Menú
Estos suplementos de minerales son la nueva 'arma' contra la insuficiencia cardiaca
  1. Bienestar
Revisión de bibliografía

Estos suplementos de minerales son la nueva 'arma' contra la insuficiencia cardiaca

Hasta el 50% de los afectados tiene deficiencia de micronutrientes (como hierro o selenio). La evidencia respalda la suplementación para el mejor control de la enfermedad

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se trata de una enfermedad devastadora que origina la primera causa de ingreso en un hospital en nuestro país a partir de los 65 años y, peor aún, su impacto aumenta porque su pronóstico es desfavorable a medio plazo. Hablamos de la insuficiencia cardiaca. La enfermedad que sigue siendo hoy, pese a los avances de los últimos años, tan mortal como algunos de los tipos de cáncer más comunes tanto en hombres (cáncer de próstata y vejiga), como en mujeres (cáncer de mama).

Foto: Foto: iStock

Según un estudio reciente, el denominado PATHWAYS-HF, en nuestro país afecta actualmente al 1,89% de la población adulta, aunque sube al 9% en mayores de 80 años. Un trabajo que incluye a casi dos millones de ciudadanos y que es una muestra representativa de la población española.

Foto: Elizabeth Taylor, ingresada por una insuficiencia cardíaca

Su idiosincrasia es compleja. “Involucra a diferentes especialidades médicas (cardiólogos, internistas, médicos de familia), debido, en buena medida, a los diferentes perfiles de los pacientes. Aunque en los últimos años se han registrado importantes avances en la asistencia a estos pacientes, sigue existiendo un margen claro para mejorar su atención sanitaria y, en definitiva, su calidad de vida”, documenta el trabajo de la Clínica Mayo.

Se trata, en definitiva, de una falta por parte del músculo del corazón que no bombea la sangre como debería, lo que hace que esta retroceda y el líquido se acumule en los pulmones.

Todas en una

Muchas, demasiadas, afecciones cardiacas, como el estrechamiento de las arterias del ‘motor del organismo’ (enfermedad de las arterias coronarias) o la presión arterial alta, dejan progresivamente al corazón demasiado débil o rígido como para llenarse y bombear sangre de forma apropiada. Gráficamente, le asfixian.

Existen algunas señales de alerta que pueden hacer sospechar de su presencia: sufrir alguna enfermedad cardiovascular previa, hipercolesterolemia, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad renal crónica (ERC), apnea del sueño, consumo de alcohol y/o tabaco, obesidad y/o sedentarismo.

Foto: Placa de colesterol en arteria. (iStock)

La comunidad científica está detrás de 'cercar a esta enfermedad' complicada porque, desafortunadamente, las estrategias terapéuticas no siempre funcionan. Llama entonces la atención el último estudio recogido en 'The Journal of Internal Medicine'.

Foto: Foto: unsplash/@wesleyphotography Opinión

El Confidencial habla con la directora de este ensayo, la Dra. Niels Bormer, del Departamento de Cardiología del Centro Médico Universitario de Groningen (Países Bajos), que defiende: "En esta revisión intentamos resumir los datos disponibles que cubren las deficiencias de micronutrientes (hierro, selenio, zinc, cobre y coenzima Q10) y la insuficiencia cardiaca. Usando la literatura disponible, evaluamos la prevalencia de la deficiencia de micronutrientes, las asociaciones conocidas con las citadas eficiencias y la respuesta clínica a la suplementación en insuficiencia cardiaca (IC) para cada uno de los cinco micronutrientes".

"Hasta el 50% de los pacientes con insuficiencia cardiaca tienen deficiencia de uno o más micronutrientes"

Bajo el microscopio

Y agrega: "Además, evaluamos la efectividad conocida de las intervenciones con múltiples micronutrientes en pacientes con el problema. Además, analizamos los mecanismos subyacentes que podrían explicar la importancia de un buen equilibrio de micronutrientes para el corazón".

Destaca ante todo un dato del trabajo: "Hasta el 50% de los pacientes con insuficiencia cardiaca tienen deficiencia de uno o más micronutrientes. Las concentraciones plasmáticas bajas de varios micronutrientes se han asociado con una calidad de vida reducida y resultados adversos en la enfermedad. La evidencia clínica disponible respalda la utilidad de la suplementación con algunos micronutrientes para mejorar el manejo de la insuficiencia cardiaca además de la terapia farmacológica basada en la evidencia".

placeholder Foto: ISoctk
Foto: ISoctk

Y añade: "La declaración de consenso del Comité de Declaraciones Científicas de la Heart Failure Society of America (HFSA) ya describió el beneficio potencial para los pacientes con insuficiencia cardiaca al optimizar el estado nutricional. Sin embargo, las pautas cardiacas de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) no recomiendan la implementación con micronutrientes, aparte de corregir la deficiencia de hierro con hierro intravenoso".

