Menú
Día del Trasplante: solidaridad y solidez del sistema
  1. Bienestar
BAJO EL MICROSCOPIO

Día del Trasplante: solidaridad y solidez del sistema

Hoy, como todos los años, recordamos una vez más la necesidad de donar órganos para que esta formidable maquinaria de generosidad siga en movimiento y no se pare nunca

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A lo largo de los últimos años, entre 13 y 15 enfermos cada día viven en España una segunda oportunidad de recuperar su vida o su salud gracias a un trasplante de órganos. Es tradición que el 28 de febrero se celebre el Día del Trasplante como una ocasión para recordar una vez más la necesidad de donar órganos para que esta formidable maquinaria de solidaridad siga en movimiento y no se pare nunca.

Foto: Foto: iStock.

Decir que nuestro país ha venido siendo el primero del mundo en donaciones de órganos de personas fallecidas ha sido algo habitual nada menos que durante las últimas tres décadas y no tiene parangón en ningún otro campo de la medicina o de la vida española en general. Es probable que la misma reiteración del mensaje no nos deje valorar en su justo término lo que esto significa, y efectivamente el hecho de mantener esta posición de privilegio en el ranking mundial no nos va a hacer ganar ninguna medalla.

"En el planeta, solo el 6-7% de 100 enfermos que necesita un órgano lo recibe. En España, la cifra se sitúa entre el 90-95%"

Es algo mucho más importante: va a seguir permitiendo que seamos los ciudadanos del mundo con más posibilidades de acceder a un trasplante cuando lo necesitemos, y además dentro de un sistema público, universal y sin discriminaciones positivas ni negativas por su situación económica, geográfica, racial o de otra índole. Nada menos que esto.

España, a la cabeza

La OMS calcula que anualmente no menos de dos millones de personas podrían beneficiarse de un trasplante de órganos en el mundo (probablemente muchas más), mientras que en 2020 apenas se realizaron 130.000 intervenciones.

Dicho de otra forma, de cada 100 enfermos que en el planeta necesitan un trasplante, lo reciben como promedio no más allá de un 6-7%. Por contra, de cada 100 españoles que lo necesitan cada año, lo vienen recibiendo a tiempo entre el 90-95%. Estas cifras hablan por sí solas.

Foto: Foto: iStock. Opinión

La receta es relativamente sencilla de explicar, aunque nada fácil de desarrollar como han podido comprobar muchos países que han intentado trasladar la experiencia española con mayor o menor fortuna.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por un lado, es condición 'sine qua non' la solidaridad de nuestros ciudadanos, donando sus órganos o los de sus familiares. Si algo ha quedado claro desde que la creación de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en 1989 cambiara por completo las perspectivas de la donación y el trasplante en nuestro país, es la enorme generosidad de los españoles en un tema tan sensible y delicado como este, siempre que las cosas se planteen adecuadamente.

Nuestro sistema de salud

En segundo lugar, un factor fundamental es nuestro sistema nacional de salud, de gran calidad, aunque se encuentre en horas bajas, y su carácter universal, que permite garantizar que todo aquel que necesite un trasplante tenga las máximas posibilidades de conseguirlo resida donde resida.

"El modelo español: disponer de la persona adecuada en el lugar y momento justos"

El hecho de poder decir que todo el mundo debe donar sus órganos porque todos nosotros o nuestros familiares los podemos necesitar es un argumento fundamental imposible de desarrollar en muchos países que carecen de un sistema nacional de salud y que no pueden garantizar el acceso al trasplante para todos sus ciudadanos.

Pero ni somos el único país generoso, ni lo somos más que muchos de nuestros vecinos, ni tampoco somos el único que tiene un sistema de salud con cobertura universal, al menos en nuestro entorno europeo.

Lo que nos hace distintos y nos ha llevado a liderar el mundo en materia de donación durante 29 años es un sistema organizativo, conocido internacionalmente como 'modelo español', que básicamente consiste en disponer de la persona adecuada en el lugar adecuado y en el momento adecuado, para que nada quede al azar y todo esté perfectamente organizado y protocolizado.

Coordinadores de trasplantes

Los brazos ejecutivos de este sistema son los coordinadores de trasplantes, equipos de médicos mayoritariamente especialistas en cuidados intensivos junto con enfermeras, perfectamente entrenados y coordinados por la ONT y con el apoyo y participación de todo el hospital, que se ha ido integrando de manera progresiva al proceso de donación y trasplante.

Probablemente, no haya mejor ejemplo en medicina de una actividad como los trasplantes que requieran de la participación transversal y coordinada de todo el sistema sanitario.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como casi todo en la sociedad y en la sanidad española, la pandemia ha golpeado duramente nuestro sistema de trasplantes haciéndolo todo más difícil tanto para sanitarios como para los propios enfermos. La principal razón es que las donaciones y el postoperatorio de los trasplantes se producen en las unidades de cuidados intensivos, y estas han estado y siguen estando seriamente comprometidas por la gran afluencia de enfermos de covid.

De hecho, en 2020 cerró con un descenso del 23% en el número de donantes, parcialmente recuperada en un 7% en el recientemente cerrado 2021 y con la perspectiva de volver a las cifras prepandemia lo antes posible. El virus ha puesto a prueba de forma dramática la solidez del sistema, y solo el enorme esfuerzo desarrollado por todos los implicados y la fortaleza del mismo nos ha permitido afrontar satisfactoriamente una situación que podía habérselo llevado por delante.

Foto: Foto: iStock. Opinión

En definitiva, este modelo implantado hospital por hospital, comunidad por comunidad (sin que al menos en esto haya habido barreras insalvables), y mejorado año tras año es lo que nos ha llevado a conseguir un sistema de una enorme solidez. Esta es la mejor garantía de que no se trata de algo efímero sino muy arraigado ya en la sociedad y en la sanidad española, y un motivo de orgullo colectivo al que colaboran ciudadanos, sanitarios, administraciones, fuerzas de seguridad, transportes y un largo etcétera. Ojalá que entre todos sepamos conservarlo y mejorarlo a lo largo de los años.

A lo largo de los últimos años, entre 13 y 15 enfermos cada día viven en España una segunda oportunidad de recuperar su vida o su salud gracias a un trasplante de órganos. Es tradición que el 28 de febrero se celebre el Día del Trasplante como una ocasión para recordar una vez más la necesidad de donar órganos para que esta formidable maquinaria de solidaridad siga en movimiento y no se pare nunca.

Salud
El redactor recomienda