Menú
Qué es la enfermedad de Borna y por qué se produce
  1. Bienestar
Zoonosis

Qué es la enfermedad de Borna y por qué se produce

Este virus, típico de los animales, que provoca ansiedad, agresividad, separación del rebaño, hiperactividad y, finalmente, la muerte, ahora ha dado el salto a los humanos

Foto: Musaraña de dientes blancos. (iStock)
Musaraña de dientes blancos. (iStock)

La enfermedad de Borna está producida por el denominado ‘virus de la enfermedad de Borna (VEB)’ y afecta principalmente a animales de sangre caliente, provocando cambios en el comportamiento: ansiedad, agresividad, separación del rebaño, hiperactividad, entre otros síntomas, y finalmente la muerte. Estos síntomas se deben, principalmente, a la respuesta inmune contra las células infectadas del sistema nervioso central.

No se trata de un nuevo virus, pues es conocido desde hace más de 300 años. Esta enfermedad, que fue detectada en un principio en caballos y ganado ovino, era llamada ‘enfermedad de la cabeza’ debido a que los animales tenían un comportamiento anormal. En el siglo XIX, en la ciudad de Borna (Alemania), se dio un brote en los caballos del ejército y fue entonces cuando comenzó a denominarse 'enfermedad de Borna'.

En la actualidad no se sabe con exactitud cómo se contagia a los humanos

En los últimos años, los científicos han identificado a la musaraña de dientes blancos como un reservorio natural del virus, que estos animales lo portan sin enfermedad aparente. Se cree que el virus, al igual que ha ocurrido con otros como el SARS-CoV-2, ha sufrido una zoonosis, es decir, ha dado el salto de animales a humanos.

Existe aún discrepancia entre los científicos, aunque ya desde 1980 se ha demostrado evidencia serológica de infección por la enfermedad de Borna en humanos y se cree que puede desempeñar un papel importante en algunos desórdenes humanos neurológicos y psiquiátricos, incluyendo el trastorno bipolar y la depresión, aunque aún no hay evidencias científicas de que sea así.

Casos detectados en humanos

Tras la aparición de cinco casos de pacientes humanos con encefalitis de grave a mortal en Alemania, de los cuales tres habían sido trasplantados de un mismo donante, se realizó un estudio científico publicado en enero del 2020, en el que los investigadores examinaron el tejido cerebral de 56 pacientes con encefalitis de los últimos 25 años que habían sido conservados en un hospital alemán.

De todos los pacientes, de 28 se conocía el motivo de la encefalitis —cáncer o enfermedad autoinmune, entre otros— y ninguna muestra de tejido dio positivo al virus de Borna. Sin embargo, de los otros 28 pacientes que no se conocía la causa de la inflamación, 7 de ellos estaban infectados y se obtuvo el primer aislado humano de BoDV-1 (agente causal de la enfermedad de Borna) de una infección humana por BoDV-1 confirmada inequívocamente en el área endémica.

placeholder Foto: Unsplash/@fusion_medical_animation.
Foto: Unsplash/@fusion_medical_animation.

Posteriormente, se descubrió un nuevo bornavirus aislado en el sistema nervioso central de tres cuidadores de ardillas que presentaban encefalitis y murieron entre dos y cuatro meses después de iniciar los síntomas. Estos síntomas fueron fiebre y escalofríos, confusión, marcha inestable, paresia ocular y retraso psicomotor progresivo, entrando posteriormente en coma y finalmente causando la muerte.

Aun con el reciente avance sobre la capacidad zoonótica del virus de Borna, todavía no está claro cómo este ha dado el salto entre especies, es decir, no se sabe con exactitud cómo se contagia a los humanos, aunque se cree que puede ser por inhalación del virus eliminado por la orina, heces y otros fluidos de animales infectados.

Podría provocar esquizofrenia, depresión o ansiedad, también en humanos

Así mismo, Juan de la Torre, virólogo del Instituto de Investigación Scripps de La Jolla, California, descubrió el virus de Borna en cerebros de cadáveres que presentaban lesiones en el hipocampo, posiblemente causadas por una infección viral. W. Ian Lipkin, epidemiólogo y catedrático de Neurología y Patología y Biología Celular, director del Centro de Infección e Inmunidad de Columbia, lo detectó en cerebros de pacientes de esquizofrenia, pero no en los de personas que habían padecido otras enfermedades neurológicas. Y un equipo de investigadores dirigido por Kazuhiko Ikeda, neuropatólogo del Instituto de Psiquiatría de Tokio, descubrió el ARN viral en un pequeño número de cerebros de enfermos de esquizofrenia y de párkinson, así como en cerebros normales.

Los estudios con muestras de tejido cerebral y de sangre sugieren que el virus Borna puede infectar a humanos y quizá causar enfermedades mentales, pero las pruebas no son del todo irrefutables.

Como indica el informe 'Bornavirus y enfermedades neuropsiquiátricas', las infecciones en humanos pueden cursar sin fiebre, sin cambios mentales o signos típicos de encefalitis, pero podrían inducir signos psiquiátricos como depresión, manía, ansiedad, desórdenes cognoscitivos, disquinesia tardía, disfunción social, desórdenes auditivos y enfermedades idiopáticas. Si ocurre en los tres primeros años de vida, puede ocasionar autismo, ansiedad crónica, déficits cognoscitivos y desarrollo anormal del cerebelo y del hipocampo.

El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias publicó un informe en 2018 en el que se manifiesta que la transmisión del virus tendría muy baja probabilidad para la población general, así como para los receptores de trasplantes y las personas en contacto con animales, si bien no puede descartarse que aparezca algún caso esporádico.

Debido al desconocimiento acerca de la epidemiología y clínica de esta enfermedad, y que no existen suficientes medios para el diagnóstico en el entorno clínico, muchas infecciones por el virus de Borna podrían pasar desapercibidas. "Teniendo en cuenta la información disponible, el impacto de la enfermedad en la población se considera bajo", concluye el informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

La enfermedad de Borna está producida por el denominado ‘virus de la enfermedad de Borna (VEB)’ y afecta principalmente a animales de sangre caliente, provocando cambios en el comportamiento: ansiedad, agresividad, separación del rebaño, hiperactividad, entre otros síntomas, y finalmente la muerte. Estos síntomas se deben, principalmente, a la respuesta inmune contra las células infectadas del sistema nervioso central.

Salud
El redactor recomienda