Menú
A un paso de la píldora anticonceptiva masculina: ¿qué pasará cuando esté lista?
  1. Bienestar
Nuevos fármacos

A un paso de la píldora anticonceptiva masculina: ¿qué pasará cuando esté lista?

Los últimos 'prototipos' de anticonceptivos orales para el hombre se presentan en el congreso americano de endocrinología. Las impresiones son positivas, pero quedan muchas dudas en el aire. Dos de los mayores especialistas en el tema las responden

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Más de dos tercios de las mujeres en edad fértil usa algún método anticonceptivo. El preservativo, la píldora y el DIU (de cobre u hormonal) son los más utilizados por las mujeres en España, según la encuesta de 2020 de la Sociedad Española de Contracepción. En el 30% de las relaciones, es el hombre el que adopta las medidas contraceptivas, basadas sobre todo en el uso del condón y la vasectomía, refiere el doctor Jhon K. Amory, del Centro de Investigación en Reproducción y Anticoncepción, Universidad de Washington, en un artículo publicado en ‘Fertility and Sterility’.

Pero el varón quiere asumir más responsabilidad en la planificación familiar, y disponer de una píldora, similar a la femenina, aumentaría las opciones para evitar embarazos no deseados. Desde hace años, los científicos trabajan en el desarrollo de un anticonceptivo hormonal masculino, como detalla Amory en su artículo, aunque los resultados todavía no han llegado.

Foto: Esta combinación de fármacos funciona incluso en la fase luteal.

Puede que la situación cambie en no mucho tiempo. Científicos del Programa de Desarrollo Anticonceptivo del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shrive van a presentar en el congreso de la Sociedad Americana de Endocrinología (Endo2022), que se celebra en Atlanta, los resultados de un estudio con dos píldoras anticonceptivas masculinas experimentales, que parecen reducir efectivamente la testosterona sin causar efectos secundarios importantes. La investigadora principal, Tamar Jacobsohn, destaca que “el desarrollo de un método anticonceptivo masculino efectivo y reversible mejorará las opciones reproductivas para hombres y mujeres, tendrá un gran impacto en la salud pública al disminuir los embarazos no deseados y permitirá que los hombres tengan un papel cada vez más activo en la planificación familiar”.

Ensayos en varones

Los medicamentos, llamados DMAU (undecanoato de dimetandrolona) y 11β-MNTDC ( dodecilcarbonato de metil noestosterona 11-β), pertenecen a los andrógenos progestágenos, que suprimen la testosterona y disminuyen el número de espermatozoides. Pero rebajar la testosterona tiene efectos secundarios (menos deseo sexual y menos energía, entre otros), y eso puede disuadir a algunos hombres. El estudio que se presenta en Atlanta incluyó a 96 varones sanos en dos ensayos clínicos de fase 1. En cada ensayo, los hombres fueron asignados al azar para recibir dos pastillas (200 mg de principio acivo) o cuatro pastillas (400 mg) diarias del fármaco activo o placebo durante 28 días. Después de una semana con el fármaco, los niveles de testosterona cayeron por debajo del rango normal, y se mantuvieron normales en los de placebo.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.


El 75% de los hombres que tomaron el medicamento dijeron que estarían dispuestos a usarlo en el futuro, en comparación con el 46,4% de los que tomaron un placebo. La caída de espermatozoides fue más acusada en el grupo de dosis más alta del fármaco. Para Jacobsohn, “las experiencias positivas de los hombres en los ensayos clínicos y las altas calificaciones de aceptabilidad de esta píldora masculina deberían servir para entusiasmar al público sobre la posibilidad de que los anticonceptivos masculinos estén ampliamente disponibles en las próximas décadas”, dijo Jacobsohn.

Dudas que necesitan respuesta

Las conclusiones del estudio son, a grandes rasgos, positivas, pero de ahí a pensar que son totalmente trasladables a la vida real, falta información.

