Menú
La cúrcuma, una especia que puede salvar vidas
  1. Bienestar
PROPIEDADES DESCONOCIDAS

La cúrcuma, una especia que puede salvar vidas

Distintos grupos de científicos investigan desde hace tres décadas los efectos de la cúrcuma en la curación de distintas enfermedades, entre ellas algunos de los cánceres humanos más frecuentes

Foto: Cúrcuma. (iStock)
Cúrcuma. (iStock)

La curcumina es una sustancia química creada dentro de los rizomas de la cúrcuma. Este elemento tiene propiedades antinflamatorias y su uso se está incorporando, cada vez más, en la fabricación de cosméticos, en cremas antiacné o en productos para ralentizar el envejecimiento. Algunos informes aseguran que el valor del mercado mundial relacionado con esta sustancia podría alcanzar los 200 millones de euros en el año 2028.

La cúrcuma se ha convertido en la nueva panacea de la industria del bienestar. Muchas teorías aseveran la capacidad que tiene este colorante procedente de la cúrcuma de aliviar alergias, prevenir el cáncer, mejorar la salud del corazón, revertir el deterioro cognitivo, curar la depresión y aumentar la longevidad. Dentro de que muchas de estas afirmaciones son verdad, conviene no sacar conclusiones tan categóricas, de momento.

placeholder Cúrcuma. (iStock)
Cúrcuma. (iStock)

La curcumina está presente dentro de la cúrcuma y, después de varios años de investigaciones, se ha averiguado que se trata de un potente antinflamatorio y de un excelente antioxidante para nuestro organismo. Sin embargo, algunos estudios indican que, para que el consumo de cúrcuma tenga efectos positivos en la salud, es necesario consumir al menos 1.000 mg por día de esta especia.

Las propiedades de la curcumina

Pero también existen ciertos peligros, porque estas mismas investigaciones indican que algunos productos que contienen cúrcuma están contaminados con metales pesados como el plomo, con efectos muy adversos para la salud.

Los beneficios del consumo de cúrcuma. (YouTube)

Científicos de todo el mundo trabajan para demostrar que la cúrcuma puede ser un tratamiento natural perfecto para la curación de ciertas enfermedades crónicas. Por el momento, se ha conseguido demostrar que es muy beneficiosa para las personas que sufren artritis, un área de la medicina poco desarrollada todavía por la falta de medicamentos específicos.

Foto: Colonia de coral en un arrecife del Caribe (iStock)

Hasta 70 ensayos clínicos están abiertos en todo el mundo para testar la influencia de la cúrcuma en el tratamiento de enfermedades renales, del deterioro cognitivo, en la progresión de varios tipos de cáncer o en el síndrome del intestino inflamatorio (SII). Un estudio realizado a mediados de la década de los 90 demostró que la curcumina inhibe la angiogénesis (proceso que forma vasos sanguíneos que alimentan a los tumores). Jack Arbiser y Nancy DeMore fueron dos de los investigadores que, por entonces, realizaron aquel estudio.

30 años de ensayos con cúrcuma

DeMore asegura, 30 años después, que “en aquel momento estábamos muy entusiasmados con este hallazgo inicial. Desde entonces, se han llevado a cabo varios estudios que utilizan curcumina en ensayos clínicos en pacientes con cáncer de páncreas, cáncer de mama y mieloma múltiple. En ellos, se demuestra que existe algún efecto biológico”.

placeholder No dudes en incluir la cúrcuma en tu dieta, es un alimento de lo más saludable. (iStock)
No dudes en incluir la cúrcuma en tu dieta, es un alimento de lo más saludable. (iStock)

Pero, con el paso de los años, la utilización de la curcumina fue decayendo. Los estudios demostraron que esta sustancia se diluye rápidamente dentro del organismo, por lo que la ingesta por vía oral no tenía los efectos deseados. Además, las dificultades comerciales existentes para patentar productos naturales provocaron que el interés científico por la cúrcuma fuera decayendo. Durante más de una década, la cúrcuma terminó por ser un elemento residual.

En los últimos años, se están produciendo avances que están ‘animando’ a los científicos a apostar, de nuevo, por la cúrcuma. A través de los sistemas de nanopartículas, se están explorando formas de llevar altas dosis de curcumina a los tumores. Por ejemplo, la mezcla de esta sustancia con la piperina (procedente de la pimienta) podría mejorar la absorción en la sangre, aunque esto se encuentra todavía en fase de estudio.

El mundo del deporte ya utiliza la cúrcuma para los métodos de recuperación muscular

La curcumina se ha ganado incluso el derecho a ser muy popular dentro de las técnicas de rehabilitación muscular en el deporte. Diversas investigaciones demuestran que acelera la recuperación de los músculos y sirve como sustituto de fármacos antiinflamatorios que tienen efectos dañinos e, incluso, dopantes entre los atletas.

placeholder Cáncer. (iStock)
Cáncer. (iStock)

Nancy DeMore ha vuelto a estudiar la influencia de la curcumina lanzando un ensayo clínico para ver si los pacientes con cáncer de mama que ingieren una formulación de curcumina diseñada para absorberse en la sangre experimentarán una disminución de las células tumorales en su organismo.

Se están realizando también diversos estudios para pacientes con cáncer de próstata, pero todavía se encuentran en una fase de desarrollo muy baja. La propia Nancy DeMore reconoce que “el problema es que todos estos productos naturales no han pasado todavía por los ensayos clínicos tradicionales para saber si son efectivos o no en el futuro. Si nuestro ensayo es positivo, podríamos tener subvenciones para realizar más ensayos y seguir avanzando en el beneficio de la cúrcuma en este tipo de tratamientos”.

La curcumina es una sustancia química creada dentro de los rizomas de la cúrcuma. Este elemento tiene propiedades antinflamatorias y su uso se está incorporando, cada vez más, en la fabricación de cosméticos, en cremas antiacné o en productos para ralentizar el envejecimiento. Algunos informes aseguran que el valor del mercado mundial relacionado con esta sustancia podría alcanzar los 200 millones de euros en el año 2028.

Cáncer
El redactor recomienda