucha contra la pandemia

¿Qué pasaría si los países ricos regalaran la mitad de sus vacunas contra el covid-19?

Un estudio da una advertencia a las naciones más pudientes que han estado acumulando los viales: hacerlo solo tiene un beneficio local a corto plazo y, a largo, deja a todo el planeta más vulnerable a la infección covid

Foto: Foto: Reuters/Dado Ruvic.
Foto: Reuters/Dado Ruvic.

Una nueva investigación da una clara advertencia a las naciones más ricas que han estado acumulando vacunas contra el covid-19: hacerlo solo tiene un beneficio local a corto plazo y, a largo plazo, deja a todo el planeta –incluidos los países que más viales tienen– más vulnerable a la infección por coronavirus.

Para explorar las consecuencias de un reparto no equitativo de vacunas frente a las variantes del SARS-CoV-2, los investigadores examinaron las estrategias de asignación de viales utilizando un modelo de metapoblación de múltiples cepas.

Foto: Foto: EFE/David Arquimbau.

A través de este modelo de cinco años, los autores del estudio descubrieron que si los países ricos regalasen el 46% de su suministro de vacunas a los que tienen ingresos bajos y medianos (LMIC, por sus siglas en inglés), no solo se reduciría la tasa de mortalidad en las regiones menos pudientes, también disminuiría el riesgo de nuevas variantes en todo el mundo.

Además, esta donación de vacunas también limitaría el número de olas de la pandemia, según el modelo del estudio publicado en ‘Nature’.

En este momento, los países de ingresos altos (HIC, por sus siglas en inglés) tienen acceso a la mayor parte del suministro de vacunas disponible y buscan priorizar la vacunación de sus poblaciones, pero como han demostrado las variantes delta y ómicron, nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo. En este sentido, el estudio alerta de que “la inequidad en la distribución de vacunas solo brinda beneficios limitados y de corto plazo a los HIC".

placeholder Una persona mayor recibe una inyección en Katmandú, Nepal. (EFE/Narendra Shrestha)
Una persona mayor recibe una inyección en Katmandú, Nepal. (EFE/Narendra Shrestha)

“La pandemia es global”, recuerda a El Confidencial el profesor de la Universidad de Hong Kong Qing Peng Zhang. “Aunque la población de los países ricos esté bien vacunada, las nuevas variantes surgirían en los menos pudientes que están menos protegidos; y estas romperán con la protección existente en todo el planeta”, explica el coautor del estudio.

“El acceso desigual conduce a una fuerte protección de las personas en los países de ingresos altos, por ahora. Los habitantes de los países de ingresos bajos y medios son vulnerables al coronavirus: cuantas más personas se infecten, mayor será la probabilidad de que aparezcan nuevas cepas. Por lo tanto, aunque los países de ingresos altos estén protegidos ahora, se volverán vulnerables a las nuevas cepas, que probablemente surgirán de los países de ingresos bajos y medios, al igual que delta y ómicron”, insiste Qing Peng.

Más muertes en todo el mundo

“Para los LMIC, la equidad de las vacunas podría hacer que la gente se protegiera, aunque en las naciones pudientes podría suponer perder algunas vacunas a corto plazo y que esto causase un aumento de las infecciones y la mortalidad. Pero, a largo plazo, los países ricos reciben más beneficios porque la posibilidad de nuevas cepas disminuye gracias a la equidad de las vacunas”, apunta el profesor chino.

Foto: Imagen de un hospital en la ciudad israelí de Petaj Tikva. (Reuters)

“Obviamente, el reparto desigual provoca más muertes en los pobres y a corto plazo menos muertes en los países de ingresos altos. Pero la probabilidad de que se fusionen nuevas variantes es mayor, lo que a su vez mata a más personas tanto en los LMIC como en los HIC”, resume.

Mayor donación de vacuna “de inmediato”

Después de realizar su análisis, los autores del estudio abogan por una mayor donación “de inmediato” de vacunas a los países menos pudientes.

placeholder Vacunación de niños en Perú. (EFE/Paolo Aguilar)
Vacunación de niños en Perú. (EFE/Paolo Aguilar)

Cabe destacar que la Unión Europea ha donado millones de vacunas a los países subdesarrollados a través del proyecto Covax (colaboración para un acceso equitativo mundial a las vacunas contra el covid-19) de Naciones Unidas.

Foto: Guatemala recibe un cargamento de vacunas donadas por EEUU. (EFE)

Por otro lado, el profesor recuerda que la cantidad del 50% se deriva de modelos matemáticos, “que inevitablemente vienen con suposiciones. Por tanto, la cifra exacta para el mundo real podría ser diferente, pero los patrones y las ideas generales son coherentes. Los países de ingresos altos deberían donar una buena cantidad de vacunas a las naciones de ingresos bajos y medios lo antes posible, incluso antes de que sus propias poblaciones estén totalmente vacunadas”.

Una nueva investigación da una clara advertencia a las naciones más ricas que han estado acumulando vacunas contra el covid-19: hacerlo solo tiene un beneficio local a corto plazo y, a largo plazo, deja a todo el planeta –incluidos los países que más viales tienen– más vulnerable a la infección por coronavirus.

Coronavirus Pandemia
El redactor recomienda