Menú
La resistencia a los antibióticos mata más que el sida
Según un nuevo estudio

La resistencia a los antibióticos mata más que el sida

Los expertos dan algunos consejos para afrontar este problema, que se ha convertido en uno de los desafíos de la salud más importantes del último siglo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ya lo advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La resistencia a los antibióticos (RAM) es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo”. Aunque es un fenómeno natural, el uso indebido de los fármacos está acelerando el proceso.

Y si ya sabíamos que era peligroso, ahora lo tenemos claro. Un nuevo estudio, publicado en la revista 'The Lancet', analizó las muertes relacionadas con la carga global asociada a infecciones farmacorresistentes (evaluadas en 88 combinaciones de patógenos) y contabilizó 4,95 millones de muertes, de las cuales 1,27 millones se atribuyen directamente a la farmacorresistencia. Además, los autores aseguran que fue la 12ª causa de muerte a nivel mundial (por delante del VIH y la malaria).

"Las tasas de mortalidad por RAM para todas las edades fueron más altas en algunas ciudades de los países de renta baja y media"

“En otras palabras, si todas las infecciones farmacorresistentes se hubieran reemplazado por ninguna infección, se podrían haber evitado 4,95 millones de muertes en 2019, mientras que si todas las infecciones farmacorresistentes se hubieran reemplazado por infecciones sensibles a los medicamentos, se podrían haber evitado 1,27 millones de muertes”, apuntan los autores.

Además, este análisis demostró que las tasas de mortalidad por RAM para todas las edades fueron más altas en algunas ciudades de los países de renta baja y media (LMIC, por sus siglas en inglés), lo que hace, señalan los responsables de este trabajo, que "la RAM no solo sea un problema de salud importante a nivel mundial, sino un problema particularmente grave para algunos de los países más pobres del mundo".

Los seis patógenos principales que contribuyen a la carga de RAM en 2019 fueron E coli, S aureus, K pneumoniae, S pneumoniae, A baumannii y P aeruginosa. Además, han sido identificados como patógenos prioritarios por la OMS.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

A pesar de que estos hallazgos ofrecen una de las estimaciones más completas de la carga de RAM bacteriana que se haya hecho hasta la fecha, los autores admiten que este estudio tiene límites ya que la estimación de la carga de la resistencia se limita a las 88 combinaciones de patógenos y fármacos que analizamos.

“Ampliar nuestro análisis de resistencia a más combinaciones de patógenos y fármacos, en particular agregar virus, parásitos y hongos, aumentaría nuestra estimación de la carga y podría alterar algunos de los resultados informados, dependiendo de la estructura de correlación de la resistencia entre el recién agregado y el original en 88 combinaciones patógeno-fármaco. Proporcionaría una descripción más completa de la amenaza de AMR y mejoraría la precisión de nuestras estimaciones para las combinaciones informadas aquí que comparten un alto grado de corresistencia con combinaciones aún no analizadas”, explican.

Consejos para un buen uso de los antibióticos

La OMS alerta de que “cada vez es mayor el número de infecciones, por ejemplo, neumonía, tuberculosis, gonorrea y salmonelosis, cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos”. Por eso se hace imprescindible saber cómo atacar este problema.

En esta línea, el Grupo de Infecciones en Urgencias de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) ha presentado recientemente un decálogo para mejorar el uso de los antibióticos y evitar la resistencia a los mismos, cuya elaboración ha contado con la investigación y participación de especialistas multidisciplinares de primer orden.

Foto: Foto: iStock.

Concretamente, en el caso de las infecciones del tracto respiratorio inferior, incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC-E) y la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), son uno de los motivos de consulta más frecuentes en atención primaria y urgencias hospitalarias, y son causa de una prescripción elevada de agentes antimicrobianos. En este sentido, uno de los puntos que destacan los expertos es la importancia de “conocer el patógeno bacteriano que con mayor frecuencia provoca estas infecciones y la frecuencia de su resistencia antimicrobiana local”.

“El tratamiento también debe prescribirse rápidamente y los antibióticos deben seleccionarse entre aquellos con un modo de acción más rápido, logrando el mayor efecto en el menor tiempo y con los menores efectos adversos (toxicidad, interacciones, resistencia y/o impacto ecológico). Siempre que sea posible, los antimicrobianos deben rotarse y diversificarse, y cambiarse a la vía oral lo antes posible”, sostienen desde SEMES.

La importancia de una correcta prescripción antibiótica

Según ha indicado el Dr. González Castillo, del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos y coordinador de INFURG-SEMES y del 'Decálogo para la selección del antibiótico oral en las infecciones respiratorias de vías bajas', "las infecciones respiratorias, en especial la neumonía, son uno de los motivos de consulta más frecuentes en los servicios de urgencias".

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En este sentido, el especialista añade que la neumonía es la principal causa de muerte entre las enfermedades infecciosas y una de las más frecuentes a nivel global. "La aplicación de protocolos clínicos y el uso adecuado de los antibióticos puede llevar a mejores resultados en términos de supervivencia y evitar el desarrollo de resistencias y acontecimientos adversos", agrega.

La tolerancia y seguridad del antibiótico, conocer el mapa de resistencia local o la importancia de asegurar la efectividad del tratamiento conociendo las bases de la resistencia son algunos de los puntos que repasa este trabajo. En palabras del Dr. Rafael Cantón, jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y coordinador del decálogo, "es de suma importancia asegurarnos de varios aspectos, como el de usar el antibiótico solo cuando hace falta y minimizar, en la medida de lo posible, los días de tratamiento".

Foto: Foto: iStock.

En España, según ha comentado el experto, hay datos de que bacterias como el Streptococcus pneumoniae o el Haemophilus influenzae, asociados con las exacerbaciones de EPOC y la NAC, presentan mecanismos de resistencia muy elevados, tal y como reflejan varios estudios recientes.

Finalizando el encuentro, el Dr. Jose Barberá, presidente de la Sociedad Española de Quimioterapia, jefe de Servicio de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario HM Montepríncipe y autor del decálogo, habla de los casos de exacerbación de la EPOC y de la importancia de tener en cuenta los principios del decálogo en estos casos. "Esta patología constituye un problema de gran magnitud para la sanidad pública. Es una enfermedad crónica y los pacientes tienen ciclos de antibióticos muy frecuentes, por lo que es vital utilizar fármacos con menor riesgo de seleccionar resistencias, rotar y diversificar los antimicrobianos", concluye.

Ya lo advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La resistencia a los antibióticos (RAM) es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo”. Aunque es un fenómeno natural, el uso indebido de los fármacos está acelerando el proceso.

Salud
El redactor recomienda