Menú
Guía para formar a jóvenes que tienen que lidiar con gente que les llama 'flojos'
  1. Bienestar
Entrevista a Lisa Bevill

Guía para formar a jóvenes que tienen que lidiar con gente que les llama 'flojos'

La universidad española IE cuenta con el Centro de Salud, Bienestar y Felicidad. Desde 2019, promueven mindfulness y otras técnicas para mejorar la calidad de vida de sus estudiantes

Foto: Los jóvenes priorizar la flexibilidad y el bienestar. (iStock)
Los jóvenes priorizar la flexibilidad y el bienestar. (iStock)

Cuando a Lisa Bevill (1977, San Clemente, California, Estados Unidos) le ofrecieron su primer trabajo, lo cogió porque le permitía viajar y aprender. A lo largo de su carrera se fue fijando más en otros temas, como el salario. Sin embargo, ahora ve claro que las cosas están cambiando: las nuevas generaciones buscan valores como flexibilidad, bienestar y propósito a la hora de elegir dónde trabajar. Por eso, ahora esta licenciada en administración y dirección de empresas dirige en la universidad IE el Centro de Salud, Bienestar y Felicidad.

Creado en 2019 de la mano de reconocidos expertos como Mario Alonso Puig, este organismo tiene como misión proveer a sus estudiantes y exalumnos de “habilidades prácticas, simples y sostenibles para permitirles prosperar entre los múltiples retos a los que se enfrentan a lo largo de su vida”. Sus pilares: cuerpo, mente y alma, que ellos identifican con salud, bienestar y felicidad, respectivamente.

Esto se traduce en introducir técnicas basadas en evidencia científica en todos los aspectos de la vida universitaria. Desde incorporar mindfulness al principio de las clases o realizar talleres específicos sobre cómo mejorar la capacidad de atención hasta realizar actividades de concienciación, como talleres y podcasts.

placeholder Lisa Bevill. (Cortesía)
Lisa Bevill. (Cortesía)

Bevill lleva en su puesto desde finales de 2020 y se describe como una “creyente de las emociones positivas”, como la gratitud y la amabilidad. Las trabaja en su día a día, además de cuidar de su cuerpo y mente con ejercicio y alimentación, entre otros. Sabe que no tiene todo resuelto. Su principal reto: su relación con el mundo digital, sobre todo con el móvil. Esto es algo que comparte con sus alumnos, como nos cuenta en esta entrevista a Alimente y Salud.

Pregunta. Ansiedad, estrés y depresión están en alza en la sociedad, y sobre todo entre la generación Z, que es la de sus estudiantes. ¿Con qué se están encontrando?

Respuesta. Vemos que hay mucha presión externa e interna. Los comparamos mucho con nuestra época, pero claro: ¡no tuvimos la distracción de la tecnología! Lo que intentamos fomentar es, de forma proactiva, cómo podemos aumentar la conciencia de la relación que tenemos con la tecnología. También lo que tiene que ver con elevar el propósito: “¿Qué es importante para mí?”. Para luego ayudar a gestionar las emociones y el tiempo para poder concentrarse y trabajar en lo que realmente es importante.

P. La capacidad de tener atención es una habilidad cada vez más demandada. Sin embargo, el periodo de concentración de los millennials es de 9 segundos, según ingenieros de Google. ¿Cómo entrenan a sus estudiantes en este campo?

R. Trabajamos por ejemplo la respiración en clase, porque es una forma de reconocer muchos sentimientos y emociones, como la ansiedad. Respirar para poder reconectar, tranquilizarnos, y con eso podemos concentrarnos mejor.

P. Además de promover la respiración y el mindfulness, ¿qué más hacen?

R. También tenemos clases específicas sobre atención, sobre gestión de energía. Por ejemplo, explicamos lo que es el multitasking y cómo nos hace menos eficientes y productivos. Otra forma es saber qué hábitos tenemos que reponen nuestros recursos de atención. El descanso, el movimiento, qué comemos o estar en la naturaleza son elementos que ayudan, además del mindfulness. Se puede entrenar la mente y estar presente.

Foto: Deleval en Nuevos Ministerios. (Héctor García Barnés)

P. Pero ¿son realmente capaces? ¿Qué pasa cuando les hacen cerrar los ojos y ponerse a respirar?

R. La primera vez que lo dices, a veces abren los ojos mucho, con asombro, pero luego lo hacen y ven el impacto inmediato en su cabeza, sus emociones, su cuerpo, y les gusta. Lo hemos probado con estudiantes de primer grado y en los programas ejecutivos y con padres. Todo el mundo acepta el reto (...) y después cambia el ambiente del aula. Se nota un ambiente más pausado, más tranquilo, más centrado.

