Menú
La importancia del estrés y la depresión en las enfermedades cardiovasculares
  1. Bienestar
HAY NUEVOS ESTUDIOS SOBRE ELLO

La importancia del estrés y la depresión en las enfermedades cardiovasculares

Científicos de Estados Unidos desarrollan un estudio para demostrar la influencia de los problemas mentales en la aparición de enfermedades en el corazón y las arterias

Foto: El estrés puede influir directamente en enfermedades cardiovasculares. (iStock)
El estrés puede influir directamente en enfermedades cardiovasculares. (iStock)

¿Pueden la depresión o el estrés prolongado provocar problemas cardiovasculares? Estos días, entre el 12 y el 14 de mayo, se celebra en Seattle un congreso médico de primer orden mundial en el que se conocerán los últimos avances en la investigación de enfermedades y tratamientos como la arteriosclerosis, la trombosis, la enfermedad vascular periférica, la cirugía vascular y la genómica funcional.

Özlem Tufanli Kireccibasi, jefe encargado de llevar la dirección de la investigación que se ha presentado previamente en The American Heart Association’s Vascular Discover: From Genes to Medicine Scientific Sessions 2022, confirma que “si una persona tiene episodios prolongados de depresión o estrés, los estudios demuestran que tiene muchas más opciones de padecer enfermedades cardiovasculares en el futuro". Para llegar a esta afirmación, los científicos encargados de realizar este estudio han utilizado un modelo de ratón con estrés crónico y depresión para testar si estos dos factores pueden afectar y de qué manera a los medicamentos suministrados contra el colesterol.

Foto: Foto: iStock/Koldunov. Opinión

La operación consistió en examinar roedores que carecían de un receptor de lipoproteínas de baja intensidad (LDLr), elemento fundamental para eliminar del organismo el colesterol que es dañino para la salud. Las personas que nacen sin este receptor son mucho más propensas a desarrollar acumulaciones de grasa en sus arterias, aumentando, de esta manera, las posibilidades de tener una enfermedad cardiovascular. Para imitar el desarrollo de las placas de grasa en las arterias de las personas, los ratones recibieron una dieta rica en colesterol durante 24 semanas.

Los ratones llamados susceptibles

Además, la mitad de los ratones utilizados en el experimento estuvieron expuestos a estrés social pues se les juntó con roedores mucho más grandes y agresivos durante diez días. Así, una vez realizada la observación, se clasificó a los ratones más huidizos como susceptibles (es decir, más propensos al estrés y la depresión), mientras que al resto se les otorgó la etiqueta de resistentes por afrontar la situación de manera efectiva.

Foto: Estos los 10 trabajos mejor pagados y que menos estrés generan (Fuente: iStock)

Posteriormente, los investigadores inyectaron durante tres semanas un inhibidor de LDL para imitar el tratamiento del colesterol en humanos. Tras estos estudios, los médicos han concluido que cuando los ratones con deficiencia de LDLr son tratados con medicamentos para reducir los lípidos, la placa arterial se vuelve menos inflamatoria y más estable.

Además, el trabajo ha servido para determinar que los animales denominados como susceptibles (deprimidos) y expuestos al estrés social desarrollaron un aumento del 50% en las células inmunitarias dentro de la placa en sus arterias, que también duplicaron el número de monocitos circulantes y que son precursores de células inflamatorias en la médula ósea.

"Se necesita más atención a la salud mental para combatir las enfermedades cardiovasculares"

La conclusión principal de este grupo de investigación es que “examinando todos los resultados en conjunto, se puede concluir que en situaciones en las que hay estrés crónico, los efectos adversos del colesterol alto pueden aumentar y los beneficios del colesterol bajo pueden disminuir”. Tufanli Kireccibasi añade que “estos hallazgos pueden indicar que se necesita más atención a la salud mental para combatir las enfermedades cardiovasculares, particularmente para las personas con depresión o estrés crónico”.

¿Pueden la depresión o el estrés prolongado provocar problemas cardiovasculares? Estos días, entre el 12 y el 14 de mayo, se celebra en Seattle un congreso médico de primer orden mundial en el que se conocerán los últimos avances en la investigación de enfermedades y tratamientos como la arteriosclerosis, la trombosis, la enfermedad vascular periférica, la cirugía vascular y la genómica funcional.

Colesterol Salud mental Estrés Dieta
El redactor recomienda