Menú
La ciencia revela el efecto del pescado en el cáncer de piel
Los metales pesados

La ciencia revela el efecto del pescado en el cáncer de piel

Un nuevo estudio sugiere que el riesgo de melanoma es un 22% mayor en personas que ingieren 43 gramos de pescado al día, el equivalente a media lata de atún. Unos datos que requieren una mayor investigación

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La cantidad media de pescado y marisco que consume un español al año es de 42,4 kg, según las estadísticas de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Una cifra que está muy por encima de la media mundial, que se sitúa en los 18,9 kg por habitante y año.

El pescado es la fuente de proteínas y grasas saludables preferida en dietas muy recomendadas, como la mediterránea y la nórdica. Pero una nueva investigación sugiere que, como ocurre con todas las cosas, consumir demasiados peces podría ser malo para la salud.

Foto: ¡Confirmado! La dieta mediterránea reduce la mortalidad en la tercera edad. (EFE/Kai Försterling)

El estudio publicado en la revista 'Cancer Causes & Control', que es uno de los más grandes hasta la fecha, ha analizado datos de casi medio millón de personas. Entre las conclusiones de la investigación, los científicos plantean que las personas que comían más pescado que el equivalente a media lata de atún al día tenían un 22% más de probabilidades de sufrir un melanoma maligno.

Los investigadores –dirigidos por el epidemiólogo de la Universidad de Brown Yufei Li– examinaron datos del 'Estudio de dieta y salud NIH-AARP de EEUU', con participantes reclutados entre 1995 y 1996. Asimismo, cotejaron los datos con el Índice Nacional de Muerte americano y los registros estatales de cáncer para dar con esta cifra. En concreto, descubrieron que el riesgo de melanoma fue un 22% mayor en los que ingerían alrededor de 43 gramos de pescado al día, en comparación con los que comieron la cantidad media (alrededor de 3 gramos al día).

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

"El melanoma es el quinto cáncer más común en EEUU [el décimo en España] y el riesgo de desarrollar melanoma es de una de cada 38 personas en los caucásicos, uno de 1.000 para las personas negras y uno de 167 para las personas hispanas", apunta el dermatólogo de la Universidad de Brown y coautor del estudio, Young Cho.

No debemos evitar el pescado

Es importante tener en cuenta que esto no significa de ninguna manera que debamos evitar el pescado. Este estudio muestra una tendencia, no una causa subyacente, lo que significa que los investigadores no han demostrado directamente que comer más pescado aumente el riesgo de cáncer de piel. Además, incluso si se demuestra que existe un vínculo directo, los beneficios de comer pescado probablemente superen a los daños.

Sin embargo, una relación tan fuerte entre el cáncer de piel y el consumo de pescado requiere una mayor investigación.

Foto: Foto: iStock.

"Aunque los resultados son de un estudio de cohortes, lo que significa que son observacionales y, por lo tanto, no implican causalidad, no se pueden ignorar", explica la dietista de la Universidad de Newcastle, que no participó en la investigación, Clare Collins. "Se debe considerar el papel de los contaminantes que pueden estar presentes en algunos pescados", añade.

Estos hallazgos de ninguna manera quitan peso a otras causas bien demostradas de cáncer de piel. "Es fundamental que no confundamos ni nublemos el mensaje de prevención", advierte el director ejecutivo del Melanoma Institute Australia, Matthew Browne. "La evidencia científica es clara: la exposición al sol es el mayor factor de riesgo para desarrollar melanoma", apostilla.

Metales pesados

Está más que demostrado que las toxinas en nuestro entorno –incluidas aquellas que sabemos que causan cáncer directamente, como los metales pesadosse acumulan a lo largo de la cadena alimentaria.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por ejemplo, el mercurio –emitido a través de procesos industriales como la quema de carbón– llega a nuestras vías fluviales donde los microbios lo descomponen en metilmercurio. Este es absorbido por el plancton y termina acumulándose en los tejidos de los camarones que se lo comen, después en los peces que se comen esos camarones... y así sucesivamente, concentrándose más a medida que avanza en la cadena alimenticia.

Por ello, los autores del estudio apuntan a los metales pesados como posibles culpables de estos resultados. En concreto, Cho señala: "Creemos que nuestros hallazgos posiblemente podrían atribuirse a contaminantes en el pescado, como bifenilos policlorados, dioxinas, arsénico y mercurio". "Investigaciones anteriores han demostrado que una mayor ingesta de pescado está asociada con niveles más altos de estos contaminantes dentro del cuerpo y ha identificado asociaciones entre estos contaminantes y un mayor riesgo de cáncer de piel", desarrolla el coautor del estudio.

Foto: Foto: iStock.

A medida que aumentan los niveles de estos contaminantes gracias a la intensificación del uso de la tierra e incluso al cambio climático (las concentraciones de mercurio en algunas vías fluviales han aumentado a medida que aumenta la lluvia), esta causa potencial de cáncer de piel no debe descuidarse. Por ello, los autores del nuevo estudio piden más investigación al respecto.

La cantidad media de pescado y marisco que consume un español al año es de 42,4 kg, según las estadísticas de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Una cifra que está muy por encima de la media mundial, que se sitúa en los 18,9 kg por habitante y año.

Mariscos Cáncer FAO
El redactor recomienda