P. ¿Es algo entonces que se queda solo en el aula?

R. Esta herramienta se puede usar en cualquier momento, por ejemplo, antes de empezar a estudiar. Aprender nos saca de nuestra zona de confort y muchas veces, con la capacidad de atención limitada, abandonamos o procrastinamos. [Si respiramos] podemos sentirnos cómodos, concentrarnos, para avanzar.

P. Hace una semana, la directora del programa 'Hoy por Hoy' de la cadena SER, Angels Barceló, fue muy criticada por llamar “flojos” a los jóvenes periodistas por no estar disponibles en todo momento y querer horarios. Este comentario lo he escuchado más de una vez de otros directivos, en diversas profesiones. ¿Qué opina de esta clara brecha intergeneracional?

R. Es muy difícil opinar y no se puede juzgar, porque hemos nacido en otro momento. Cada generación ve el mundo de distinta manera. Tienen distintos retos, viven distintos momentos y ven el mundo totalmente diferente. Lo que hay que hacer es ayudarles a ser su mejor versión.

P. ¿Y eso cómo se hace?

R. Desde el centro trabajamos tres pilares que apoyan el bienestar: el equilibro, la apreciación y la perspectiva. En un mundo digital en donde todo es inmediato (...) hay que entender que hay cosas que llevan esfuerzo. Un árbol no crece de un día para otro: ¿cómo podemos cuidarlo para que a lo largo del tiempo veamos los beneficios para seguir el camino?

placeholder Foto: Centro de Salud, Bienestar y Felicidad de la universidad IE.
Foto: Centro de Salud, Bienestar y Felicidad de la universidad IE.

P. ¿Están entonces plantando la semilla para tener una cultura corporativa más saludable en el futuro?

R. Totalmente. Si logramos desde los estudios cultivar ese equilibro, hábitos que permiten vivir de forma sana, tener un buen estado de salud física, mental y emocional, eso va a influir positivamente en las decisiones que tomen y en las empresas.

P. Por el momento, la cultura es otra. ¿Se rompe lo que les enseñan a sus alumnos cuando entran al mundo laboral?

R. Lo que intentamos inculcar es fortalecer lo que es importante para ellos. El bienestar viene desde dentro de cada uno. Cultivamos esa sensación de responsabilidad, de 'quién quiero ser'. Además, les formamos en pensar en su visión. No 'qué quiero hacer', sino 'quién quiero ser'. Conectar las emociones, los pensamientos y los comportamientos ayuda a entender lo que es importante para ti, tus valores. Les enseñamos que es un camino, a darse cuenta y aprender de ello. Son habilidades a largo plazo y eso no debería romperse.

P. Ya, pero luego se encuentran con jefes que les dicen que tienen que “apechugar” por ser jóvenes, como hicieron ellos en el pasado. Que no hay límites, que hay que trabajar horas extras, etc.

R. Hace poco me salió la pregunta en una clase: "¿Es mi responsabilidad educar [a los de otra generación] sobre cómo veo el mundo?". Los jóvenes tienen que entrenar la resiliencia, porque estos ejemplos que ha dado son de emociones negativas. Segundo, hay que preguntarse: “¿Yo encajo en este ambiente?”. Y luego, tener la capacidad de la comunicación auténtica, de vivir alineado con lo que verdaderamente es importante. Es un gran reto.

P. Acabemos mirando al futuro. ¿Dónde le gustaría que estuviéramos en 5 años como sociedad, con respecto a salud, bienestar y felicidad?

R. Espero que podamos relativizar y agradecer, por ejemplo, que la pandemia haya puesto en relevancia lo importante que es la salud y cómo cuidarla. Tanto la física como la mental o la emocional. Y mi deseo es que seamos más amables. Cuando somos más amables con nosotros mismos, podemos serlo con los demás, y así conectar y pensar en un mundo mejor, más allá de nosotros mismos.

Si quieres recibir recomendaciones regulares sobre cómo tener una relación más sana con la tecnología, con el trabajo y cuidar de tu salud mental, puedes suscribirte gratuitamente al canal de Telegram del blog "Tecnosaludables": https://t.me/tecnosaludables

Cuando a Lisa Bevill (1977, San Clemente, California, Estados Unidos) le ofrecieron su primer trabajo, lo cogió porque le permitía viajar y aprender. A lo largo de su carrera se fue fijando más en otros temas, como el salario. Sin embargo, ahora ve claro que las cosas están cambiando: las nuevas generaciones buscan valores como flexibilidad, bienestar y propósito a la hora de elegir dónde trabajar. Por eso, ahora esta licenciada en administración y dirección de empresas dirige en la universidad IE el Centro de Salud, Bienestar y Felicidad.

Psicología Tecnología Estrés
El redactor recomienda