La primera cuestión tiene que ver con el fármaco en sí. ¿Es difícil desarrollar una pildora masculina? “La píldora masculina no es difícil de conseguir -hay otros tratamientos mediante inyecciones, implantes o gel de administriación transcutánea- y hay bastantes estudios que muestran que por medio de la manipulacion hormonal se ha conseguido inhibir la producción de espermatozoides casi hasta la totalidad”, señala el doctor Lluís Bassas, del Servicio de Andrología de la Fundación Puigvert, de Barcelona.

“El tema es hasta qué punto la industria apoya esto”, añade el endocrinólogo andrólogo. Argumenta que el estudio de Jacobsohn “ha sido desarrollado por un organismo público de investigación. No es una iniciativa de laboratorios comerciales. El primer dato a tener en cuenta”.

¿Cómo funciona?

Los dos fármacos inhiben el funcionamiento del testículo, que deja de fabricar testosterona y se corta la espermatogénesis. La píldora femenina también impide la liberación del óvulo del ovario; sin embargo, si se comparan las dos, hay diferencias importantes, “porque la fisiología de la producción de los gametos que participan en la fertilidad, el óvulo y los espermatozoides es muy distinta. Óvulo se produce uno cada mes, y los hombres producen millones de espermatozoides todos los días y cada vez que eyaculan, y frenar eso requiere un tiempo más largo”, matiza el doctor Ignacio Moncada, presidente de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (Asesa).

Foto: Foto: iStock. Opinión
Luces y sombras en el tratamiento con testosterona
Dr. Ángel Durántez y Dr. Iván Moreno

De media, pasan tres meses desde que un espermatozoide se empieza a formar hasta que se eyacula, un tiempo que hay que tener en cuenta, y no solo con la píldora. “Cualquier método anticonceptivo requiere un tiempo antes de que sea realmente efectivo. Cuando hacemos la vasectomía, el hombre tiene que esperar un tiempo hasta que elimine los espermatozoides que ya se han producido”, insiste Moncada, que añade que otras medicinas afectan a la motilidad de los espermatozoides para que no sean fértiles, aunque “no son suficientemente efectivos”.

¿Es realmente efectiva?

Ambos especialistas insisten en ese periodo ‘ventana’ de tres meses, el necesario para que deje de haber espermatozoides. Para Bassas, el problema de los tratamientos hormonales es “la alta variabilidad entre individuos y razas, de manera que en algunos casos se logra la ausencia total de espermatozoides en el semen (azooespermia) y en otros quedan unos pocos, que pueden ser suficientes como para producir embarazo, aunque con baja probabilidad”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En la práctica real, la píldora femenina tiene un porcentaje de fallo próximo al 7,5% y en la del hombre ocurre algo parecido o más alto. Por tanto, “no es un método infalible, es menos eficaz que la vasectomía y es probablemente menos eficaz que el preservativo bien colocado”, defiende el especialista de la Fundació Puigvert.

Y Moncada, aunque admite que “en estas últimas píldoras se ha encontrado una proporción de hormonas para que sean eficaces”, insiste en que esa eficacia no es inmediata. “Así como la ovulación se frena pronto, en el varón es dificil. Hay millones de espermatozoides, pero para fertilizar solo se necesita uno. Por eso, dejar a cero es muy dificil, y hasta ese momento, hay que utilizar el preservativo. No hay mucho más”, apostilla el también jefe del Servicio de Urología del Hospital Sanitas La Zarzuela.

¿Afecta a la fertilidad a largo plazo?

Nuevamente, la opinión es común: “No debería, y una vez que se elimina el tratamiento, se debería recuperar el funcionamiento del eje”, refiere Lluís Bassas. “Igual que se necesita un tiempo para frenar la producción de espermatozoides, se necesitará un tiempo para volver a arrancarla. El proceso no es inmediato”, añade Ignacio Moncada.

Foto: Foto: Unsplash/@beckypage.