Por lo tanto, insiste la experta, "a pesar de la identificación de una alta prevalencia de deficiencias de micronutrientes en la IC y su asociación con un pronóstico adverso, con la excepción del hierro, se han realizado muy pocos ensayos aleatorios de intervenciones con micronutrientes. Por lo tanto, se brindan muy pocos consejos sobre micronutrientes en las pautas de manejo de la insuficiencia cardiaca".

Resumir los datos experimentales disponibles sobre micronutrientes e insuficiencia cardiaca nos mostró que la disfunción mitocondrial podría señalarse como el denominador común. Las mitocondrias son orgánulos específicos de células que son responsables de la mayor parte de la producción de energía (90%) necesaria para el correcto funcionamiento del corazón. Los micronutrientes son particularmente importantes para la función mitocondrial normal, especialmente en tejidos ricos en mitocondrias como el miocardio. Las mitocondrias requieren coenzima Q10, zinc, cobre, selenio y hierro para una producción de energía eficiente. La deficiencia de micronutrientes en la IC puede contribuir a una función mitocondrial defectuosa y una capacidad reducida para la producción de energía.

La guía brújula que te guía

En primer lugar, se necesitan ensayos" bien diseñados y con un poder estadístico adecuado para evaluar el efecto de los suplementos de micronutrientes únicos o múltiples sobre el bienestar y la supervivencia de los pacientes con insuficiencia cardiaca. En mi opinión persona,l, ecomendar, ía una estrategia de suplementación para la prevención de la insuficiencia cardiaca. Esto es aún más alentado por nuestro hallazgo reciente de que tener suficiente selenio se asocia con un riesgo reducido de insuficiencia cardiaca de nueva aparición en la población general de los Países Bajos".

Foto: Foto: iStock.

Los macronutrientes como los ácidos grasos, el ácido láctico y los carbohidratos" son las principales fuentes de energía para los cardiomiocitos y se consumen en grandes cantidades. Los micronutrientes, que incluyen vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales, también son necesarios para convertir estos macronutrientes en energía, pero se requieren en cantidades muy pequeñas, que normalmente proporciona una dieta saludable

El miocardio defectuoso podría ser "un motor sin combustible". Sin embargo, aumentar la entrega de sustratos de energía (por ejemplo, ácidos grasos, glucosa, cetonas) a las mitocondrias no puede tener éxito si las mitocondrias no pueden convertir estos sustratos de energía en combustible (ATP) sin arruinar el motor de bajo rendimiento. La deficiencia de micronutrientes cambia el paradigma de “un motor sin combustible” a “un motor defectuoso en camino a la autodestrucción”, insiste la experta.

Opina el, Dr. César Montiel (del equipo médico del Grupo Clínico Neolife) : "El estduidio de llegar a tener muchas implicaciones, porque podría cambiar un paradigma y plantear incluir la suplementación como coadyuvante al tratamiento médico recibido de pacientes con un corazón defectuoso".

E insiste:: "Es bastante interesante y prometedor, pese a ello sería interesante de cara al futuro saber como sería la calidad su calidad de vida de estos pacientes si llevaran a pesar de una dieta no tan equilibrada, pero con una suplementación que compensara esos déficits. En pacientes con riesgo cardiaca otra opción sería mejorar la nutrición que es el pilar fundamental de un estilo de vida saludable, ya que los aportes, tanto de macronutrientes como micronutrientes, son desequilibrados en la actualidad y como nos comenta este trabajo los macronutrientes, como los ácidos grasos, el ácido láctico y los hidratos de carbono, son las principales fuentes de los cardiomiocitos (células musculares de corazón) y actualmente se consumen en grandes cantidades y para obtener lo necesario de ellos necesitamos a los micronutrientes, incluidas las vitaminas, los minerales y los aminoácidos esenciales, necesarios para convertir los macronutrientes en trifosfato de adenosina (ATP) (ENERGIA), pero se requieren en muy pequeñas cantidades, que normalmente proporciona una dieta saludable, que es en lo que estamos fallando.

"No se trata de cuales son esenciales o no, todos juntos hacen que funciones bien una maquinaria compleja, como lo es el sistema cardiorrespiratorio, ya que una ingesta inadecuada de micronutrientes tiene un gran impacto en el corazón humano y especialmente en su capacidad para recuperarse de un daño y, en consecuencia, se asocia al pronóstico. La ingesta inadecuada de micronutrientes se observa con frecuencia en pacientes con diferentes patologías cardiacas y se han documentado deficiencias de múltiples micronutrientes, como vitamina A, calcio, magnesio, selenio (Se), zinc, hierro, vitamina D y yodo, sin establecer una asociación causal entre ellos y la aparición de esas patologías"-

Se trata de una enfermedad devastadora que origina la primera causa de ingreso en un hospital en nuestro país a partir de los 65 años y, peor aún, su impacto aumenta porque su pronóstico es desfavorable a medio plazo. Hablamos de la insuficiencia cardiaca. La enfermedad que sigue siendo hoy, pese a los avances de los últimos años, tan mortal como algunos de los tipos de cáncer más comunes tanto en hombres (cáncer de próstata y vejiga), como en mujeres (cáncer de mama).

Nutrientes
El redactor recomienda