Los especialistas tampoco pasan por alto que pueden aparecer efectos adversos, en la línea de los que tienen los varones que toman durante mucho tiempo altas dosis de anabolizantes no esteroideos (culturistas y algunos deportistas), que afectan a los testículos, a la densidad ósea y a los glóbulos rojos.

¿Tendrá buena aceptación?

Los expertos no coinciden en este aspecto. El endocrinólogo andrólogo es escéptico: “Según el estudio, el 75% de los varones estaría dispuesto a utilizarlo. ¿Y sus parejas? Esto es más complicado, porque algunas veces, la mujer puede no tener suficiente confianza en que el tratamiento sea eficaz. No hay ningún método anticonceptivo que sea 100% útil, pero en el caso de los tratamientos hormonales, hay que contar con la alta variabilidad entre personas”.

La sociedad avanza en la dirección de compartir la responsabilidad de la contracepción entre hombres y mujeres, especialmente los jóvenes

Por su parte, el presidente de Asesa manifiesta una opinión favorable: “Hay mujeres que no toleran la píldora porque puede tener efectos adversos; por eso estaría bien disponer de algo que no fuera un preservativo -que también tiene sus inconvenientes-. Habrá circunstancias en las que se quiera una baja fertilidad temporalmente, para después tener hijos y eso requiere algo que sea reversible. Estoy convencido de que sería muy bien aceptada por los hombres”.

El doctor Francesc Maestre, director del Servicio de Psicología Clínica de la Fundació Puigvert, expresa lo que observa en la calle: "Sí creo que la sociedad avanza en la dirección de compartir la responsabilidad de la contracepción entre hombres y mujeres, sobre todo entre las nuevas generaciones". No obstante, añade, "también me parece que una mayoría de los hombres van a tener que hacer frente a resistencias provenientes de dos fuentes. La primera, del miedo y la intolerancia a los efectos secundarios de las medicaciones. Y la segunda, de los roles y estereotipos inscritos en la ideología heteropatriarcal en la que seguimos inmersos, ya que estos procedimientos pueden ser vivenciados como una amenaza a la masculinidad imperante".

¿Estamos ante una buena noticia?

El doctor Moncada sí lo cree: “Si muestra una eficacia cercana al 100%, sin efectos adversos y con una rapidez de acción, es una buena noticia. Otra cuestión es si finalmente resulta aprobada por las autoridades sanitarias porque sea eficaz y segura”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por el contrario, el doctor Bassas declara: “A priori, no le veo mucho recorrido. Las dificultades que veo es que no es tan efectiva como otros métodos anticonceptivos; no es tan sencillo como utilizar un preservativo; no es aceptada por el 100% de los hombres (el 75% dice que sí, pero el resto no); y la opinión de las parejas no se recoge en los cuestionarios. Para aquellos que tengan relaciones esporádicas, probablemente las parejas no se fíen. Por estos motivos, yo creo que la industria no se ha lanzado a su desarrollo y comercialización”.

Y Maestre lo ve como un paso adelante que involucra a las sociedades científicas: "Si bien la responsabilidad compartida es un paso adelante hacia una sociedad más justa e igualitaria, la investigación sobre los efectos secundarios en hombres y mujeres es una obligación que las investigaciones científicas tienen que integrar".

Realmente, ¿la píldora masculina está a un paso?

Más de dos tercios de las mujeres en edad fértil usa algún método anticonceptivo. El preservativo, la píldora y el DIU (de cobre u hormonal) son los más utilizados por las mujeres en España, según la encuesta de 2020 de la Sociedad Española de Contracepción. En el 30% de las relaciones, es el hombre el que adopta las medidas contraceptivas, basadas sobre todo en el uso del condón y la vasectomía, refiere el doctor Jhon K. Amory, del Centro de Investigación en Reproducción y Anticoncepción, Universidad de Washington, en un artículo publicado en ‘Fertility and Sterility’.

Salud
El redactor recomienda